Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Una dinastía de leyenda

Una dinastía de leyenda
11 Dic 2013 12:12

Kareem Abdul Jabbar, Shaquille O’Neal y George Mikan | sportsillustrated

Con la vuelta de Kobe Bryant a las canchas, su nombre vuelve a ser portada de infinidad de revistas y medios periodísticos, ya que puede que esta sea una de las últimas temporadas del jugador de los Lakers en activo y todo el mundo está pendiente de él.

Kobe es querido por muchos y muy odiado por otros tantos, pero lo que sí tenemos que tener claro es que Bryant es y será leyenda viva de la NBA. El escolta del equipo angelino quiere batir más récords de los que ya posee y no se conforma con haber conseguido cinco anillos, él quiere conseguir el sexto y así poder igualar la marca de su majestad Michael Jordan. Su espíritu ganador, competitivo y luchador le han llevado a superar una dura lesión, y en estos momentos vuelve a estar disponible en la alineación de Mike D’Antoni. Es un placer volver a tenerle entre los mejores y poder disfrutar de su juego con los Lakers, que ahora más que nunca necesitan su ayuda, ya que su situación en la clasificación no se corresponde con su historia.

Pero esta semana no hemos venido a hablaros de Kobe Bryant de nuevo, porque ya lo hicimos hace escasos días y tampoco queremos ser repetitivos. En esta ocasión hemos hecho mención a Kobe porque precisamente vamos a hablar de su equipo, del equipo en el que lleva toda su carrera como jugador profesional de la NBA, Los Angeles Lakers.

Los Lakers, en su casi medio siglo de existencia han vivido en diferentes ciudades, dos para ser precisos, una es la que todos conocéis (Los Ángeles), y la otra es Minneapolis. Dos ciudades completamente distintas y que han visto al equipo en etapas de gloria, pero también de frustración. Desde 1947 que comenzaron su andadura en Minneapolis, formaron alrededor de George Mikan (que fue la primera gran estrella de la NBA con sus 2,08 m de altura) la pionera gran dinastía de campeones de la NBA a la que siguieron varias temporadas negativas que culminaron con su traslado a la ciudad de Los Angeles. En 1960 comenzaron su nueva andadura en la que es ahora la ciudad californiana. Los Lakers fueron el primer equipo de la NBA en establecerse en la Costa Oeste donde padecieron una larga serie de humillaciones por parte de Boston (el equipo con más títulos de la NBA) que terminó en 1972. Tras esto, en los albores de los ochenta llegó Magic para, junto a Kareem Abdul Jabbar, Pat Riley y una larga serie de estrellas secundarias, crear el «showtime» y convertir a este equipo en el más admirado del mundo.

Su actual cancha de juego es el conocido y lujoso Staples Center, pero cuando llegaron a Los Ángeles en los 60 de la mano de Bob Scort, el equipo jugaba sus partidos en el Memorial Sports Arena, pero el mítico estadio de este equipo y el cuál le vio triunfar en sus años de gloria fue el Great Western Forum, más conocido como «The Forum», pabellón que se inauguró en 1967 con un partido de hóckey sobre hielo entre los Flyers y los locales Kings. Al día siguiente, los Lakers disputaban allí su primer encuentro frente a los Rockets, el cual ganaron por 149-118. En 1979, Jerry Buss, el que fue dueño de la franquicia hasta su muerte este año 2013, compró el pabellón, el equipo de baloncesto y el de hockey (los Kings). El pabellón tenía una capacidad de unos 18.000 espectadores y era uno de los recintos más prestigiosos del mundo. Allí ha peleado Muhammad Ali, fue escenario de los torneos de basket en los Juegos Olímpicos de 1984 donde España consiguió una brillante medalla de plata, y Wayne Gretzky, el mejor jugador de la historia de la NHL, se hinchó a anotar en su superficie helada. Además, en esta cancha los Lakers rompieron su maldición consiguiendo dos títulos consecutivos (1987-1988), pero de lo que podía presumir este pabellón especialmente, era de cobijar a las estrellas de Hollywood en cada partido, algo que heredó el Staples Center, tras su construcción en 1999. Se dice que Los Lakers son el equipo más laureado por las estrellas del espectáculo y por su situación geográfica, aunque debido a sus malos números de los últimos años, hemos podido ver a las estrellas mediáticas americanas en otros pabellones siguiendo a sus nuevos equipos como los Heat, Knicks, Celtics, Bulls, Spurs o Thunder.

Este pabellón contaba con un gran número de dorsales de camisetas retiradas en su techo como eran las de Jerry West (número 44), Elgin Baylor (22),Gail Goodrich (25), Jamaal Wilkes (52), Wilt Chamberlain (13), Kareem Abdul Jabbar (33), Magic Johnson (32), James Worthy (42). En la época del Staples, la única camiseta que se ha retirado ha sido la de Shaquille O’Neal (34). Kobe Bryant será el siguiente con total seguridad. Lo que llama bastante la atención en la retirada de los dorsales de esta franquicia es la ausencia de la camiseta que lució George Mikan (99), que también debería estar colgada del techo del pabellón, pero la reglamentación actual de la NBA prohíbe llevar ese número y además los actuales Lakers se empeñan en considerar su etapa en Minneapolis como cosa del pasado y nunca han reparado en la circunstancia de homenajear a su primera estrella.

A todos nos suena que el mejor equipo de la historia de estos Lakers y uno de las mejores plantillas de baloncesto de la historia fue aquel en el que jugaban Magic Johnson y Kareem Abdul Jabbar. Pero algunos viejos aficionados a este deporte afirman que el mejor equipo de los Lakers fue, remontando un poco atrás, aquel en el que jugaron Gail Goodrich, Jerry West, Wilt Chamberlain, Jim McMilliam y Pat Riley. Escuadra que tenía como entrenador a Bill Sherman, era la temporada 71-71 y en la que esta franquicia protagonizó un paseo triunfal: terminaron la primera fase con 69 victorias y 13 derrotas y ganaron el título cediendo tan sólo tres partidos en playoffs. En aquella temporada los Lakers dejaron establecidos varios récords que aún perduran y por encima de todos ellos el de triunfos consecutivos, nada menos que 33 partidos. Una cifra a la que tan sólo se han acercado la temporada pasada los Heat de Miami de Lebron, Wade y Bosh que consiguieron 27.

La cuesta abajo de un equipo en transición culminó en 1975 con la peor clasificación de su historia, último en su división. Fue entonces cuando se buscó un jugador revulsivo (Kareem Abdul Jabbar), que regresaba a los Lakers tras seis temporadas en Milwaukee Bucks. Pero con un sólo hombre no se puede ganar un campeonato, y los Lakers no consiguieron ni llegar a los playoffs. Con la llegada del nuevo dueño del equipo (Jerry Buss en 1979), el equipo dio un giro, ya que consiguió al que fue número uno del draft, un tal Earving Jonhson que revolucionó el equipo y se ganó el apodo de «Magic». Con él, el equipo volvió a tener sus años de gloria y el Forum se llenaba noche tras noche para ver el basket más espectacular que se había visto hasta la llegada de los Bulls de Jordan. Eran los conocidos años dorados del «showtime» que terminaron en el 88, año en el que Magic Johnson levantó su último título, esta etapa final de triunfos la supo utilizar perfectamente un joven David Stern para internacionalizar el producto NBA y convertir partidos de leyenda los disputados entre Lakers, Celtics, Rockets, Bulls, Sixers, …, con estrellas como Magic, Jabbar, Hakeem Olajuwon, Larry Bird, Michael Jordan o Dr. J, entre otros. Estos enfrentamientos quedarán en la memoria de todos los aficionados a este deporte y son leyenda viva para las generaciones actuales y las venideras.

Tras estos años, los Lakers no volvieron a resurgir de sus cenizas hasta la temporada 1999-2000, año en el que daba comienzo la nueva era de los Lakers. El equipo contrató a Phil Jackson y los Lakers con un jovencísimo Kobe Bryant que acababa de llegar a la liga y con Shaquille O’Neal como consolidado pívot de la liga consiguieron en el año de inauguración del actual Staples Center el primer anillo desde 1988. Tras este, llegaron otros dos consecutivos que harían conseguir los tres (Three-peat) y eran el mejor equipo de la NBA con una de las mejores plantillas de la liga. Shaq por aquel entonces era el pívot con mayor dominio bajo los aros y pocos jugadores eran capaces de pararle. Esta época de triunfos terminó con la marcha de O’Neal a Miami Heat, tras los roces y problemas personales con Kobe Bryant.

El equipo no volvió a ganar el anillo hasta la temporada 2008-2009, temporada en la que ya contaban con Pau Gasol y en la que Kobe Bryant empezó a ser prácticamente imparable. Este dúo le dio a los Lakers dos anillos consecutivos hasta la temporada 2009-2010, en la que volvieron a hundirse hasta día de hoy, donde son un equipo con pocas opciones a conseguir el anillo de campeón. Esto puede cambiar, pero este año será difícil ya que Kobe no está al 100% debido a su lesión y el equipo no tiene una plantilla que esté al nivel de los grandes franquicias actuales como Miami, San Antonio, Portland, Indiana o los Thunder.

Aún así, todos sabemos que los Lakers volverán a resurgir de sus cenizas para volver a ser el mejor equipo de la NBA como lo han sido en varias e interminables ocasiones en la historia de la NBA. Es una franquicia de leyenda y destinada a conseguir títulos. Estamos viviendo una mala época del equipo pero, ¿quién sabe? ¿y si con la vuelta de Kobe el equipo consigue el anillo? La cosa está muy difícil, pero no imposible y si así lo hicieran romperían todo pronóstico, pero como sabéis, en esta gran liga puede pasar de todo y con Kobe Bryant hambriento de igualar el récord de seis anillos conseguidos de Michael Jordan, más aún.

 


Etiqueta asignada a este artículo
Los Angeles Lakers

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies