Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Zancadas para el recuerdo

Tulu y las atletas africanas

Tulu y las atletas africanas
Derartu Tulu durante su participación en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 | INREALTIMEABAY.COM
07 Mar 2016 12:03

Los jóvenes de hoy en día… no me refiero a esos jóvenes que andan delinquiendo por las calles, sino a los aficionados al atletismo, que igual los hay. Aunque puede incluso que delincan como los otros. A lo que voy: esos nuevos aficionados se sorprenderán al saber que no siempre las atletas negras coparon los primeros puestos en el fondo, tanto en pista como en asfalto y tierra. Un dato curioso: hasta 1991 ninguna atleta africana ganó medalla en los mundiales de cross, que se venían celebrando desde 1973. Ahora lo ganan todo: 28 de 30 medallas en el último decenio (contamos como africana a la nacionalizada holandesa Kiplagat). Evidentemente, más que un milagro genético o biomecánico es un asunto social. Hasta finales del siglo XX las mujeres no accedían a una práctica deportiva continua en muchos países africanos. Ya sí, y por eso tenemos la suerte de disfrutar de atletas como las Dibaba, por poner el ejemplo más recurrente.

La pequeña de las Dibaba, Genzabe, celebra el récord de 1500 | IAAF Diamond League Mónca 2015

La pequeña de las Dibaba, Genzabe, celebra el récord de 1500 | IAAF Diamond League Mónca 2015

La primera atleta africana en colarse en el medallero mundial de campo a través fue una prima de las Dibaba, la etíope Derartu Tulu, una de las mejores fondistas de la historia. En aquel campeonato celebrado en Amberes, Tulu, con solo 19 años, se llevó la plata, tras la norteamericana Jennings. Aquel 1991 fue su presentación a alto nivel no solo en campo a través sino también en pista. Compitió en el mundial de Tokio, donde consiguió una meritoria 8ª plaza en el 10.000.

Liz McColgan, la vencedora del 10000 de Tokio

Liz McColgan, la vencedora del 10.000 de Tokio

 

Tulu no fue la primera africana en ganar el oro mundial en campo a través, se le adelantó la keniata Hellen Chepngego (1994). Pero nuestra protagonista se resarciría, sin embargo, lográndolo en 1995, 1997 y 2000. A pesar de su gran palmarés en el cross y sus buenos resultados en ruta, de los que hablaremos enseguida, a Tulu se la recuerda más por sus logros en pista, especialmente por su asombrosa prestación en los juegos olímpicos, en la prueba de 10000, donde llegó más lejos que nadie.

Derartu Tulu en los Juegos Olímpicos

tulu-juegos-olimpicos

Aquí mostramos su magnífica victoria en Sydney, con una vuelta final impresionante (60.26) y récord olímpico (30:17.49):

¿Se puede añadir algo más a estos datos? Sí. Ganó también medallas en la misma prueba en los mundiales (plata en Goteborg ‘95, oro en Edmonton, ‘01). En cuanto al asfalto, en maratón, aunque no consiguió medallas en campeonatos internacionales, tuvo prestaciones excelentes, destacando su 4º puesto en el mundial de Helsinki ’05 y su victoria en los maratones de Londres, Tokio y Nueva York.

Tulu atiende a Radcliffe tras triunfar en Nueva York

Tulu atiende a Radcliffe tras triunfar en Nueva York

Volvamos al principio del artículo. No a lo de nuestros jóvenes y su afición al delito, sino a aquello de la incorporación de la mujer africana a la práctica deportiva. ¿Qué ocurre en países tradicionalmente machistas, como Kenia y Etiopía, cuando es la mujer y no el hombre la que lleva el sustento a casa? Eso ahora sucede en muchos hogares donde ella es atleta de primer nivel y consigue buenos premios monetarios en competiciones en Europa, principalmente. ¿Qué ocurre si no está dispuesta a que se perpetúe la tradición patriarcal en las estructuras familiares, si desea una alteración de roles? Necesita, ciertamente, un punto de rebeldía, porque en muchos casos, a pesar de ser ella la que gana el dinero, el marido sigue queriendo decidir qué hacer con él porque lo considera natural. Pero la situación está cambiando. No solo porque sea ella la que sostiene económicamente el hogar, sino porque asimilan nuevos modos y actitudes que conocen en sus viajes por Europa, donde el papel de la mujer es completamente distinto al de la africana tradicional. Esos nuevos usos les abren los ojos. También ayuda la contaminación de los turistas deportivos en sus zonas de origen, algo tan frecuente ahora en lugares como Iten, en Kenia. Los atletas extranjeros introducen nuevas formas que permean en el entorno y alteran las relaciones tradicionales entre hombres y mujeres.

Todo ello, ya lo advierto, es algo mucho más complejo que lo que puedo explicar en un pequeño artículo. Si quieren informarse sobre un asunto tan interesante háganlo, además de viajando, a través del documental 1:05:12. Una carrera de fondo, dirigido por Rubén San Bruno y Javier Triana. Aquí les dejo el tráiler, donde además encontrarán alguna pista sobre a qué dedica ahora su tiempo Haile Gebrselassie:

Artículos relacionados
ESPECIAL | 'Zancadas para el recuerdo', por Óscar Monterreal

Óscar Monterreal

Doctor en Historia del Arte, profesor universitario, diplomado en Magisterio (Educación Física) y escritor.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.