Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Reflexiones sobre ‘Rugby & Values’, un proyecto de Patri García

13 Jul 2014 10:07
Preciosa fotografía de un oval en otoño

Preciosa fotografía de un oval en otoño | bradderz

Hay sensaciones que recuerdas durante mucho tiempo. En el transcurso de nuestras vidas hay hechos puntuales, quizás casuales, que marcan el curso de los acontecimientos de una forma que nunca deja de sorprenderme y siempre sigue entusiasmándome sobre vivir. Tenemos recuerdos de nuestra época de cachorrillos que tal vez parezcan arbitrarios, pero lo cierto es que los tenemos, los recordamos durante años y de mayores los conservaremos como tesoros. Han marcado nuestra identidad. Quizás en su momento nadie a nuestro alrededor imaginó que la simplicidad de esos actos desencadenara una huella tan profunda en nuestra memoria, pero así es.

Nos movemos por lo que sentimos. El rugby es una explosión de sensaciones

Hay momentos que marcan. Y lo esencial viene a ser que están atados a sensaciones muy fuertes. No sé si lo sabéis, si lo pensáis, pero nos movemos por lo que sentimos. Los que juegan al rugby lo saben. Nos preguntan mil veces por qué practicamos un deporte que nos marca la piel, nos hace golpearnos una y otra vez, nos lleva a nuestro límite. Y la respuesta no siempre es satisfactoria, porque es difícil explicar que, aunque sea cierto, nos movemos por lo que sentimos, y el rugby es una explosión de sensaciones.

Pero además son unas sensaciones muy bien manejadas, porque los principios que mueven los mecanismos de este deporte controlan el cauce por el que fluye eso que sentimos, de forma que a pesar de ser un juego con cierta carga de violencia (nosotros preferimos decir que «de contacto»), hay unas normas y, sobre todo, unos valores intrínsecos al rugby que domestican a la fiera que llevamos dentro y le enseñan a respetar, a apasionarse, a apoyar y a entusiasmarse.

El pasado 18 de junio de 2014, Patri García (jugadora de rugby) visitó Salamanca, junto con María Schlegel (atleta que practica salto de altura), para contarnos cosas muy interesantes. Casi todos los que acudimos a la charla ya conocíamos el rugby, pero el hecho de que nos presentaran unos valores que compartimos y practicamos día a día ayudó a reafirmarnos en lo que somos y en lo que el deporte puede llegar a representar para nosotros; a veces, una forma de vida. De todo lo que dijeron me quedo con una idea clave: el arte de hacer de un sueño una realidad está tan solo a un paso, que es tan grande como la cantidad de energía que tú quieras dar de ti mismo para que se cumpla.

Por primera vez desde hacía tiempo me dijeron que me atreviera a soñar lo más descarado que pudiera

Nada más empezar el día soñé. Por primera vez desde hacía tiempo me dijeron que me atreviera a soñar lo más descarado que pudiera. No os imagináis lo valiente que es pedirle a alguien como yo que se atreva a soñar lo imposible; me lo creo todo. Empecé a cargarme de energía y me di cuenta de que es cierto, la fuerza la llevamos dentro, solo necesitamos una chispa para prender la llama. Entonces bajamos al campo, y el entrenamiento desató un fuego. Toda la motivación que pudo crecer dentro de mí jugó a ser verdad con ejercicios que llevo años haciendo, pero en los que hasta este momento quizás había faltado algo. Solo un prisma diferencial. Primero céntrate en disfrutar; coge esa emoción y agárrala fuerte. Ahora piensa en tu objetivo, pero no sueltes el buen rollo que acabas de aprender a capturar. Mantenlo fuerte. Vuela hasta el infinito.

Aprender a creértelo. También me quedo con eso. A veces me canso de decírselo a mis compañeras, pero otras me desanimo y se me van las fuerzas y como pierda la ilusión… ahí sí que no quiero pensar qué va a pasar.

Nos olvidamos de pararnos a respirar, a vernos a los ojos (…) y a saber qué es realmente lo que queremos

Tengo en mente este día como un episodio de esos que despiertan un chispazo. Yo conocía todo esto, incluso se podría decir que lo tenía en mente, pero falló el enfoque. A veces esa perspectiva es lo que marca la diferencia entre seguir el movimiento de tu vida o marcar su ritmo. Recuperar la ilusión por lo que haces y pararte a pensar qué es realmente lo que quieres hacer. Hay veces que nos dejamos llevar por las expectativas de los demás, incluso por las expectativas que el mundo ha creado en nosotros, y nos olvidamos de pararnos a respirar, a vernos a los ojos, a conocernos a nosotros mismos y a saber qué es realmente lo que queremos. Y es que eso es lo más importante. No es solo qué dirección seguir, es saber si esa dirección es la que deseamos seguir desde nuestras entrañas; saber qué estamos dispuestos a dar a cambio. Eso sí, como sea la auténtica, que se agarre el mundo que aquí llegamos, con hambre de victorias y con la fuerza más enorme del universo, en camino de llegar hasta lo alto.


Etiqueta asignada a este artículo
PontevedraSalamancaGalicia

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies