Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘The Answer’, para siempre en Philadelphia

‘The Answer’, para siempre en Philadelphia
04 Mar 2014 05:03

Allen Iverson con la mirada desafiante

Allen Iverson con su inseparable número 3 de los Sixers

Allen Iverson con su inseparable número 3 de los Sixers | facebook

Allen Ezail Iverson, mito viviente de la NBA, vio cómo su famosa camiseta con el número 3 era retirada del Wells Fargo Center de Philadelphia. No fue un base cualquiera, apenas pasaba del 1,80 y aún así se convirtió en uno de los mejores jugadores que la NBA ha dado en su historia. Número 1 del Draft de 1996, este jugador marcó una época que quizás pudo agrandar si no hubiera sido por su enloquecido comportamiento fuera de los terrenos de juego. 

Allen Iverson agradeció a toda la NBA y en especial a la franquicia de los Sixers, la ceremonia que le brindaron. Compartió con el público este premio, estando presentes su familia, compañeros de equipo y entrenadores. Su dorsal número 3 ya se encuentra junto a los de Moses Malone (2), Julius Erving (6), Maurice Cheeks (10), Wilt Chamberlain (13), Hal Greer (15), Billy Cunningham (32),  Bobby Jones (24), Charles Barkley (34) y el del speaker Dave Zinkoff.  

Momento de la ceremonia: 

Uno de los más grandes de la historia de la NBA, un mito para los seguidores del basket de habilidad, del estilo norteamericano gansta y, sobre todo, de los Philadelphia 76ers. ‘The Answer’ ya posee su camiseta retirada en el Wells Fargo Center de Philadelphia. Allen Iverson, uno de los mejores jugadores exteriores que jamás ha dado este deporte. El de Hampton, Virginia, procedente de la Universidad de Georgetown, donde tuvo como mentor al famoso coach John Thompson, de quien dijo que «me salvó la vida», puso fin a su carrera el pasado mes de octubre de 2013 a los 38 años. Iverson no disfrutó precisamente de un final de carrera memorable y gratificante, sobre todo en lo personal, ya que se vio involucrado en diferentes problemas que ensuciaron su imagen.

El ex de los del 76 de Filadelfia dejó la NBA definitivamente el 22 de febrero de 2010 debido a los problemas de salud de su hija Messiah, que tenía cuatro años. Fue entonces cuando el jugador decidió salir de Norteamérica y viajar a tierras turcas para jugar durante una temporada en el Besiktas Cola Turka, pero poco duró su andadura allí, ya que una lesión muscular en enero de 2011 le hizo volver a Estados Unidos. Tras varios intentos de vuelta a la NBA para poner a flote su maltrecha economía decidió definitivamente colgar las botas en octubre de 2013.

Una vida sumergida en problemas:

La vida no le fue nada fácil desde sus primeros pasos. Con tan sólo 17 años, se vio involucrado en una pelea en la que lanzó una silla a la cabeza de una mujer por lo que le condenaron a 15 años de prisión, pero el castigo se quedó con su estancia en un correccional. El gobernador del estado de Virginia le indultó tras pasar 4 meses encerrado por un delito del que el jugador se declaraba inocente con estas declaraciones: “¿Que estuve partiendo cabezas a la gente con sillas en una bolera en la que todos allí saben quién soy y pienso que no pasa nada? ¡Están locos! ¿Y qué clase de hombre sería para golpear a una mujer en la cabeza con una maldita silla? Podían haber dicho al menos que golpeé a algún maldito hombre”. Años más tarde fue detenido por posesión de drogas y armas por lo que tuvo que hacer trabajos para la comunidad y test de drogadicción cada mes.

The Answer también probó en el mundo del Hip Hop, en el que publicó varios trabajos con el seudónimo de Jewelz, algunos de ellos no llegaron a salir a la luz debido a la agresividad del contenido de sus letras contra los homosexuales y mujeres negras, como fue el del álbum 40 Bars, que grabó en el año 2000. David Stern fue el que se encargó de retirar estas rap lyrics del mercado.

Dos años después, el nativo de Hampton echó supuestamente a su esposa y madre de sus dos hijos, Tawana Turner, de su mansión. Ella fue a refugiarse a casa de su primo Shawn Bowman, lugar donde se presentó Allen y amenazó a ambos armado. Todos los cargos contra él fueron retirados por las contradicciones de los testigos.

Sufrió problemas con la adicción al juego y fue expulsado en varias ocasiones de casinos como el de Atlantic City por su comportamiento violento.

En 2005, tuvo una fuerte disputa con David Stern tras publicarse un código de vestimenta que prohibía a los jugadores acudir a los pabellones con ropa relacionada con la Cultura Hip-Hop. El jugador lo tachó de racista debido a que el baloncesto iba unido a este ‘movimiento’ para muchas personas.

Pero ahí no se quedó todo, disputas con árbitros y entrenadores hicieron que su comportamiento alcanzara la fama que tiene hoy en día, momento en el que el jugador se encuentra prácticamente en bancarrota. Allen Iverson ganó más de 140 millones de dólares como jugador de la NBA, pero hoy apenas queda rastro de esa cifra debido a sus problemas con el juego, malas inversiones, y todo el proceso de divorcio de su esposa que le han llevado a la quiebra y a formar parte de esa lista de jugadores que por no saber administrar su fama, han terminado dilapilando su fortuna y su vida.

Un estilo marcó una época:

Iverson fue uno de los representantes de las calles de Norteamérica en la NBA, sobre todo por su apariencia física, siempre tatuado, con trenzas, ropa ancha y su carácter representando a la cultura hip-hop de los yankees. Algunos, estrellas como Michael Jordan, a quien retó en memorable uno contra uno, decían de él que no sabía respetar el baloncesto, pero fuera así o no, el que fuera una de las estrellas de la historia del equipo del que es copropietario Will Smith consiguió convencer con su juego y su estilo a la liga y llegó a lo más alto, rompiendo caderas y tobillos y destrozando aros con su portentoso salto, aunque se quedó muy cerca de conseguir el anillo de campeón, convirtiéndose en otra de las leyendas que no posee tal galardón.

Pero se ganó el respeto de los amantes de este deporte y de muchos que aún lo practican. Un ejemplo de ello fueron las últimas declaraciones de Lebron James sobre él, en las que alabó al escolta por su autoconfianza  y confesó que estaba entre sus jugadores favoritos. Por detalles de este tipo, este «chico malo» merece formar parte del «Hall of Fame» como uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto norteamericano.

‘Rompiendo’ tobillos:

48 puntos ante Kobe en su primer partido de la final de la NBA 2001:

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies