Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

¿Qué se siente tras una clasificación para unos Juegos Olímpicos?

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
18 Jul 2016 07:07
Antonio Abadía, primer español en la línea de meta del Cross de Elgóibar 2016 | TheWangConnection

Antonio Abadía, primer español en la línea de meta del Cross de Elgóibar 2016 | TheWangConnection

Clasificarse para unos Juegos Olímpicos es uno de los principales sueños que podemos encontrar en la retina de los deportistas. Primero, entre otros muchos motivos, por la experiencia de estar entre los mejores deportistas del mundo, aprender de ellos y que ellos puedan aprender de ti, además de poner a prueba tu rendimiento físico y mental ante una de los escaparates más exigentes y seguidos. Segundo, por el desafío y significado de una medalla en unos Juegos Olímpicos, un broche excelso en una carrera deportiva.

La empresa de clasificarse no es fácil, es una carrera de supervivencia donde no siempre salen las cosas como esperas. El tesón y la capacidad de esfuerzo y sacrificio son variables decisivas en este prueba de persecución. La cabeza y el físico se pone a prueba ante compañeros que pelean por lo mismo, ante lesiones, ante días donde todo sale bien pero no debes distraerte de tus objetivos y camino. Y después de meses intentando alcanzar el objetivo de estar en los Juegos, puede salir cara o cruz.

En este caso, nos centramos en la cara de la mano de Toni Abadía, atleta del CD Nike Running, clasificado para Río en el 5.000. Tras recibir la comunicación de la selección oficial para los JJOO, el atleta maño decidió compartir sus emociones.

Si analizamos sus palabras, primero nos encontramos alegría, “qué alegría más grande”. La alegría acompañada de la satisfacción tras el trabajo duro. El sueño de ser protagonista ahora en el evento que no te pierdes cada verano. Además, está el profundo agradecimiento a las personas que te acompañaron, te ayudaron a ser mejor y te empujaron cuando las fuerzas flojeaban.

Por un lado, a su entrenador, Pepe Mareca, por ser el mejor ejemplo de lo que significa un entrenador y el efecto pigmalion. “Gracias por hacer que el viento soplase a nuestro favor cuando las cosas parecían perder el sentido y era difícil encontrar la motivación”, escribe Toni. Por otro lado, a su grupo de entrenamiento, porque el atletismo también puede ser un deporte de equipo que permite la mejora individual a través de la competencia interna, donde los compañeros se nutren y crean una sinergia que les permite seguir día a día conquistando sueños, trabajando duro.

RELACIONADO

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.