Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

¿Qué porcentaje de suerte se necesita en el deporte?

FIRMA DE SILVIA Mª BARTOLOMÉ
Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
16 Jul 2016 11:07
Lo que hacemos en la vida, hace eco en la eternidad. (Maximus)

Lo que hacemos en la vida, hace eco en la eternidad. (Maximus)

Hace tiempo me hicieron esta pregunta y suele ser algo recurrente con los diferentes momentos vividos en el día a día de entrenamientos y competiciones. Después de muchos años ligada al deporte de una u otra manera he llegado a la conclusión de que el deporte es un reflejo más de la vida. Me explico, o eso intentaré.

En el deporte, al igual que en la vida, existen cosas que podemos controlar y otras que están lejos de este dominio. La mejor opción es sin duda preparar a conciencia todo aquello que podemos entrenar y pulir, porque intentar gobernar aquello que depende de todo aquello que no somos nosotros sólo puede traernos frustración y malestar. Ahora bien, no creamos que todo dependerá siempre de nuestro rendimiento, las variables son múltiples y ahí reside parte del atractivo. La dificultad como modulador del bienestar si se regulan los términos.

Por tanto, la suerte existe y tiene dos caras: una buena y otra mala. Una aliada y un antagonista. Sin embargo, si día a día damos el cien por cien y trabajamos por mejorar todo aquello que está en nuestra mano, estoy convencida que reducimos el porcentaje de suerte que necesitamos. Y esto pasa en cada parcela de la vida y por ende, del deporte. Se trata de saber cuánto quieres depender de la suerte, del destino o del azar, da igual como lo llamemos, el caso es que no manejamos los mandos. Existir existe, pero acercamos su polo positivo con nuestro trabajo.

¿Qué hacer con todo esto que no controlamos? Lo primero y más importante no utilizarlo como excusa para limitar el crecimiento. Existe, sí, pero no nos impedirá seguir trabajando ni nos distraerá de los objetivos. Segundo y ligado a lo anterior, que no ocupe nuestra mente y no intentemos depender de ello. El principal aliado de un deportista es el trabajo previo realizado, porque si es de calidad limita en la medida de lo posible la necesidad constante de un golpe de suerte. Si aparece éste, que sea acompañado de esfuerzo y trabajo previo, y si no aparece y la mala suerte decide golpearnos que no nos aparte del camino, que no nos hunda y que no nos haga creer que no podremos lograrlo.

La mentalidad del deportista debe medirse en términos de trabajo, esfuerzo y sacrificio. Ahí debe residir el foco de atención, no en la suerte, en el destino o en el azar, que aunque pueden aparecer poco o nada podemos manejar. Si no trabajamos cada día dando el cien por cien no sólo viviremos a contracorriente, sino que nos haremos adictos a los milagros.

RELACIONADO

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.