Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘S.O.S., me ahogo’

‘S.O.S., me ahogo’
05 Mar 2014 10:03

Pabellu00f3n Jorge Garbajosa tras finalizar la Copa

Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón tras finalizar la Copa

Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón tras finalizar la Copa | TWC

Espero y deseo no tener que seguir escuchando la desgarradora voz del baloncesto femenino pidiendo ayuda, ante el caminar lento y a contracorriente de los encargados de impedirlo.

Y es que el deporte femenino, en general, y el baloncesto, en particular, poco a poco se van hundiendo, mientras se esperan decisiones acertadas que contribuyan al fortalecimiento del mismo, neutralizando así su decadencia, mientras los clubes, jugadoras, técnicos y aficionados se empeñan una vez sí y otra también en insuflarle ese necesario oxígeno que les permita seguir con vida, esperando tan ansiadas decisiones que tardan en llegar.

Me resigno a pensar que lo que todos vemos no se percibe desde arriba, pero está claro que temporada tras temporada, la Liga Femenina se va debilitando, mientras la apatía y falta de miras van neutralizando el esfuerzo constante de los clubes para contagiar esa ilusión que transmite el baloncesto femenino, de la mano de sus jugadoras y aficionados, para que los posibles sponsors sigan apostando por un deporte necesitado del empuje institucional.

Lo dicen los entendidos, los implicados, los que apuestan con su dinero, con su ilusión, con su profesionalidad, los que siguen buscando construir un sueño: se necesitan competiciones más atractivas, Copas de la Reina con más participantes que motiven a esos equipos, que conscientes de sus limitaciones siguen creyendo en el corazón para dar la sorpresa, para pelear con los grandes…, ofreciendo a los aficionados, a las empresas que quieran apostar por ellos, un escaparate que rentabilice sus esfuerzos económicos, mostrando así ese atractivo que tiene el baloncesto femenino y que ahora sigue pasando desapercibido para muchos, limitándose a pequeños esbozos que no terminan de dibujar el potencial de este maravilloso deporte.

No se piden imposibles, ni probaduras, está demostrado que los formatos que antes eran exitosos, lo seguirán siendo, aun más en estos momentos, en los que se hace necesario anteponerse a que sigan desapareciendo clubes que apuestan por el baloncesto femenino, jugadoras que dejan incumplidos sus sueños por falta de apoyos, técnicos, aficionados que se quedarían huérfanos, lamentándose de que los encargados de tomar las decisiones no hayan estado a la altura de las circunstancias, garantizando además el trabajo de todos estos trabajadores (empleados de clubes, jugadoras, técnicos…) que pueden además quedarse sin trabajo.

El baloncesto femenino no es ajeno, el tema económico es muy importante para que siga vivo, así pues demos cobertura a que no se tambaleen los cimientos de esos numerosos sueños que los sustentan.

Eso por no hablar del atractivo que despliegan las competiciones en las que participan más equipos, que a buen seguro serán más llamativas y rentables para los empresas, publicidad, escaparates también para jugadoras y técnicos, que además permite a los aficionados vivir momentos deportivos disfrutando de sus equipos y jugadoras preferidas, en un ambiente que fortalece no solo al baloncesto femenino sino que ratifica que este deporte es un bien social, importante en los momentos que vivimos, en una sociedad necesitadas de valores que bien reflejan nuestros deportistas.

Y si estos no son argumentos suficientes, se hace necesario actuar ya, además, pensando egoístamente en que las jugadoras, sí esas jugadoras de las que estamos tan orgullosos y que representan a nuestro pais en las diferentes selecciones nacionales, no podrán seguir haciéndolo si nuestros clubes no reciben el apoyo que les permita seguir contribuyendo a que la marca España siga en lo más alto del panorama mundial. Así pues, escuchen al baloncesto femenino, el mañana depende del presente y por ahora el presente necesita de decisiones acertadas, consensuadas y con miras de futuro.

Es la única manera de que podamos seguir homenajeando y disfrutando con las gestas de grandes jugadoras, pioneras, históricas, actuales, y si seguimos construyendo, con futuras.

Son muchos los que lo vienen diciendo, los que alzan su voz. Un reflejo de ello es el presidente del reciente Campeón de la Copa de S.M. La Reina, Perfumerías Avenida, Jorge Recio Flemmich, que demanda que este Torneo vuelva a ser de ocho participantes, o el actual entrenador del Rivas Ecópolis  y ex-seleccionador nacional de la absoluta, José Ignacio Hernández, que reflexionó en esos términos, además de grandes jugadoras, que siempre que tienen oportunidad lo piden, como el caso, de María Asurmendi del CADI ICG Software, que cree necesario la vuelta a dicho formato.

Algo hay que hacer, las lamentaciones después no sirven para nada, reaccionemos, es el momento, hay mucho en juego, el baloncesto femenino se lo merece.

Seguramente, los encargados de tomar las decisiones, tienen y  pueden poner en marcha muchas ideas, que nos permitan seguir disfrutando, mientras el baloncesto femenino coge oxigeno para afrontar este duro camino por el que se está viendo obligado a caminar.

“Ellos sí saben de qué hablan, son la voz desgarradora de esta Liga Femenina que necesita ser reflotada ya y que lo pide a gritos”


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies