Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Situación extrema para el rugby gallego y asturiano

06 Sep 2015 20:09
Melé entre el Getxo y el CRAT A Coruña

Melé entre el Getxo y el CRAT A Coruña | María Mentxaka-TheWangConnection

El rugby del norte de España ha hecho sonar las alarmas entre todos los seguidores del oval. Las ligas nacionales masculinas y femeninas podrían ver reducido su número de participantes por un problema económico, derivado del alto incremento del coste de inscripción que las federaciones gallegas y asturianas exigen a sus equipos para competir, tanto en competición nacional como regional. Este aumento viene provocado por la variación desproporcionada en el precio de los seguros obligatorios que tienen que soportar los equipos.

Para todo practicante deportivo debe existir un seguro médico, obligatorio por ley, antiguamente centralizado en la Mutualidad General Deportiva, ya desaparecida. En el caso del rugby, la alta siniestralidad (provocada por ser un deporte de contacto con más lesiones en comparación con otros) hace que las compañías del ramo no quieran asegurar dicho riesgo o, por el contrario, aumentar el precio y así no verse perjudicadas económicamente.

Pero, ¿por qué en Galicia y Asturias y no en el resto de España? La Federación Española de Rugby cedió la competencia del seguro a las distintas federaciones autonómicas. Cada una de ellas posee independencia para gestionar este gasto y contratar el seguro con aquella empresa que mejor oferta presente. A mayor número de fichas federativas, mejor propuesta puede ofrecer la aseguradora; de ahí la diferencia de inscripción entre los distintos equipos de España. Madrid, con 6.500 licencias, y Cataluña, «sin problemas» por varios motivos: ese mayor número de inscripciones, además de contar con centros propios de las aseguradoras (por lo que el precio se reduce); las demás -Galicia, por ejemplo, con 900 licencias- deben encontrar esa oferta que cuadre las cuentas.

Puesto en contacto con Alfredo López, presidente del CRAT A Coruña (equipo campeón de la División de Honor Femenina) y vicepresidente de la Federación Gallega de Rugby, nos comunica que actualmente poseen dos ofertas encima de la mesa: 530 € por jugador, de la aseguradora Mutua Sport, y 570 € por jugador, de Mapfre. Importes muy superiores a lo que pagaron el año pasado, 143 € por jugador. Para un equipo de 25 jugadores, el incremento anual podría rondar en líneas generales los 10.000 euros.

Los clubes no poseen pulmón económico para soportar tal variación y están buscando desesperadamente una oferta de una aseguradora más económica y así poder salir al verde. Desde los distintos organismos oficiales son conscientes del problema y trabajan contrarreloj para solucionar este frente abierto. En el caso de los chicos, su liga (la División de Honor B) comienza en dos semanas; en el caso de las chicas, la División de Honor Femenina, en enero de 2016.

¿Competición adulterada? Podríamos sacar esa conclusión si los equipos no compiten por una causa económica de dicha índole. El Consejo Superior de Deportes y la Federación Española de Rugby, como principales organismos oficiales, deben trabajar urgentemente para solucionar tal problema.

En la plataforma change.org han abierto una petición y así reunir el número máximo de firmas:

CARTA A Federación Española de Rugby y Federaciones Territoriales. Detengan la creación de nuevas fichas deportivas y pónganse de acuerdo para negociar en bloque con las aseguradoras un seguro médico deportivo justo y asequible.

Gexto vs. CRAT | María Mentxaka-TheWangConnection

Gexto vs. CRAT | María Mentxaka-TheWangConnection

1 comentario

Escribir un comentario
  1. De quijotes y rugby
    De quijotes y rugby 6 septiembre, 2015, 23:08

    Creo que lamza un mensaje erróneo diciendo que «el caso del rugby, la alta siniestralidad (provocada por ser un deporte de contacto con más lesiones en comparación con otros)» primero porque el rugby ni está considerado deporte de alto riesgo por las aseguradoras, ni tiene más números de partes que cualquier otro deporte. Y en segundo lugar, al decir que el rugby es un deporte de contacto falta a la verdadera esencia de este deporte. El rugby es un deporte de evasión.

    Habría que preguntar a las aseguradoras el coste real de los partes y que elimine la opacidad de sus cuentas , y quizás los rugbiers deberíamos plantear si todos los partes son adecuados.
    Un saludo
    Angel

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies