Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ATLETISMO

Recuerdos de Londres / 1

ZANCADAS PARA EL RECUERDO
05 Ago 2016 21:08

Quedan escasas horas para que empiecen los Juegos Olímpicos, esa cita cuatrienal que los aficionados al atletismo (y a la mayoría de los deportes no futboleros) esperamos con ansia. Lo que ocurra en el estadio olímpico de Río nos cautivará, nos emocionará y nos decepcionará, un poco de todo. Siempre pasa. Para lo que no habrá lugar es para el aburrimiento. Esto me lleva a una inevitable reflexión: ¿por qué el fútbol gusta tanto, si hasta sus propios aficionados se quejan de lo aburrido que es? Si no han visto la Eurocopa de este año, les recomiendo que sigan así, felices en su ignorancia. A no ser que quieran divertirse con las descacharrantes escenas de esos futbolistas protestones y teatreros que se retuercen por el suelo cuando sienten el mínimo contacto con un contrario. ¿Imaginan, por ejemplo, un ciclista al caer, haciendo lo mismo, esperando que los jueces expulsen a quien provocó su caída?

“¡Una polilla!”

“¡Una polilla!”

Volvamos a lo nuestro. ¿Recuerdan cómo fueron las cosas hace cuatro años, en Londres? Seguro que sí, tampoco ha pasado tanto tiempo. Vivimos momentos mágicos, protagonizados por Usaint Bolt, David Rudisha, Allyson Felix, Tirunesh Dibaba, Robert Harting y Mo Farah, entre otros. Disfrutamos con lo poco bueno que ofreció el equipo español, con la entereza competitiva de Ruth Beitia y Chuso Bragado. Dos veteranísimos que vuelven a encabezar la delegación española que, esperemos, nos dará más alegrías en Río. Pero vamos a dejar a los españoles y a la primera línea de estrellas de Londres para recordar, en este y en el siguiente Zancadas, a otros artistas del tartán que quizá en 2012 pasaron inadvertidos para el gran público.

Pistolas y sol

¿Cuántas medallas ha ganado Guatemala en los JJ. OO.? Una. La consiguió Erick Barrondo en Londres, donde se hizo con la plata en los 20 kilómetros marcha tras el chino Chen Ding. Fue una carrera seguida con una emoción intensísima en su país, pero también por la comunidad guatemalteca afincada en Londres, que animaba a su atleta en el circuito al grito de “¡Guate, Guate!”. Aunque en la entrega de medallas no sonó el himno nacional, ver a su compatriota subido en el segundo cajón del podio fue un gran premio para los aficionados al atletismo del país centroamericano, poco acostumbrados a alegrías de tal envergadura.

Barrondo celebra su llegada a meta| Romeo Rios

Barrondo celebra su llegada a meta| Romeo Rios

La poca solvencia deportiva no es, por otra parte, el mayor problema de Guatemala, ni mucho menos. El marchista Barrondo, en las entrevistas posteriores a la competición, pintó un panorama desolador, al mostrar su deseo de que la medalla sirviera “de inspiración a los niños de mi país para que cambien las pistolas y las navajas por unas zapatillas de correr”. Aquí nos preocupamos porque nuestros niños pasan mucho tiempo con los videojuegos; en otros lugares, como Guatemala, deben enfrentarse a asuntos más dolorosos. No se quedó ahí el inspirado Barrondo. También declaró que “jamás nos despertó el sol. Cada día, lo fuimos a buscar. Y lo encontramos”.

La más sólida

En los últimos grandes campeonatos las rusas han sido una especie de plaga en algunas pruebas, como el 800. Aparecen, ganan, y desaparecen para seguir entrenándose en los complejos militares de su país, adonde los inspectores sanguíneos no pueden acceder. Caster Semenya, la más sólida ochocentista de los últimos años, tuvo que conformarse en Londres con la plata tras Maria Saminova, recientemente cazada. Que no fue una mala plata, todo hay que decirlo. Semenya corrió a lo Borzakovski, manteniéndose la última hasta los 250 metros finales, donde comenzó una portentosa remontada que la llevó a la segunda plaza. La sudafricana, una mujer muy deportiva, buscó a su rival para abrazarla tras la prueba.

La carrera de Semenya no ha sido fácil, como sabemos. Tuvo que aguantar desde su aparición en la élite, en el año 2009, las dudas acerca de su feminidad, como ya les ocurriera a otras, como Mutola, y en menor medida, Holmes. Sobre la sudafricana se dijeron y escribieron cosas humillantes. “¿Qué queréis, que os enseñe los genitales?”, espetó en una rueda de prensa, harta de las andanadas de los periodistas. Parece que ese asunto está calmado, y en Río se presenta como la gran favorita, después de un año de buenas marcas y un inédito triplete en los campeonatos de África: consiguió el oro en 1.500, 800 y 4×400.

¿Decadencia o limpieza?

Carl Lewis, el genial velocista y saltador, el de la dentadura perfecta, se queja de lo barato que resulta últimamente ganar las grandes competiciones de longitud. Es una voz cualificada: saltando 8,87 metros tuvo que conformarse con la plata en un mundial. Sus triunfos en JJ. OO. se produjeron con 8,54, 8,72, 8,67 y 8,50, entre Los Ángeles ’84 y Atlanta ’96. Después se venció con 8,55 (Pedroso, Sydney), 8,59 (Phillips, Atenas) y 8,34 (Saladino, Pekín). El último triunfo, el de Londres, lo consiguió Rutheford con 8,31. Del británico dijo Lewis que sus marcas eran patéticas, además de asegurar que el atletismo actual, en general, estaba muerto. Rutheford respondió estar muy orgulloso de su triunfo y no necesitar la validación del Hijo del viento. El inglés pelirrojo se presenta a los Juegos después de un año complicado por lesiones, que no le han impedido vencer en el europeo de Amsterdam. Aunque, para regocijo de sus detractores, con una discreta marca, 8,25.

Rutheford posa con su bandera tras ganar el oro

Rutheford posa con su bandera tras ganar el oro

Es la polémica de siempre: ¿a qué se debe que una prueba retroceda en las marcas? ¿Es bueno o malo? ¿Síntoma de decadencia… o de limpieza?

RELACIONADO

Óscar Monterreal

Doctor en Historia del Arte, profesor universitario, diplomado en Magisterio (Educación Física) y escritor.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.