Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Salida nula’

‘Salida nula’
11 Dic 2013 15:12

Jesús Monroy con uno de sus pupilos, Antonio

Jesús Monroy con uno de sus pupilos, Antonio | TWC

Hace algunos días que está haciendo mucho frío por la mañana, no es excusa para no entrenar… ¡¡y una leche!! es casi la mejor…

Si no que se lo pregunten a mi amigo Antonio, se ha tomado al pie de la letra eso de que «entrenamos para sentirnos felices» y salir con 3 grados bajo cero a las 07:00 de la mañana no le hace muy feliz. Así que, a la que puede, que es cuando no puedo yo, se asoma a la ventana de su habitación y se queda mirando una farola que hay iluminando la plaza donde vive, parece consultarle si hace frio…y afina la vista alrededor del haz de luz por si atisbara incluso unas gotillas de agua o más aún.. algún copo de nieve.

Ya le he dicho que como nieve, no hay calefacción central que le salve. Nadie debería perderse la experiencia de correr bajo la nieve y sobre ella, sentir el crujir bajo nuestros pies y los copos helados en la cara. ¡Eso es vida!

Personalmente creo que no hace falta entrenar en condiciones de temperaturas bajo cero o a horas imtespestivas para conseguir determinados objetivos, nosotros no lo hacemos por problemas de horarios, de hecho entrenamos luego por la tarde, independientemente de que hayamos salido por la mañana. Al final sacamos tiempo. Creo que nos va el rollo Rocky, como a otros les va el rollo Livestrong de Amstrong, de tan infausto recuerdo, y a otros el rollo Gladiator…, y porque considero también que no está de más incluir un par de entrenos a la semana en ayunas, sobre todo si la cena anterior ha sido ligera y temprano. Después de doce horas de ayuno, obligar al organismo a un esfuerzo continuado ayuda a que el combustible que tiene que utilizar sean las grasas almacenadas en el mismo, cuidando un poco lo que comemos a lo largo del día, acaba notándose en nuestro aspecto.

Antonio lo nota, está más delgado, se lo dicen los conocidos. Por eso, al tener menos grasa corporal tiene un poco más de frio, y eso le lleva a consultar por la mañana a la farola como Leónidas consultaba con los Éforos: ¿Hará frio? ¡No sé si ponerme los guantes!

Mientras espera la respuesta de ésta, ya se ha puesto las mallas y las zapatillas. Un último vistazo por si surgiere un repentino arrepentimiento y tras un par de segundos sale por la puerta, y aunque en ese momento no está muy contento, lo hace porque sabe, ya lo ha experimentado, que una hora, bajo una ducha bien caliente, se siente el hombre más feliz del mundo. Capaz de vencer la pereza, el frío y la distancia.

¡¡Feliz Navidad a todos, Familia Wang!!

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies