Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
MUNDIAL DE LONDRES

Manual de cómo emocionar a un país

DESGRANAMOS LA SOBRESALIENTE ACTUACIÓN DE CUATRO ATLETAS SIN MIEDO
Horario y actuación española en el Mundial de Londres
Manual de cómo emocionar a un país
Óscar Husillos abraza a Samuel García tras finalizar el relevo | Uri Roura-WangConnection
12 Ago 2017 15:08

Simple. Muy simple.

Los ingredientes

  • Cuatro atletas sin miedo. Valientes, confiados de sus posiblidades. Que hayan disfrutado de una larga y exitosa temporada, y que acudan a un Mundial con una idea fija en su mente: hacer historia.
  • Un estadio lleno. Pongamos, por ejemplo, el Estadio Olímpico de Londres. Ése en el que cinco años atrás se disputaron unos históricos Juegos Olímpicos. Ése en el que no ha quedado una localidad vacía en ninguno de los ya nueve días de competición. Ése en el que el público, entendido, anima a todo atleta que lleve una firme intención en mente. Y ése en el que silba a tramposos.
  • Cuatro camisetas con sus respectivos dorsales. La Roja, a la que nuestros cuatro protagonistas deberán defender con orgullo. Con dorsales delante y detrás, para que nadie pierda de vista quién está compitiendo. España.
  • Y muy importante, un testigo. Éste tiene la responsabilidad de transmitir a los atletas que gana quien menos tiempo lo guarde entre sus manos, pero que deben cuidarlo como si de su hijo se tratara. Pase lo que pase, ese testigo no puede caer.

El procedimiento

Comencemos por dar un orden a esos cuatro atletas escogidos (que, en realidad son cinco, uno disponible –Alberto Gavaldá– por si las fuerzas de cualquier compañero se ven afectadas).

Pongamos, por ejemplo, que nuestro mejor cuatrocentista actual sale primero. Óscar Husillos le entregará el testigo a Lucas Bua, y este a su vez al más joven, Darwin Andrés Echeverry. El canario se lo pasará a su paisano Samuel García, quien cruzará la meta 400 metros más adelante.

Una vez tomada la decisión, se coloca al primer relevista en los tacos de salida. Recordemos, este es un manual para emocionar, para hacer historia. Así que, emulando la gran gesta de un tal Wayde van Niekerk en Río de Janeiro, el de Astudillo sale por la calle más externa, sin referencias delante suyo.

Situamos a un jamaicano en la calle inmediatamente anterior a la suya, e intentamos que le coja la compensación en los primeros 200 metros. Ahí tenemos el primer punto crítico del procedimiento: no podemos dejar que se escape. Y si Óscar remonta en los metros finales para entregar casi a la par de su rival, mejor que mejor.

Sugerencia: correr la primera posta por debajo de los 45 segundos. Probablemente por debajo del vigente récord de España de la prueba individual.

Óscar Husillos pelea con el jamaicano por entregar primero

Óscar Husillos pelea con el jamaicano por entregar primero | Uri Roura-WangConnection

Tras recoger el testigo y recorrer la primera curva, Lucas Bua afrontará el segundo punto crítico: la calle libre. Es importante destacar que para conseguir una transición suave, lo mejor, corriendo desde calles externas, es aprovechar toda la contrarecta para llegar a la calle uno.

Ahora bien, si por el rabillo del ojo uno se da cuenta de que los rivales de calles interiores parecen estarle ganando metros, es fundamental saber reaccionar y cruzarse a tiempo para evitar que el posible adelantamiento sea sencillo. Si el rival quiere pasar, que recorra más metros.

Llegados a la segunda curva de esta segunda posta en segunda posición, inmediatamente después de los líderes, a Bua sólo le queda un trabajo más. Apretar los dientes y pegarse al jamaicano de delante.

Lucas Bua persigue al jamaicano en plena recta final

Lucas Bua persigue al jamaicano en plena recta final | Uri Roura-WangConnection

Tercer momento delicado: la entrega del testigo al más joven de los integrantes del equipo, y el que peor marca (o, mejor dicho, menos buena) acredita.

Fundamental: añadir una pizca de actitud en ese preciso instante. Una actitud que haga no descolgarse del rival, sino pegarse a él y, si es posible, adelantarlo en una épica recta de meta. Además, distanciando al resto de contendientes.

Esto, probablemente requiera de este tercer “ingrediente” correr la mejor carrera de su vida. Aunque ello implique rebajar en prácticamente un segundo el tiempo que acredita este año, todo es poco comparado con el premio final.

Darwin Echeverry, en cabeza de las semifinales del relevo

Darwin Echeverry, en cabeza de las semifinales del relevo | Uri Roura-WangConnection

Tras la llegada a meta y entrega del testigo al último de los contendientes, éste –en este caso ‘Samu’– debe salir a por todas. Es importante que no mire atrás, pero hay que tener cuidado: no tiene referencias, y las ganas pueden hacer que la ilusión se desvanezca en cualquier momento.

Es por ello, que hay que situar en esta posta al más “veterano”. Al que más carreras lleva en alto nivel. Porque conoce la distancia, conoce sus fuerzas, y lo dará todo pese a no llegar en las mejores condiciones de salud.

Nota: aprecien las palabras de Samuel García en el vídeo cuando habla sobre “el palo”.

Cuarto y último punto comprometido: la recta de meta. Hay que mirar atrás y controlar. Todo depende de ese cuarto atleta y toda ventaja puede ser poca. Importante seguir remando hasta cruzar la recta de meta, olvidando fatigas y malos momentos.

Samuel García aprieta los dientes para dar a España la victoria y el pase a la final

Samuel García aprieta los dientes para dar a España la victoria y el pase a la final | Uri Roura-WangConnection

Sugerencia de presentación

Una vez terminada una carrera histórica, en la que por primera vez España ha ganado una semifinal de un Mundial en 4×400 pese a no haber batido el récord nacional, es importante presentar el hecho correctamente.

1º La presentación estética

Al cruzar la meta, se sugiere reunir a los cuatro compañeros y proceder a las felicitaciones. Abrazos, gritos, brazos en alto… todo ello colaborará en una mejor presentación final, además de liberar tensión y endorfinas.

2º Crear expectativas razonables: 

España ha tenido una actuación increíble, ha ganado su semifinal y ha logrado algo que nunca se había conseguido. Pero, aún así, acudirá a la final con la sexta mejor marca, pues los cinco primeros equipos de la segunda semifinal han realizado mejor tiempo que ellos.

El combinado español tiene mañana una carrera con visos de ser histórica, con un récord nacional en juego. Pero poco más han de demostrar ya estos cuatro súper hombres.

Corred. Disfrutad. Dadlo todo. Y, como hoy, levantadnos del asiento.

Créditos (los parciales):

  • Óscar Husillos: 44.7
  • Lucas Bua: 46.1
  • Darwin Echeverry: 45.2
  • Samuel García: 45.8

Los parciales son manuales, tomados por Juan Carlos Montoro a partir de las imágenes recibidas en vídeo. No hay parciales oficiales para el equipo español, más que los 45.64 finales de Samuel García.

La banda sonora:

Marc Masip

Física UB. Atleta del C.A. Gavà y entrenador en el mismo de categoría infantil. Gavá (Barcelona)


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies