Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Atletismo

Un ranking inaccesible

12 Ago 2014 02:08
Final del Mundial Helsinki 1983 con Marita Koch por delante de una joven Merlene Ottey

Final de los 200m del Mundial Helsinki 1983 con Marita Koch por delante de una joven Merlene Ottey

Gracias a José Luis Hernández, estadístico de la Real Federación Española de Atletismo y al jefe de prensa de la entidad federativa, Gerardo Cebrián, sigo recibiendo puntualmente información sobre el mundo del atletismo.

Coincidiendo con el Campeonato de Europa de Zúrich, han llegado a mi poder las estadísticas que, otro crack de recopilar datos, Ken Nakamura, ha facilitado a los medios para que podamos seguir evaluando hacia dónde va el atletismo,…si en alguna prueba se nota la mejora o si por el contrario, otra u otras, se han quedado ancladas en el pasado,…que si esta marca nos retrotrae a una época gloriosa de tal o cual especialidad…

Cualquier deporte se alimenta de las hazañas de sus protagonistas y el atletismo no es una excepción

No quiero convertir en esta reflexión en un juicio paralelo al atletismo pero sí me gustaría que alguien pudiera, alguna vez, dar una solución. El deporte, cualquier deporte, se alimenta de las hazañas que consiguen sus protagonistas y el atletismo no es una excepción, sino un fiel reflejo. Todo lo que se consigue en la pista y fuera de ella está cuantificado, ya sea en metros, centímetros, segundos y/o minutos. Medidas que certifican la calidad del atleta y su acceso a las listas de los mejores.

La atleta checoslovaca Jarmila Kratochvilova

La atleta checoslovaca Jarmila Kratochvilova

Esa realidad indiscutible me deja siempre un poso de tristeza cuando campeonato tras campeonato, compruebo como hay pruebas ancladas en el pasado porque nadie ha conseguido ni acercarse ni superar esos registros. Marita Koch, Jarmila Kratochvilova, Olga Bryzgina, Heike Drachsler, Yordanka Donkova, Fatima Whitbread, Petra Felke, Werner Günthör, Janis Lusis, Uwe Hohn, Yuriy Sedykh, Diana Gansky, Vita Pavlysh, Jack Buckner, Martii Vainio, Olga Mineyeva, Olaf Beyer… son algunos de los nombres que 30 años después siguen dominando los rankings de los europeos y, en algunos casos, hasta del mundo.

Todos tenemos la sospecha que aquella época de los 80 fue especialmente turbia para el deporte

Repito, no quiero hacer un juicio paralelo al atletismo de los años 80; mejor dicho, al deporte de los años 80, porque no me corresponde. Ya cuando estábamos a punto de pasar al siglo XXI, en alguno que otra ocasión, pedí que se aprovechara esa fecha para que de alguna forma se pusiera el contador de los récords a cero. Todos tenemos la sospecha que aquella época de los 80 fue especialmente turbia para el deporte. Una vez cayó el “telón de acero” salieron a la luz historias relacionadas con los métodos utilizados para mejorar las prestaciones de deportistas. Reconozco que piso una línea tan fina que cualquier pensamiento mal expresado me puede llevar a ser criticado por el lector, pero como os decía es una reflexión que siempre me he hecho. La presunción de inocencia, que tan pocas veces se le ha concedido al atleta y sí a otros deportistas con más tirón mediático, ha de estar siempre presente más allá de las sospechas

El atletismo ha perdido poder de convocatoria entre los medios; es una realidad, y para recuperarlo hay que encontrar soluciones

El deportista necesita motivación para cumplir sus objetivos; por supuesto que en cualquier campeonato lo importante es ganar medallas, más que la marca en cuestión, pero mirar algunos rankings europeos y mundiales y saber que esas marcas son prácticamente imposibles de mejorar, debe generar un sentimiento frustrante por no decir de impotencia. Cualquier espectáculo deportivo se alimenta de hazañas, de récords; pero el atletismo sigue teniendo ese obstáculo, el del ranking condicionado por las circunstancias en las que se consiguieron esas marcas. El atletismo ha perdido poder de convocatoria entre los medios; es una realidad, y para recuperarlo hay que encontrar soluciones. Esta, como siempre digo, no es más que una opinión. Se nos escapó el final del siglo XX sin hacer la revolución y ahora, ese tren ya no lo veremos pasar. 

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies