Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
OPINIÓN

Va Sergio Sánchez y la caga

Valores del deporte: Capítulo 9º
Va Sergio Sánchez y la caga
Llegada a meta de Sergio Sánchez en el Cross de Soria dedicándole una 'peineta' al público presente | ANOC
21 Nov 2016 21:11

En esta vida es inevitable hacer comparaciones. Aunque muchas veces son odiosas, una vez tras otra acabamos comparando a personas, circunstancias y hechos. Va con el genoma humano, al igual que los valores que se supone que adquirimos o desarrollamos.

Decía lo de los valores porque en mi ámbito personal y profesional a menudo sale la dichosa comparación entre la exhibición de valores que se puede contemplar en diferentes deportes. Los más recurrentes, en mi caso, suelen ser el fútbol y el atletismo. El fútbol porque es el “mejor” ejemplo, el más clarificador de cómo una masa ingente de personas va a un estadio a ver 90 minutos de deporte y acaba a puñetazos, navajazos, disparos, pegándole a la policía, a los jugadores. Está claro que es un ejemplo extremo, pero nada excepcional.

Escojo el atletismo por razones evidentes. Es el deporte que practicamos mis hijos y yo, que he “mamado” desde “chiquitillo” y que cada semana me da motivos en las competiciones para seguir amándolo. Lo hago por lo que veo en las pistas, en el circuitos de campo a través, en la ruta, en cada entrenamiento, en la televisión… hasta que llega Sergio Sánchez y la vuelve a cagar.

Yo soy de la opinión de que los atletas hablan poco, demasiado poco, de que les cuesta hacer ver su valor, sus cualidades más allá del rendimiento, que no se saben vender. Me da la impresión de que Sergio huye de todo eso y quiere hacer gala de que es un plus, de que es una rara avis de nuestro deporte. Está claro que en ocasiones lo ha demostrado… lo de ser una rara avis en el atletismo español, pues a veces ha dado muestra de unas prestaciones deportivas fuera de lo normal. Sí, sí, fuera de lo normal y de la norma. Menos mal que consiguieron pillarle dopado y al menos se despejaron ciertas dudas.

A Sergio le encanta hablar cuando quiere y de lo que quiere. Y cuando lo hace, pasa algo parecido a lo que ocurre cuando Gerard Piqué habla. Primero sube el pan y luego….

En este caso no lo ha hecho con un micro abierto ni en prensa ni en redes sociales. Lo ha hecho sobre la tierra, sobre un circuito de cross, el de Soria en el ejemplo que nos ocupa. Este domingo voló sobre Valonsadero, algo parecido a lo que ha había hecho en Atapuerca. Está pletórico el leonés. Incluso imagino que será seleccionado para el Europeo de cross de Chia. Lo primero que muchos pensarán es si está corriendo dopado.

¿A que sí? Lógico. Supongo que él estará muy controlado, por lo de sus antecedentes y demás. Sería de idiota doparse cuando tienes a los guardianes del bien tras tu pista. Sería de juzgado de guardia doparse cuando estás en el punto de mira de la prensa y la opinión pública. No sería el primero que lo habría hecho.

Sin embargo, más allá de todo eso está la imagen. Puedo entender que él esté molesto con mucha gente, con las instituciones, con la prensa, con el espíritu santo, con su desodorante… Pero hasta ahí.


Con ese gesto da la impresión de que Sergio sigue anclado en el pasado. Al hacer eso tan desagradable en un entorno deportivo pienso que aún no sabe que ya está en curso el euro, que la peseta quedó atrás el 31 de diciembre de 2001. Eso sobra, al igual que en muchas ocasiones han sobrado ciertos comentarios suyos en público.

Por supuesto que cada cual es libre de expresarse como estime oportuno, pero también está el respeto, esa cualidad que debería ser básica en las personas de bien. De todas formas, él olvidó qué es el respeto el mismo día que decidió empañar su carrera por primera vez. Y sigue en sus trece. Me consta qué él es consciente de lo que ha hecho mal y que a veces intenta poner remedio, pero también se comprueba que no puede.

Mucha gente alude al riesgo de doparse para los deportistas. De hecho, muchos de ellos ponen en riesgo su salud, su vida, por obtener mejores resultados. Ellos sabrán si les merece la pena. Eso, a mí, me importa bien poco en sus casos. Lo que sí tengo claro, y da la razón a los médicos, es que doparse tiene “graves” efectos colaterales.

En fin, Sergio, eso es caca… y hacer la peseta (la peineta al norte de Despeñaperros), también. Por favor, no conviertas nuestro deporte en lo que no es.

Artículos relacionados
Sergio Sánchez explica su ‘corte de manga’ en Soria

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Sergio SánchezValores del deporte

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.