Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ELECCIONES RFEA

Raúl Chapado: «Puedo guiar al atletismo español en una etapa de progreso»

ENTREVISTA A UNO DE LOS CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE LA RFEA
Raúl Chapado: «Puedo guiar al atletismo español en una etapa de progreso»
Raúl Chapado, candidato a la presidencia de la RFEA | Cedida
18 Oct 2016 09:10

Raúl Chapado (Ávila, 4 de mayo de 1970) es uno de los tres contendientes a ocupar el sillón de José María Odriozola al frente de la Real Federación Española de Atletismo. Especialista en triple salto, aspira a que el atletismo español dé ese salto que tanto necesita para situarse a la altura de algunos países de nuestro entorno. De gran experiencia atlética internacional y con bagaje en puestos directivos del deporte, Chapado espera poder ser esa piedra de toque que, junto a su equipo, el atletismo español necesita. A continuación os dejamos con las ideas y propuestas del segundo de nuestros entrevistados en la carrera por la Presidencia de la RFEA.

Sigue la imparable carrera hacia la presidencia de la Real Federación Española de Atletismo. Tú eres un acreditado saltador. ¿Quién te manda a ti embarcarte en un maratón a estas alturas?

Me lo manda la pasión por un deporte que me lo ha dado todo, me lo manda el convencimiento de poder ayudar a mi deporte, me lo manda el apoyo recibido por gran parte del atletismo, me lo manda la certeza de que tenemos un gran futuro para seguir creyendo y para seguir creciendo, y me lo manda mi permanente vocación de servicio.

El atletismo ha dado forma a mi vida. Desde mi primer salto hasta el día de hoy, es el cimiento sobre lo que se ha sustentado todo lo que he conseguido en mi vida. Quiero aportar mi experiencia, mi esfuerzo y mi pasión al deporte que me ha dado tanto.
No tengo ninguna duda, éste es el gran desafío de mi vida y me siento con la confianza, el respaldo y la energía necesarias para afrontarlo. Doy este gran paso desde el convencimiento personal de que lo verdaderamente importante es el atletismo y las personas y estamentos que lo conforman, no quién lo dirige. É sa será mi principal prioridad.

No hay nada que pueda ahora mismo motivar e ilusionar más que ayudar a conducir este maravilloso deporte hacia “Un Gran Salto para el Atletismo Español”, y liderarlo ante los nuevos retos que nos depara el futuro más próximo.

En todos los roles que he desarrollado en el ámbito deportivo siempre ha habido un rasgo constante: la prioridad ha sido actuar con sentido común, responsabilidad y en beneficio del deporte. Y así seguiré actuando.

¿Qué te llevo a dar un paso adelante para luchar por ser el sustituto de José María Odriozola?

Desde hace años hay mucha gente del atletismo, de diferentes estamentos y con diferentes formas de pensar, que me pedían que diera el paso, que creen que mi perfil personal, profesional y deportivo es el idóneo para afrontar una nueva era, una nueva etapa de desarrollo para el atletismo español. Reflexioné mucho sobre ello, preparé mis ideas durante dos meses antes de tomar la decisión, las dejé reposar y luego decidí. Sinceramente, me veo con la energía y con la capacidad de implementarlas y de unir al atletismo en torno a un proyecto común y de futuro.

Estoy plenamente convencido de que puedo guiar al atletismo español en una nueva etapa de progreso que nos permita alcanzar nuevas cotas. Quiero aportar liderazgo, trabajando conjunta y activamente con todos los estamentos que conforman nuestro deporte. El trabajo conjunto es clave para dar forma al futuro del atletismo español, un equilibrio de intereses, un encuentro de soluciones razonables que deben perfilar el camino que tenemos que recorrer en los próximos cuatro años.

Mi empeño será impulsar, representar y dirigir el atletismo español en un espíritu de excelencia, transparencia e integridad, dentro de un contexto de unidad y de respeto a la diversidad de pensamiento que hay entre los miembros de la familia del atletismo español.

Inicio esta andadura con ambiciones realistas, quiero ayudar a consolidar la RFEA en la vanguardia de las organizaciones deportivas en España y que ostente una posición de liderazgo dentro de la estructuras deportivas internacionales, así como fortalecer su organización interna basada en una nueva forma de desarrollar y gestionar nuestro deporte a todos los niveles.

Se te ha «acusado» de continuista, de ser el candidato «oficioso» de la RFEA. ¿Qué tienes que decir ante esto?

Desde el respeto a todas las opiniones, considero que con toda probabilidad quien afirma eso ni ha hablado conmigo, ni ha leído mi programa.

Yo represento una candidatura independiente que emerge del propio atletismo. Mi candidatura es una candidatura de la marcha hacia adelante y no de la mirada atrás. Mi programa es un programa de evolución, y no de revolución; de proponer ideas, y no de imponerlas. No vengo a construir muros, sino puentes para unir al atletismo. Esa es nuestra verdadera fortaleza.

He ido aunando y sumando muchos apoyos en torno a un proyecto común de futuro para la RFEA y el atletismo español, con gente de opinión diversa que ama y respeta este deporte como lo hago yo, y que, desde el respeto a esa diversidad de pensamiento, está plenamente convencida de que mi propuesta es la idónea para elevar este deporte hasta nuevas cotas. Por cierto, muchos de ellos nunca han sido afines a Odriozola, incluso fueron su oposición en las ultimas elecciones.

Yo sí puedo decir bien alto y bien claro que jamás Odriozola me ha pedido que presente mi candidatura a presidir la Federación. De cualquier forma, no perderé mucho tiempo en dar explicaciones ante este tipo de estereotipos absurdos sin ningún fundamento, que probablemente respondan a intereses electoralistas. Prefiero estar centrado en lo realmente importante, el atletismo, los estamentos, las personas y el futuro del atletismo español.

Por eso llevo diez meses recorriendo España, hablando con la gente del atletismo, explicando mi visión, mis ideas y mi programa, pero, sobre todo, escuchando sus necesidades y sus ideas de futuro. También asistiendo a competiciones de ámbito nacional y autonómico de diferentes categorías, de diferentes modalidades y especialidades con el fin de conocer de primera mano las necesidades reales del atletismo español.

El lema de tu campaña es «Un gran salto para el atletismo español». ¿Cuál es ese gran salto?

«Un Gran Salto para el Atletismo Español». Este lema resume mi forma de pensar sobre el futuro de nuestro deporte. Es el reflejo de una visión clara e innovadora, ideas y pensamientos con ambiciones realistas para un futuro mejor para el atletismo español y la RFEA. Esta visión está centrada en las nuevas tendencias y la innovación en el deporte mediante una actitud abierta, flexible y con la capacidad de crear soluciones rápidas.

«Un Gran Salto para el Atletismo Español» significa, ante todo, un nuevo impulso que genere energías renovadas para nuestro deporte, que incluye el entendimiento y el respeto a la diversidad de pensamiento, de opiniones y de formas de hacer, porque creo firmemente que no existe un único y verdadero concepto para el futuro de la RFEA.

Ese entendimiento significa también una apertura a nuevas formas de organización, gestión y comercialización que nos posicionen en un lugar de privilegio para hacer frente a los muchos desafíos que ya están aquí; para garantizar la singularidad de un deporte fascinante, pero complejo; para implantar nuestras estructuras; para canalizar nuevos programas y acciones; para equilibrar los intereses de todas las partes; para llegar a los jóvenes, pero sobre todo, para conseguir los recursos necesarios que nos permitan llevar todo esto a cabo.

Alcanzar “Un Gran Salto para el Atletismo Español” también implica la valentía de abordar grandes retos: aumentar la participación, una nueva hoja de ruta para la RFEA, la captación de nuevos talentos, la formación y desarrollo de nuestros atletas y entrenadores, el fortalecimiento de nuestros clubes, o la autonomía de nuestras federaciones, por nombrar sólo algunos…

Independientemente de los 50 puntos en que centras tu programa. ¿Cuál es la necesidad más imperiosa para el atletismo español?

Como pasa en el resto de los deportes, el atletismo se desarrolla en un contexto que está experimentando cambios muy rápidos y profundos, tanto en factores internos como externos. Necesitamos tener perspectiva y una rápida capacidad de adaptación para no quedarnos atrás y seguir progresando.

No cabe duda, estamos ante un momento clave de nuestro futuro y, por ello, tenemos que pararnos a reflexionar, pensar sobre el futuro del atletismo que queremos. Decidir cuál es el mejor camino, planificar, ejecutar y medir… solo así llegaran los resultados esperados.

El atletismo español, creo, necesita que todos sus estamentos trabajen unidos en torno a un proyecto común, pues todos unidos podemos alcanzar extraordinarios resultados y considerar la RFEA como un tejido vivo en el que todos contribuyen a su crecimiento junto con las partes interesadas. No podemos actuar como piezas independientes, con objetivos independientes, necesitamos unión de objetivos y una comunión de valores, donde todos cuenten y puedan opinar y ser escuchados.

Tenemos que ser innovadores y valientes en aquellos ámbitos en los que serlo nos permita lograr que nuestro deporte progrese. Para ello necesitamos generar el impulso económico que el atletismo necesita. Empezando por mejorar nuestra comunicación, divulgar nuestro mensaje y dar mayor visibilidad a nuestros atletas y a nuestras competiciones.

Este progreso traerá, a su vez, importantes beneficios para todos los estamentos que conforman la RFEA. El atletismo español es un patrimonio de todos, debemos protegerlo con firmeza, difundirlo y hacerlo crecer siempre que podamos, sin comprometer, en ningún caso, ni su integridad, ni su futuro.

¿Y para la RFEA propiamente dicha?

Estamos en una nueva era del deporte. Por ello la RFEA tiene que innovarse para incrementar la captación de recursos que le permitan desarrollar más ayudas, actividades y programas dirigidos a generar un gran movimiento en torno al atletismo. Porque de nada sirve diseñar programas y acciones si al final no disponemos de los recursos necesarios para ponerlos en marcha.

Ahora bien, antes debemos llevar a cabo una profunda revisión que permita identificar y revisar cada elemento significativo de nuestro deporte para determinar la forma en que puede ser mejorado. Sólo así conseguiremos un atletismo más fuerte para el futuro.

Encontrar la estrategia correcta es esencial cuando se hacen nuevos planteamientos. Como cada atleta, la RFEA debe determinar sus propias metas, usar las técnicas correctas y avanzar sin detenerse buscando alcanzar la meta. Es importante tener siempre en mente la línea final, pero es igual de importante comprender el camino que nos permitirá llegar hasta ella.

Para responder a estos retos y adaptarse rápidamente a los nuevos tiempos, la RFEA debe utilizar un “Método de Gestión Estratégica” y desarrollar un plan para alcanzar las metas y los objetivos a largo plazo, y definir la asignación de los recursos necesarios para llevar a cabo estos objetivos. Mi trabajo será conseguir esos recursos.

Debemos establecer los principales hitos a conseguir en cada área, marcando los tiempos de ejecución, adaptarlos a las nuevas circunstancias que nos rodean, pero, sobre todo, que dé resultados tangibles, impulsando el desarrollo económico sostenible y la calidad de las operaciones con la correcta utilización de los recursos mediante una gestión participativa.

Mi programa da respuesta a estas preguntas: ¿Dónde estamos? ¿Dónde queremos estar? ¿Cuál es el mejor manera de hacer las cosas para alcanzar nuestro objetivos? ¿Damos respuesta a las necesidades y requerimientos de nuestro mejores socios ¿Podemos conseguir los recursos necesarios?.

Porque no basta con explicar el “QUÉ”. Mi programa también explica el “CÓMO” lo vamos a conseguir, porque el éxito no se basa únicamente en la generación de ideas y programas, sino también es necesario tener la capacidad, el conocimiento y la experiencia para implementarlas.

Aunque nunca has ostentado cargos federativos, sí que has desempeñado tu labor al frente de equipos relacionados con la gestión deportiva. ¿Qué enseñanzas puedes aportar al atletismo gracias a esas vivencias profesionales?

Voy a aportar liderazgo y visión para la mejora de nuestros objetivos principales a través de una relación de trabajo más efectiva, tanto interna como externamente. Mi enfoque se centra en cambios estratégicos y de cultura organizativa a medio y largo plazo para desarrollar nuevos modelos de gestionar, organizar y comercializar nuestro deporte.

Pero también puedo aportar excelentes relaciones y un profundo conocimiento del funcionamiento y las expectativas de instituciones públicas, empresas, medios de comunicación y otros organismos deportivos, para poder establecer acuerdos y alianzas con nuestros stakeholders que generen beneficios mutuos.

Para ello pongo a disposición de la RFEA y del atletismo un amplio conocimiento, prestigio y experiencia trabajando con entidades y organismos deportivos de todo el mundo, como el Comité Olímpico Internacional (COI), el Comité Paralímpico Internacional (IPC), el Consejo Superior de Deportes (CSD), el Comité Olímpico Español (COE), Federaciones nacionales e Internacionales, así como con deportistas, lo que me ha otorgado una gran capacidad para establecer relaciones y llevar a cabo negociaciones fructíferas en múltiples campos.

También aporto una amplia trayectoria desarrollando planes estratégicos y formando federaciones deportivas del ámbito internacional en aspectos relacionados con la gobernanza, gestión y marketing. Recientemente he recibido ofertas de dos países para liderar y dirigir toda la estrategia y la politica de todas sus federaciones nacionales, pero mi prioridad ahora mismo está en este proyecto.

Adicionalmente a mi experiencia como deportista de alto nivel, en los últimos años he formado parte de la Junta Directiva de la RFEA y he desempeñado diferentes roles dentro del atletismo español como entrenador, organizando grandes eventos o en la representación de deportistas.

Conozco el atletismo desde la base más humilde, de donde provengo, hasta las altas instancias internacionales. Igualmente conozco el entorno externo que nos rodea y afecta a nuestro desarrollo. Todo esto, a mi entender, me da una visión global privilegiada.

Has formado parte de las candidaturas olímpicas de Madrid de cara a los Juegos de 2016 y 2020. ¿Qué aprendiste de esa etapa de tu vida?

Debo reconocer que la experiencia profesional más enriquecedora para mí han sido mis responsabilidades como Director de Deportes, Operaciones y Proyectos en la Candidatura a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Madrid 2016 y Director General de Deportes en la Candidatura a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Madrid 2020.

Han sido años de un aprendizaje intenso y fascinante, de acumular experiencia y ganar prestigio. Años de duro trabajo, acumulando una gran cantidad de conocimientos y experiencias que me han enriquecido como profesional, aportándome, además, muchas relaciones en el ámbito nacional e internacional del deporte. Asimismo, me ha dado la posibilidad de entender las necesidades y requerimientos de los agentes claves para nuestro desarrollo, las empresas, las instituciones, los medios de comunicación y los aficionados.

He adquirido una visión global de las nuevas tendencias en el deporte, de cómo gestionar, comunicar y comercializar el deporte, y no solo administrarlo, combinando la experiencia, la creatividad, la empatía y la racionalidad de pensamiento para investigar, analizar y ejecutar iniciativas de forma exitosa, sino también cómo llevar a cabo programas y dar soluciones en entornos desafiantes y complejos. Todas ellas son cualidades que creo que son de gran valía para ser presidente de la RFEA.

¿Crees que, con la que estaba cayendo, era una buena opción para Madrid y España inmiscuirse en la carrera olímpica? ¿Por qué?

Si, lo creía entonces y lo sigo creyendo ahora.

Los Juegos en Madrid siguen siendo un gran proyecto para Madrid y España. Madrid sigue siendo una excelente opción para el Movimiento Olímpico. Los Juegos eran y son un proyecto de progreso, desarrollo y nuevas oportunidades, siempre que se establezca una estrategia responsable, eficiente y ejemplar. Y también con un modelo sostenible de organización que priorice en dejar un verdadero legado para las generaciones futuras.

El proyecto de Madrid estaba basado en la utilización de una infraestructura excelente ya existente en un marco histórico incomparable, sin necesidad de realizar grandes transformaciones ni proyectos de construcción masivos, ya realizados, y con una inversión factible incluso en unos momentos de coyuntura económica complicada. Gran parte de los conceptos utilizados en nuestra candidatura sirven hoy de guía para las ciudades que actualmente aspiran a organizar unos Juegos. Se hizo un trabajo excelente, como lo reconoce el propio COI.

Si unimos una baja inversión, a los benficios que unos Juegos en Madrid habrían producido, dinamizando la actividad económica, industrial y comercial, generando empleo, atrayendo nuevas inversiones, promoviendo el turismo y potenciando la imagen de la ciudad y del país. Sin duda tambien habrían supuesto un gran impulso para el deporte en España, justo en el momento que más lo necesitabamos.

Estoy convencido de que todo el esfuerzo realizado hasta ahora, y que ya ha traido grandes beneficios a través de las candidaturas, tendrá su recompensa más tarde o más temprano.

Has mamado el atletismo de alto nivel: europeos, mundiales, Juegos Olímpicos. ¿Hasta qué punto marca a un atleta representar a su país en las mejores competiciones del mundo?

Tengo que reconocer que siempre me ha apasionado defender la camiseta del equipo nacional, y en especial en las competiciones por equipos. Mirando hacia atrás, me siento muy orgulloso de que mis mejores registros esten conseguidos en competiciones internacionales de alto nivel con el equipo nacional. Para mí era una motivación extra, disfrutaba muchisimo, sin conformismos y con la ambición de dar siempre lo mejor de mí. Cuando no lo conseguía la decepción era tremenda, pero así es el deporte.

Reconozco que una vez que me puse esa camiseta nunca me la he quitado, se me quedó tatuada, y la defendí con el corazón, y ese sentimiento permanecerá conmigo para toda la vida. No basta con participar, sino que hay que competir, dar el máximo de lo que vales en cada competición, luego la pista dicta sentencia. Con esos sentimientos y creencias afronto esta nueva etapa.

Por eso quiero potenciar la participación en la Selección Española, así como estudiar la viabilidad de organizar nuevas y atractivas competiciones y encuentros internacionales, muy especialmente en aquellas categorias en las que se produce el mayor abandono de la práctica atlética. Nada puede fidelizar más a un atleta con su deporte que representar a su pais.

Tenemos que proporcionar un mejor enfoque global adecuado para la identificación y preparación de los atletas para mejorar los resultados a nivel internacional, proporcionando una atmosfera de alto rendimiento en el seno del equipo nacional que incluya a todas las partes implicadas.

Raúl Chapado

Raúl Chapado | Cedida

Imagina que consigues la presidencia y que tienes un tiempo limitado, muy breve. Tienes la opción de adoptar 3 medidas urgentes para mejorar el atletismo y no te falta dinero. ¿Qué 3 decisiones tomarías en ese caso?

Sinceramente, yo soy una persona realista, y la situación actual requiere de soluciones realistas, por eso no me gusta trabajar en escenarios imaginarios que sé que no vamos a poder alcanzar.

Prefiero centrar todos mis esfuerzos en conseguir la mayor cantidad de recursos posibles por nuestro propio trabajo, se que del cielo no nos van a caer. Y destinar esos recursos a todo aquello que nos haga mejorar, crecer y ser sostenibles en el tiempo.

1 – Tenemos que invertir en el desarrollo de nuestro deporte. Invertir en desarrollo es invertir en futuro, por eso dedicaremos los recursos a todo aquello que nos haga crecer y progresar. Potenciar las Federaciones Autonómicas y ayudarlas a la obtención de recursos propios, aumentar la participación en todas las categorias, ayudar a nuestros clubes para que fortalezcan sus estructuras de gestión y tengan un programa de comercialización conjunto. Todo ello, para que nuestro atletismo siga creciendo, es fundamental invertir y establecer las medidas de apoyo necesarias para facilitar a los entrenadores un entorno más estable y dotarles de medios acordes con su categoría para que alcancen sus máximos objetivos de rendimiento.

2 – Debemos invertir en desarrollar una buena estrategia de comunicación y comercialización integral que difunda nuestra visión, nuestros ideales y planes futuros, que promocione la RFEA y sus servicios. Abrir nuevas líneas de comunicación y promoción para aumentar la visibilidad del atletismo. Nuestra promoción a nivel nacional y el trabajo de comunicación es esencial para crear un movimiento de aficionados y participantes alrededor de nuestro deporte.

3 – Tenemos que mejorar el atractivo de nuestras competiciones. Aumentar el valor y el atractivo de nuestras competiciones en todas las modalidades, en todos los niveles y en todas las categorías. Tenemos que ser innovadores y creativos en la forma en la que proyectamos y organizamos nuestras pruebas. Tenemos que analizar y estudiar a qué público objetivo va dirigida cada una de ellas y ofrecerles un producto que supere sus expectativas tanto dentro como fuera de la competición. Para ello tenemos que visualizar y mostrar los beneficios tangibles e intangibles y el legado que éstas pueden generar para las partes interesadas: ciudades, organizadores, patrocinadores, medios de comunicación y aficionados.

Basas tu programa en 5 pilares y 50 medidas. Centrémonos en los atletas. ¿Qué necesitan los atletas españoles? ¿Qué está dispuesto a tratar de ofrecerles Raúl Chapado a sus compañeros?

Durante años he representado de forma permanente y desinteresada a los deportistas y al deporte a nivel nacional e internacional, teniendo el honor de ser presidente de la Asociación de Española de Deportistas Olímpicos (AEDO), miembro de la Asamblea de la WOA (Asociación Mundial de Deportistas Olímpicos), miembro fundador de la Asociación de Deportista Españoles (AD) y de la Mutualidad de Deportistas Profesionales (MDP), además de presidente de la Asociación de Atletas del Equipo Nacional (AENAT). Por eso los deportistas siempre estarán en el foco de mis pensamientos y planteamientos.

En cuanto a lo referente a las ayudas a nuetros atletas, primero debemos empezar por valorar el funcionamiento de la eficacia y eficiencia de los programas y sistemas de ayudas actuales. Es esencial racionalizar y optimizar los sistemas de ayuda a los atletas y entrenadores, focalizándolos en aquellos que tienen posibilidades reales para el alto rendimiento

Al igual que ya se está haciendo en otros países, debemos elaborar con nuestros técnicos y expertos un Plan de Alto Rendimiento centrado en desarrollar el talento y las habilidades de los atletas y entrenadores mediante una planificación a medio y largo plazo. Ofrecer las mejores condiciones para el entrenamiento y proporcionar un mejor enfoque global para la identificación y preparación de los atletas para mejorar los resultados a nivel internacional.

Las ayudas deben ser entendidas como una inversión en aquellos atletas y entrenadores que tienen posibilidades reales de alcanzar grandes resultados a nivel internacional para ayudarlos a cumplir sus objetivos de rendimiento, y no entender estas ayudas como una recompensa por los éxitos pasados.

Otras medidas se deben centrar en impulsar la comunicación referente a los atletas de élite, diseñar un atractivo calendario de competiciones a nivel nacional, promover la imagen de los atletas de élite para potenciar sus oportunidades de patrocinio, generar mayores oportunidades comerciales fortaleciendo las relaciones entre nuestros patrocinadores y los atletas.

¿Necesita más apoyo el atletismo de base o el de élite? No vale decir que ambos van unidos porque una cosa lleva a la otra…

Es que es verdad que van unidas, cualquier planteamiento que considere lo contrario no me parece el adecuado.

Expandir el alcance de nuestro deporte no se logra solamente manteniendo el nivel actual, si no que también es importante reactivar, renovar, retener y enganchar a nuevos atletas y que pensemos constantemente en el futuro. Y este aspecto debe partir de un compromiso de todos por incrementar los niveles presentes de participación. El crecimiento consiste no sólo en atraer a nuevos participantes, sino también en saber potenciar las relaciones actuales y, a la vez, desarrollar unas nuevas.

Está claro que, a fin de incrementar la participación en el atletismo y mejorar nuestro rendimiento a nivel internacional, tenemos que hacer cosas distintas para obtener resultados distintos. Sin duda, tenemos la necesidad de fortalecer nuestro atletismo en su conjunto para reforzar las vías que guían a los atletas a través de las distintas etapas de su vida deportiva.

Esto significa construir el atletismo a partir de la base, abrir vías para que garanticen la participación sostenida y construir nuestros éxitos internacionales sobre una base sólida.

Bajo el liderazgo de la RFEA tenemos que emprender un trabajo conjunto con federaciones autonómicas y clubes para aumentar el número de licencias deportivas a nivel nacional, aprovechando los avances y programas que se han hecho hasta ahora.

El objetivo es potenciar a los atletas, a disfrutar de la oportunidad de practicar atletismo y facilitar nuevos caminos para el desarrollo de las competiciones desde la base a hasta la élite.

Esto requiere el desarrollo de un buen funcionamiento de las estructuras organizativas, personal cualificado y el acceso a los recursos necesarios. El trabajo y las iniciativas de la RFEA y las Federaciones Autonómicas se deben sincronizar para complementarse y para formar un plan coherente y de mayor alcance.

Mis planteamientos incluyen el desarrollo de dos planes especificos, coordinados e integrados, pero con dos objetivos diferenciados: Plan de Alto Rendimiento y Plan de Identificación de Nuevos Talentos y Desarrollo de Atletas a Largo Plazo. El primero dirigido al alto rendimiento, es decir a los atletas que compiten en el equipo nacional; el segundo, encaminado al desarrollo de atletas y entrenadores a largo plazo.

Aunque la crisis se supone que quedó atrás. ¿Por qué sigue costando a los atletas encontrar apoyos y patrocinadores?

En el caso concreto del atletismo, federaciones, clubes y competiciones dependían basicamente de la ayuda pública. Al reducirse drásticamente ha ido en detrimento de la disponibilidad presupuestaria de las Federaciones para ayuda a los atletas y entrenadores, han bajado mucho los recursos de los clubes y muchas competicones han desaparecido o cuentan con prepupuestos muy limitados.

La federaciones, los organizadores y los propios deportistas necesitamos de fórmulas y herramientas que puedan ayudarnos a captar más recursos para poder mantener y desarrollar nuestra actividad en óptimas condiciones.

Por eso es necesario que nos pongamos a trabajar desde ya. Es imprescindible recuperar la credibilidad y la confianza en nuestro deporte. Tenemos que aumentar la visibilidad de nuestro deporte y captar la atención de los aficionados. La RFEA debe siempre tener en cuenta las nuevas tendencias para promover el atletismo, encontrando nuevas y eficaces formulas para organizar competiciones que nos conecten con los aficionados de nuestro deporte, respetando siempre la reglamentación.

Para ello es clave dar a conocer a nuestros mejores atletas, que se conviertan en los referentes e ídolos de los aficionados, especialmente de los más jóvenes, porque son precisamente ellos, los atletas, quienes pueden jugar un papel clave tanto en la interacción con los aficionados como con los medios de comunicación.

Si conseguimos aumentar el valor y el atractivo de nuestras competiciones también aumentará el interés por organizarlas y surgirán más oportunidades para los atletas.

Necesitamos desarrollar programas de comercialización innovadores y adaptados a los intereses actuales de los patrocinadores, apoyados por estrategias de comunicación diseñadas a la medida de sus necesidades que nos den una ventaja competitiva respecto a otros deportes.

Tenemos que aprovechar las oportunidades que nos ofrecen las competiciones organizadas por la RFEA y los grandes eventos atléticos internacionales como vehículo para la promoción y difusión de nuestro deporte, dar visibilidad a nuestro atletas y mejorar el posicionamiento de la RFEA. Tenemos la obligación de abrirnos más a la sociedad, mostrando los méritos y gestas de nuestros atletas y técnicos.

¿Debe existir más cercanía, más unión entre la RFEA y los atletas más allá de los que vayan con la selección nacional?

Los atletas son los principales representantes de nuestros valores y transmiten nuestro mensaje, son los verdaderos protagonistas de nuestro deporte, la esencia del atletismo y el estamento más numeroso de la RFEA, y es por eso que deben estar siempre en el foco de todos nuestros planteamientos.

Su papel es fundamental en el atletismo español, lo que significa que los atletas tienen responsabilidades y compromisos con él; con sus reglas, con su integridad, así como deben ser los encargados de respetar y promover nuestros valores.

Esto significa también que la RFEA tiene una serie de responsabilidades para con los atletas, como establecer y aplicar las normas de forma ecuánime, proteger su salud e integridad física y mental, sin olvidar su vida después de su carrera deportiva.

Tenemos que ejercer una política rotunda de protección de la integridad de nuestro deporte, en contra del dopaje, la trampa y cualquier tipo de manipulación con el fin de salvaguardar a todos los atletas que compiten de forma justa y limpia, donde los atletas del futuro aprendan de los atletas, entrenadores y el resto de personas relacionadas con el atletismo limpio.

Por último, pero no por ello menos importante, significa que los atletas tienen el derecho y la responsabilidad de hacer oír su voz en el “movimiento atlético”. Los atletas tienen que dar un paso adelante, ser más activos, más participativos y ocupar el lugar que les corresponde por derecho en las estructuras federativas, ni más ni menos que otros estamentos. Su voz es vital para los cambios que nos presenta el futuro, y por eso tienen que estar involucrados en los procesos de toma de decisiones y de elaboración de ideas.

¿Existe demasiada dependencia de las becas y ayudas institucionales?

A día de hoy, sí. La actual situación económica presenta grandes desafíos para la obtención de ingresos para el deporte. Sin duda, el crecimiento está directamente ligado con su capacidad para obtener más recursos que nos permitan llevar a cabo un mayor número de programas e iniciativas, mejorar la operativa y asegurar el progreso del atletismo al siguiente nivel. Por eso, tenemos que centrar nuestros esfuerzos en aumentar las fuentes de ingresos a través de la actividad comercial y el prestigio de la marca.

Hoy en día, patrocinadores y socios comerciales están buscando una relación estratégica que esté más estrechamente vinculada con el contenido real del programa, deporte o deportista al que apoyan.

Por ese motivo, tenemos que saber qué es lo que las empresas esperan de nosotros, generar productos y servicios de calidad que superen las expectativas de nuestros socios comerciales. Comprender cómo está el mercado y conocer los sectores más favorables para nuestro deporte, analizar las tendencias y saber hacia donde va el futuro del patrocinio.

Sin duda, nuestra tarea, antes de la comercialización, se basará en crear un producto atractivo, debidamente elaborado y que esté a la altura de las expectativas de nuestros potenciales socios. Debemos crear un producto integrado que incluya todos los elementos: deporte, imagen, espacios, eventos, programas sociales y otras actividades. El atletismo atesora un gran potencial para incrementar sus ingresos con la optimización de sus estrategias de marketing y la venta de los derechos de sus competiciones.

Cada vez es más palpable que los programas de marketing y de responsabilidad social de las empresas están estrechamente más unidos. Esto abre grandes oportunidades para la RFEA, ya que nuestro “producto” no consiste sólo en asociarse a una actividad deportiva, sino que también tiene relación directa con el ámbito de la salud, la educación, los valores, las actividades sociales, el acceso a los jóvenes, etc. Tratemos, por lo tanto, de incorporar proyectos de carácter social a nuestro programa de comercialización, a fin de que sean lo más atractivos posibles para patrocinadores y otras instituciones.

¿Ha recibido, a priori, mucho apoyo de cara a las elecciones de parte de los atletas?

Sí, rotundamente sí. Cuento con un gran apoyo y la cofianza por parte de representantes de todos los estamentos, pero valoro de forma muy especial el apoyo de los atletas, ya que muchos de ellos han sido mis compañeros. Esto me llena de energía y fuerza, también de responsabilidad, para seguir adelante con el pleno convencimiento de que nuestra visión, ideas y propuestas van en la dirección correcta.

Si los atletas son fundamentales, los clubes no lo son menos. ¿Cuáles son las necesidades más imperiosas a fin de que los clubes se sientan «queridos» y apoyados por la RFEA?

Debemos reconocer la labor que hacen los clubes y darles la importancia y el reconocimiento que se merecen, porque dentro del seno de los clubes, conjuntamente con los entrenadores, es donde verdaderamente se desarrolla nuestro deporte, son los que identifican el talento, lo nutren, lo entrenan y lo forman.

Desde la RFEA se tiene que apoyar a los clubes para que trabajen de manera conjunta y eficaz. En coordinación con las federaciones autonómicas, hay que crear una unidad de apoyo para incrementar los estándares de gestión de los clubes, para formar y asistir a los clubes en aspectos relacionados con la administración, la gestión, la administración de recursos, el marketing o la comunicación.

Tenemos que generar programas deportivos conjuntos para el aumento de la participación y la captación de nuevos talentos. Si el tejido asociativo incrementa y fortalece su nivel de desarrollo, mejorarán las condiciones de trabajo de los deportistas y entrenadores, y nuestro atletismo crecerá exponencialmente.

Tenemos que trabajar conjuntamente para desarrollar un programa único de comercialización de todas las competiciones y campeonatos nacionales de clubes de cualquier categoría y disciplina (incluyendo el naming right de esos eventos). Soy partidario de impulsar la creación de la Asociación Española de Clubes de Atletismo.

Tenemos que valorar las posibilidades de los diferentes programas ya en marcha para favorecer la financiación privada del deporte en España a través de importantes benéficos fiscales para las empresas.

¿Sería factible una especie de competición de clubes (tipo liga de pista) para pruebas de cross y en ruta?

Necesitamos que aumente el atractivo del atletismo tanto para los atletas como para los aficionados. La RFEA debe siempre tener en cuenta las nuevas tendencias para promover el atletismo, encontrando nuevas y eficaces formulas para organizar competiciones que nos conecten con los aficionados de nuestro deporte, respetando siempre la reglamentación.

Recientemente se acaba de aprobar un nuevo y atractivo formato de competición de cross por relevos (clubes). Y creo que debemos seguir buscando nuevas formulas que dinamicen nuestro deporte en todas las modalidades y en todas las superficies.

Siempre estaré a favor de cualquier nueva propuesta que haga que nuestro atletismo sea más atractivo para todos y capte la atención de más aficionados, pero cualquier medida que se proponga se debe valorar desde el consenso, el trabajo conjunto y la aprobación de los propios clubes.

Creo que estamos en un momento en el que es necesario ser ambiciosos y dar un paso adelante para avanzar en la organización de las competiciones. Debemos aprender de formatos e ideas que ya se están utilizando con éxito en otros deportes, generar ideas propias y alinearnos también con los objetivos de la IAAF en esta materia.

También debemos estudiar la oportunidad que nos ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar la experiencia de los aficionados y espectadores, tanto dentro como fuera de las sedes de competición.

Para alcanzar un mayor nivel de popularidad, debemos acercar el atletismo a la gente, organizando competiciones en la calle, en entornos privilegiados y en lugares emblemáticos que aumenten el valor de la experiencia deportiva a la vez que ayudamos a difundir el patrimonio de las ciudades. Aprovechemos la oportunidad que nos da el gran movimiento de participantes que hay en torno al atletismo popular en nuestro país.

Si conseguimos aumentar el valor y el atractivo de nuestras competiciones también aumentará el interés por organizarlas.

Casi nadie suele acordarse de los jueces. ¿Qué debe hacer la RFEA para que este colectivo crezca y se sienta respetado y parte del sistema?

El estamento de jueces es clave para el desarrollo del atletismo y las competiciones atléticas. Tenemos que reconocer el gran nivel de conocimientos y experiencia que atesoran los jueces españoles, y por ello vamos a involucrarlos de manera más activa en el diseño y organización de los calendarios y las competiciones. El objetivo no es sólo que alcancen un mayor nivel técnico, sino que, además, sean mucho más atractivas para todos.

Por lo tanto, debemos: seguir formando y potenciando el estamento de jueces españoles y el CNJ; mejorar la promoción y la comunicación con el estamento de jueces; generar acciones para incrementar la captación de nuevos jueces para el atletismo español; aumentar los programas de formación continua para los Jueces de los distintos niveles; también debemos 
involucrarles en las decisiones de carácter estratégico relacionadas con el diseño de calendarios y competiciones.

Algunos países de nuestro entorno nos llevan ventaja al respecto del dinero que reciben sus federaciones nacionales. ¿Crees que es posible que llegue más presupuesto a federación y que repercuta en todas las áreas necesarias?

Si mejora la coyuntura económica es posible que llegue más dinero de las instituciones publicas, pero creo que tenemos que virar hacia un modelo mucho menos dependiente de la financiación pública y trabajar de forma permanente en la obtención de recursos propios. Eso nos hará más fuertes, más sostenibles, y menos vulnerables.

Una de mis máximas es que tenemos que tender a que nuestros presupuestos dependan cada vez más de la obtención de recursos propios, atendiendo a una diversificación de las fuentes de procedencia de ingresos, como por ejemplo: programas de patrocinio y comercialización, organización de competiciones, cursos y formación de calidad, información, productos, espacios publicitarios, programas sociales, prestación de servicios …

Tener los recursos suficientes para llevar a cabo más actividades y programas nos permitirá poder centrar todas nuestras energías en alcanzar los objetivos estratégicos ya planificados.

La RFEA tiene la responsabilidad de identificar y abrir nuevas fuentes de financiación aprovechando su marca y las capacidades comerciales sobre la base de su marco de actuación. También tenemos que instruir a los miembros de la RFEA para que puedan aumentar su capacidad de generar recursos propios, lo que iría en beneficio del “Movimiento” atlético en su conjunto.

Esta área resulta crucial para el futuro bienestar del atletismo español, la RFEA, las Federaciones Autonómicas, los clubes, los atletas y los organizadores. Creo que las oportunidades que tenemos ante nosotros son muy atractivas y tenemos que establecer planes que nos permitan capitalizarlas en su totalidad.

Estoy seguro de que lo que tú conseguiste como atleta no lo hiciste sólo, sino con, al menos, un buen entrenador a tu lado. ¿Por qué en España la tarea del entrenador es tan de vocación y tan poco de profesión?

Nadie mejor que un atleta para saber que la figura clave en su carrera deportiva es su entrenador. Soy consciente del gran nivel de conocimiento y experiencia que atesoran nuestros entrenadores. Su nivel de capacidad técnica y preparación es muy superior a la de otros deportes.

He tenido la oportunidad y el privilegio de hablar con muchos de ellos y conocer de primera mano sus actuales demandas, y saber que sus expectativas profesionales en la mayoría de los casos no llegan a cumplirse.

Tengo que confesar que esta es una de mis grandes inquietudes de cara al futuro, y quiero trabajar intensamente para dar respuesta a preguntas como ¿Cómo podemos mejorar el entorno y las condiciones de trabajo de los entrenadores de la RFEA?¿Cómo mejorar su capacitación técnica y sus habilidades para el desarrollo personal? ¿Cómo atraer a mas entrenadores a nuestro deporte? ¿Cómo garantizar retenerlos para que no abandonen su actividad? ¿Cómo incrementar su motivación y su nivel de satisfacción?

Comparado con otros deportes, en lo referente a la profesionalización de nuestros entrenadores, partíamos desde muy atrás y nos queda mucho camino por recorrer. Los entrenadores de atletismo son profesionales bien formados y deben ser adecuadamente remunerados, acorde a su nivel y a su experiencia, por prestar sus servicios. Pero es cierto que necesitamos un cambio de cultura respecto a este tema.

Las federaciones tienen una capacidad limitada de contratar entrenadores. Por eso debemos racionalizar y optimizar los sistemas de ayudas a los entrenadores, acorde al nivel y resultados obtenidos. También debemos priorizar la dotación de inversiones adicionales a este sector e incrementar la obtención de recursos propios, para poder aumentar el número y nivel de apoyos facilitados a los entrenadores.

Si mejora el modelo de negocio de nuestros clubes (business-sport), como ya han hecho otros deportes, se crearán recursos y mayores oportunidades para que nuestros entrenadores desarrollen su carrera profesional dentro del atletismo. En este sentido ya tenemos casos de éxitos que pueden tomarse como modelos.

Otra vía de ingresos para los entrenadores está siendo a través de sus propios atletas, ya sean de elite o aficionados (especialmente estos últimos), que requieren un servicio más personalizado para mejorar su rendimiento fuera de las estructuras federativas y/o de clubes.

En cualquier caso, el colectivo de entrenadores viene demandando poner en valor la labor que desarrollan, entendiendo y respetando a aquellos entrenadores que entiende su labor como una actividad no lucrativa. Un nivel de retribución acorde con su capacidad, a su vez, aumentará su motivación y satisfacción. De esta manera, incrementando la cuota de retención para que no abandonen su actividad.

¿Qué se puede y debe hacer para reconocer la labor de los entrenadores y que ésta repercuta en la mejora del rendimiento de los atletas?

Mi propósito es firme y claro: establecer las medidas de apoyo necesarias para facilitar a los entrenadores un entorno más estable y dotarles de medios más acordes con su categoría para que alcancen sus máximos objetivos de rendimiento.

En primer lugar, tenemos que escucharles y conocer de primera mano sus objetivos, demandas, necesidades y aspiraciones acordes al nivel de experiencia y de conocimientos.

En segundo lugar, tenemos que definir claramente qué tipo de entrenadores queremos para nuestro deporte y qué habilidades, conocimientos y experiencias son necesarios para su rol actual y de futuro.

En tercer lugar, tenemos que saber cuáles son las fortalezas y las áreas de mejora del colectivo para poder determinar qué conocimiento adicional y habilidades necesitan desarrollar.

Toda esta información debe de ser el punto de referencia para diseñar un Plan Integral de Formación y Desarrollo profesional-personal de nuestros entrenadores, donde se establezcan las medidas de apoyo y los recursos necesarios que garanticen la mejora de los resultados.

Para ello, la RFEA debe alinear los recursos financieros y humanos para mejorar los niveles de rendimiento del equipo nacional y analizar la eficacia y la eficiencia de los recursos económicos destinados a la contratación, formación y desarrollo de los entrenadores.

Tenemos que involucrar a nuestros entrenadores en la toma de decisiones claves, por ejemplo, involucrando a la Comisión de Entrenadores de la RFEA en la definición de un nuevo modelo de estructura técnica para el futuro, tanto a nivel de promoción y desarrollo como de alto rendimiento.

Quiero realzar la figura del entrenador desde el punto de vista ético, moral, profesional y participativo. También quiero hacer un nuevo planteamiento del funcionamiento de la Escuela de Entrenadores, para adaptarla a las necesidades actuales de los entrenadores.

Evidentemente, no habría atletas de élite sin una buena y extensa base. ¿Hasta dónde hay que ir a buscar futuros atletas?

Ante la competencia de otros deportes, tenemos que trabajar intensamente para que el atletismo se situé como la primera opción de elección para muchos jóvenes con talento. Para ello es necesario ofrecerles un programa de desarrollo más sostenible que les ayude a alcanzar su máximo rendimiento.

Necesitamos que los jóvenes vean el atletismo como un deporte atractivo y de futuro, y que sepan que, si eligen nuestro deporte, contarán con el apoyo necesario para desarrollar su máximo potencial atlético.

El atletismo se desarrollará como un deporte global sólo si somos capaces de identificar y formar los talentos que se encuentran en nuestro país. Promover el talento emergente debe ser uno de los elementos principales de todas las actividades desarrolladas por la RFEA y las federaciones autonómicas.

Debemos crear estructuras que marquen auténticas diferencias para los futuros atletas de élite, para su identificación y su desarrollo, y también que ayuden a clubes y federaciones autonómicas a desarrollar ese talento emergente y mejorar la interlocución y aumentar el trabajo conjunto y la colaboración, a todos los niveles, del Departamento Técnico de la RFEA con las áreas técnicas de las Federaciones Territoriales y con el resto de entrenadores.

Por lo tanto, desde la RFEA se deben analizar, revisar y modificar, si fuera necesario, todas las estructuras existentes, iniciativas y las asignaciones presupuestarias. De esta manera, podemos optimizar las inversiones con el fin de lograr un mayor éxito en cada área desde el entrenamiento, la eficacia de los diferentes programas de desarrollo de atletas y la organización de competiciones.

¿Está el sistema educativo español bien preparado para que de las aulas salgan, al menos, con una preparación deportiva decente?

España es uno de los países de Europa donde menos deporte se realiza en el colegio, según un informe del año 2013 de la oficina de estadística escolar de la Unión Europea (Eurydice). Mientras que Francia destina el 14% del currículo mínimo recomendado a la Educación Física en secundaria, en países como España, Malta y Turquía, el porcentaje se reduce a tan solo el 3% o el 4%.

Es difícil que con apenas dos horas lectivas semanales dedicadas a la educación física podamos estar al nivel deseado.

Por suerte, poco a poco se empiezan a dar pasos hacia adelante. Hace pocos días la Asamblea de Madrid ha aprobado por unanimidad una proposición no de ley para aumentar las horas lectivas de educación física en primaria (de 6 a 12 años) y secundaria (de 12 a 18) hasta tres semanales.

Esperemos que cunda el ejemplo y la educación de nuestros escolares mejore en lo que a educación física se refiere. Desde hace tiempo, los colectivos profesionales afectados también se están organizando y movilizando para aumentar la actividad física en los centros de toda la etapas educativas.

Simultáneamente, sería muy positivo fomentar aun más la utilización de las instalaciones deportivas de los centros educativos fuera del horario lectivo fomentando, de esta manera, las actividades deportivas extraescolares, que podrían llevarse acabo en cooperación con clubes o agrupaciones deportivas.

¿Cómo debe llegar el atletismo a los colegios, institutos, incluso a la universidad?

Si apoyamos de forma regular las actividades y competiciones en la etapa escolar podemos generar un interés positivo hacia el atletismo en toda España. Nuestra estrategia se debe centrar en establecer relaciones para conseguir una implicación mayor de los líderes de la comunidad educativa.

Además, debemos promover y apoyar la cooperación entre RFEA, las Federaciones Autonómicas, los clubes y las Administraciones Públicas para divulgar los efectos beneficiosos del atletismo para la salud de los jóvenes y transmitir los valores fundamentales de nuestro deporte, en particular, en los ámbitos del deporte y la educación, a través de la promoción de programas educativos en los colegios.

Si establecemos este modelo de colaboración entre la comunidad educativa y el atletismo tendremos la oportunidad de comunicar los beneficios positivos de practicar atletismo a un amplio grupo de atletas potenciales. Cualquier oportunidad de entrar en los colegios e interactuar con los jóvenes es una gran oportunidad para generar interés y entusiasmo por el atletismo a las nuevas generaciones.

El objetivo de todos los programas que se pongan en marcha es claro: conseguir que el atletismo esté a la vanguardia de la participación deportiva en los colegios, a fin de fomentar la práctica del atletismo, la cultura deportiva, la educación con valores y los hábitos de vida saludable.

Adicionalmente, todas estas actuaciones suponen una gran oportunidad para atraer y fomentar el potencial deportivo de las estrellas del mañana.

Otras posibles acciones podrían consistir en la organización de Campus de Atletismo para jóvenes, organizados o certificados bajo la marca RFEA por toda España, involucrando activamente en la organización a atletas o ex atletas de prestigio que representan el mejor ejemplo para los jóvenes, a la vez que suponen una oportunidad laboral tanto para entrenadores como para los propios atletas.

Estoy seguro que conoces gran cantidad de casos de atletas españoles que están estudiando en otros países, sobre todo en Estados Unidos. ¿De qué forma se podría evitar esta «fuga de cerebros y piernas»?

Bueno, no se si calificarlo como fuga, ya que muchos de ellos una vez que terminan el curso vuelven a España y compiten en nuestras competiciones y con el equipo nacional a muy buen nivel. Ser un deportista universitario en EEUU es sinónimo de tener un estilo de vida similar al de un atleta profesional, pero con la diferencia de no tener una remuneración salarial, sino una educación financiada total o parcialmente.

Yo he hablado con alguno de ellos, y todos ellos te dan razones comunes; la universidad les financia parte o la totalidad de sus estudios, el sistema universitario de Estados Unidos te permite una mejor conciliación entre tu actividad deportiva y tu vida académica, la mayor reputación académica de las titulaciones universitarias obtenidas allí, un nivel de inglés alto, muy buenas instalaciones para entrenar y competir, una experiencia de vida enriquecedora. La mayoría de ellos dan prioridad a su futuro profesional sobre su futuro deportivo al tomar esta decisión.

Pero no es oro todo lo que reluce, no todas las universidades tienen un nivel atlético adecuado, a veces sólo hay un entrenador para todas las disciplinas, un calendario competitivo demasiado intenso y no creo que el nivel general de conocimientos de los entrenadores de allí sea superior al nivel de los entrenadores españoles. En cualquier caso, son intercambios de experiencias que pueden enriquecer tambien nuestro atletismo.

Está claro que el sistema universitario español presenta carencias en este respecto frente a EE.UU, donde la principal razón, sin duda, es la poca flexibilidad para adaptar los planes de estudios y los horarios a las necesidades propias de la práctica competitiva.

Algunas universidades privadas, como la UCAM, ya están desarrollando políticas de apoyo al deportista de alto nivel para que pueda compatibilizar sus estudios con su carrera deportiva. Es de desear que cunda el ejemplo.

¿Podría España acercarse a Estados Unidos en cuanto al fomento del deporte en la Universidad?

Creo que son dos modelos completamente diferentes, pues influyen factores sociales, educativos y de cultura deportiva. Nuestro modelo se sostiene en un amplio tejido asociativo deportivo, clubes y agrupaciones deportivas, como pasa en la mayoría de los paises europeos.

Dicho eso, creo que una de las grades asignaturas pendientes del deporte español es el deporte universitario, y no sólo por lo que hace referencia a la elite, sino también, sobre todo, para aquellos deportistas que en su etapa universitaria no encuetran un modelo de práctica deportiva y competitiva acorde a su nivel y necesidades y abandonan la práctica deportiva.

El deporte universitario español está viviendo un cambio estructural. Después de que se haya reducido a mínimos la financiación pública se está trabajando en un modelo basado en las aportaciones del sector privado, gracias a acuerdos de patrocinio con diferentes firmas deportivas. Creo que necesitamos un modelo de colaboración publico-privado en el que participe el CSD, las universidades y las federaciones para generar una oferta adecuada que fomente la participación deportiva en esta etapa.

A su vez, el deporte ofrece una oportunidad increible a través de la cual visualizar y dar presitigio a la marca “Universidad” y fomenta el orgullo de identidad y de pertenencia. Deporte y universidad deberían ir de la mano, sobre todo, para potenciar las ventajas de fomentar la actividad física tambien en la etapa universitaria, ya que forma parte de la formación integral del estudiante.

El deporte español va bien. España suele aparecer en muchos titulares a nivel mundial. También lo hace por culpa del dopaje. Aunque las competencias recaen en la AEPSAD, ¿qué debe hacer la RFEA para dejar un mensaje claro a los atletas tramposos de que no deben recurrir al dopaje?

Siempre me he esforzado por ser mejor cada día, por contribuir a crear un deporte mejor que ayude a los más jóvenes, como me ha ayudado a mí, para que puedan encontrar su camino y los haga mejores personas compitiendo de forma limpia y justa. La ejemplaridad es el arma más potente que tenemos para enseñar a los atletas del futuro. Los atletas, los entrenadores, los dirigentes y el resto de personas relacionadas con el atletismo tenemos una gran responsabilidad con las nuevas generaciones.

La RFEA debe asegurar la integridad del atletismo a través de la aplicación estricta de las normas en relación con la ética, la lucha contra el dopaje y la trampa.

En el marco de nuestras competencias voy a actuar con determinación y firmeza para hacer frente a todo aquello que amenace la integridad, la imagen, la credibilidad y la confianza en nuestro deporte, protegiendo a todos los atletas que compiten de forma integra y justa. Manteniendo un compromiso total, sin fisuras, contra el dopaje y garantizando el cumplimiento del código y la normativa de la AMA.

Estableciendo una plena y estrecha colaboración con la AEPSAD, que es el organismo que aglutina todas las competencias administrativas en materia de protección de la salud y lucha contra el dopaje en el deporte en nuestro país. Incluyendo los numerosos programas educativos y preventivos que ya viene realizando con éxito desde hace tiempo.

En los mismos términos actuaremos en el ámbito internacional con las directrices y políticas de la IAAF y la AMA.

Tenemos que ser firmes tambien en nuestra comunicación. No podemos generar nunca dudas sobre de qué parte estamos, pues hemos de estar siempre de parte de todos los atletas que compiten de forma íntegra y justa.

Tenemos que tratar el dopaje como un problema permanente. Si no, nos llevaremos sorpresas y debemos “vacunar” a las nuevas generaciones a través de la concienciación y la educación, que son las mejores medicinas que se deben aplicar para la prevención del dopaje.

Siempre he luchado activamente contra el dopaje, representando a los deportistas; he formado parte de la Comisión Antidopaje de la RFEA y he sido miembro de la Sub-Comisión de Gobierno de Control y Seguimiento de la Salud y el Dopaje. Además, recientemente he formado parte de un equipo multidisciplinar de expertos para conducir un proyecto de la UNESCO en 6 países simultáneamente para estudiar la situación actual de los marcos reguladores y las políticas que están siendo realizadas en cada uno de esos países en relación con la lucha contra el dopaje.

Personalmente, soy partidario de endurecer las sanciones significativamente en casos graves de dopaje, tanto deportivas como económicas, y así lo defenderé ante las instituciones competentes si soy elegido Presidente. Considero que las sanciones no sólo deben ser proporcionales a los daños y perjuicios causados, sino que, además, deben cumplir una función disuasoria para todos aquellos deportistas que tengan la tentación de hacer trampas.

¿Qué le diría a usted a todos los electores para conseguir su apoyo? Haga una especia de “Carta exprés al elector”?

Queridos amigos del atletismo español:

 

Os agradezco de todo corazón esta oportunidad de poder compartir mi visión y mis ideas con todos vosotros.

 

El Atletismo Español está en un momento clave para su futuro. Es necesario un nuevo impulso con renovadas energías para que pueda superar el nivel alcanzado.

 

No nos vale con tener deseos, necesitamos establecer objetivos claros y concretos. Tenemos que ser proactivos y creativos, y tener ambiciones realistas sin ponernos excusas de por qué no podemos lograr lo que queremos. Concentrémonos en todas las razones por las que debemos hacer que suceda. Para ello tenemos que construir una visión fuerte y clara y diseñar una estrategia.

 

Mi visión estratégica persigue la mejora de nuestros objetivos principales a través de una relación de trabajo más efectiva, tanto interna como externamente. Mi enfoque se centra en cambios estratégicos y de cultura organizativa a medio y largo plazo.

 

Este compromiso se fundamenta en mis fuerte valores personales: integridad, decidir con firmeza, pero de forma justa, colaboración, profesionalidad y plena dedidacación.

 

Centraré mis esfuerzos en el marco de RFEA en la consecución de los recursos necesarios para llevar a cabo el desarrollo de los programas, el desarrollo de nuestras Federaciones Autonómicas y la interacción con los jóvenes a fin de preservar y mejorar nuestra herencia deportiva. Me comprometo a dar “Un Gran Salto para el Atletismo Español” y a abrir una nueva era de progreso.

 

Mi programa proporciona una hoja de ruta y describe muy claramente cuáles son mis prioridades estratégicas si fuera elegido. Es un programa que va orientado a todos, y creo firmemente que, trabajando juntos, con un espíritu de confianza y entendimiento podemos hacerlo realidad. En mi web www.raulchapado.com podréis conocer con más detalle mi Programa de Candidatura y un ambicioso y completo Plan de Acción para la RFEA.

 

Soy muy optimista con el futuro, pues veo una nueva generación de atletas con mucho talento y gran capacidad competitiva. Pero necesitamos que los jóvenes vean el atletismo como un deporte atractivo y de futuro y que sepan que, si eligen nuestro deporte, contarán con el apoyo necesario para desarrollar su máximo potencial atlético.

 

Para que nuestro atletismo siga creciendo es necesario invertir y establecer las medidas de apoyo necesarias para facilitar a los entrenadores un entorno más estable y dotarles de medios acordes con su categoría para que alcancen sus máximos objetivos de rendimiento.

 

También hay que trabajar con un mejor enfoque global para la identificación y desarrollo de nuevos talentos, así como para preparación de los atletas de élite para mejorar los resultados a nivel internacional, y que éstos sean convenientemente recompensados.

 

Tenemos que apoyar a los clubes para que trabajen de manera conjunta y eficaz, impulsando programas de comercialización conjunta para todas sus competiciones. Sin duda, la formación y la asistencia desde la RFEA serán clave para incrementar sus estándares de gestión.

 

Debemos convertir a nuestros espectadores en aficionados totalmente implicados con el atletismo. Para lograrlo debemos mejorar el atractivo de nuestras competiciones, mejorar la puesta en escena de nuestro deporte y captar la atención de más medios de comunicación y de los patrocinadores. También debemos ser creativos en la forma en que presentamos, difundimos y comunicamos nuestro deporte, y hacerlo más accesible a todos, especialmente para los más jóvenes.

 

Para conseguir estos objetivos tenemos que trabajar mano a mano con las Federaciones Autonómicas. Ellas son las que ofrecen el apoyo necesario para que el atletismo crezca a todos los niveles y para salvaguardar el futuro de nuestros atletas y de las miles de personas de toda España que siguen lo que hacemos. Las medidas que nosotros tomamos desde el centro neurálgico de nuestro deporte deben estar perfiladas para adaptarse a las necesidades específicas de cada una de ellas y no al contrario.

 

Pero el éxito no se basa únicamente en la generación de ideas y programas, sino que también es necesario tener la capacidad, el conocimiento y la experiencia para implementarlas.

 

Para ejecutar esta ambición creo que debemos tener las estructuras adecuadas y garantizar los recursos necesarios. Adoptaré el enfoque adecuado para aumentar los ingresos que nos permitan llevar a cabo más programas y planes. Necesitamos medidas eficaces para lograr más recursos para que el atletismo crezca y sea todavía más conocido.

 

Me pongo al servicio del atletismo español y de todos vosotros con compromiso, con humildad y con vocación de servir únicamente y exclusivamente a nuestro deporte, no sólo a la RFEA. Deseo representar al atletismo español y defender sus intereses, tanto a nivel nacional como internacional.

 

Espero de corazón que todo lo expuesto, unido a mi experiencia, mi visión y mi energía, sumen las cualidades necesarias para ganarme vuestra confianza. Si me concedéis el gran privilegio de liderar este extraordinario deporte, puedo aseguraros que recorremos este camino juntos, ni enfrente, ni detrás, sino junto a vosotros.

 

Un afectuoso saludo

 

Raúl Chapado
Candidato a la Presidencia de la RFEA

RELACIONADO

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


2 comentarios

Escribir un comentario
  1. Joaquín Pérez Pérez
    Joaquín Pérez Pérez 18 octubre, 2016, 13:56

    Aparte de que las vea como unas declaraciones más de un político (en todo su sentido peyorativo) me gustaría saber el verdadero significado de esta pregunta que él mismo se hace:
    «¿Cómo podemos mejorar el entorno y las condiciones de trabajo de los entrenadores de la RFEA?»
    … Me queda la duda de si se refiere a entrenadores contratados por la RFEA o a toda persona con Licencia de Entrenador RFEA. La diferencia es obvia.

  2. Mikel
    Mikel 19 octubre, 2016, 09:07

    Año «noventayalgo» una pista de atletismo de CyL, yo era un pánfilo junior o cadete, no recuerdo, al que le encantaba el salto de longitud y el triple, estaba ilusionado porque ese día iba a saltar en la misma prueba que el mismísimo Chapado, mi mejor marca hasta ese día eran 13 metros pelados, calentamos y tal y cuando se va a iniciar la competición nos retiran la tabla de 11 metros porque «le molestaba a Raúl Chapado» (cosa poco entendible, ya que la tabla de 11 va por detrás de la 13, desde donde saltaban los «pros» y no tienen que apoyar sobre ella, siendo ese el único perjuicio que podría darse), la cuestión es que los jueces no dan otra opción y todo el mundo a saltar desde 13 metros;hubo alguno que simplemente tuvo que renunciar a la prueba y yo tiré «palante» como buen crío inconsciente pero valiente, saltando ese día 13,04 (imaginaros…desde la tabla de 13…)
    Ya está, no me extiendo más, a mi parecer, siendo sólo mi opinión, esa acción(aparentemente nimia) revela una falta de valores, principios humanos y deportivos para mí vitales e imprescindibles en alguien que aspira a ser presidente de una federación.Un saludo.

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies