Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Queralt Castellet recuerda a su entrenador y pareja en una emotiva carta

17 Sep 2015 14:09
Queral Castellet | Red Bull - Jason Horton

Queral Castellet | Red Bull – Jason Horton

Quizás no sea una de los grandes nombres del deporte femenino en nuestro país, pero Queralt Castellet es sin duda una de las pioneras en los deportes de invierno -fue abanderada en Vancouver 2010-. La catalana de 26 años, lleva a sus espaldas 3 Juegos Olímpicos de Invierno, una medalla de plata en un Mundial -compite en snowboard en la categoría half-pipe- y una historia que contarnos.

Hola. Soy Queralt Castellet. Muchos aficionados españoles del deporte quizá no me conozcan, puesto que no existe una gran tradición de deportes de invierno en nuestro país, pero he disputado tres Juegos Olímpicos de Invierno y soy la única rider de snowboard en haber conseguido una medalla en la historia de España.

Sin embargo, no quiero hablaros de mí en esta carta. O al menos no directamente. Me gustaría a través de estas líneas honrar a una figura que ha sido clave en mi vida, tanto a nivel personal como profesional, y que murió la pasada primavera.

Siempre se ha dicho que hay entrenadores que marcan la carrera de algunos deportistas de élite. En mi caso, esta afirmación es absolutamente cierta. Desde que a los 19 años conocí a Ben Jolly di un salto a todos los niveles, configurando en apenas seis años tanto la persona como la deportista que soy hoy día.

Ben se convirtió en mi pareja y en mi entrenador al mismo tiempo. Y, pese a que en estas circunstancias en ocasiones aparecen roces, no fue ese nuestro caso. Él me convenció para pasar medio año en Nueva Zelanda y el otro medio en Estados Unidos para entrenar en los ‘pipes’ adecuados para mejorar mi técnica. Él mejoró mis movimientos, me hizo crecer en el ranking y me consoló cuando, pese que siempre estuve cerca, nunca (hasta ahora) pude obtener el premio de una medalla olímpica.

Hace un año le detectaron dos tumores en el cerebro. Luchó con todas las fuerzas que tenía, que eran muchísimas, pero finalmente no pudo ganar este vez su serie. Y me dejó a mí huérfana de casi todo, porque junto con mi familia en Sabadell él se había convertido en mi vida.

Por primera vez en muchos años, he pasado el verano enteramente en España. No he cogido una tabla. No he pisado la nieve. No he planificado la temporada, que comienza en pocas semanas. Nadie fuera de mi círculo ha sabido lo que ocurrió. Pero siento que debo un reconocimiento público a alguien que puede llevar por primera vez a una rider española a una medalla olímpica. Y que nunca quiso salir del segundo escalón de los focos.

Por primera vez en media década voy a cambiar mis costumbres. Me entrenaré en Suiza, que ha construido un ‘pipe’ espectacular, para poder estar más cerca de mi tierra y extender un poco más el deporte que tanto amo. Y buscaré afrontar con una nueva madurez todos los retos deportivos que vaya a tener por delante en la próxima campaña.

Ben fue quien me convenció de que podía estar en la élite. Y su legado supondrá para mí el compromiso de ser todavía mejor. Ojalá pronto pueda mirar al cielo desde lo más alto de un podium y dedicarle mis éxitos. Porque siempre sabré que serán también suyos.


Etiqueta asignada a este artículo
Queralt Castellet

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies