Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Una final con ‘muchos Reyes’

21 Sep 2015 09:09

Aunque parezca poco idóneo comenzar una nota sobre baloncesto con alguien del mundo del fútbol, me viene a la mente un cabreo de Jorge Valdano con un periodista en el que sentenciaba «de carne al carnicero, de pan al panadero y de fútbol, a mí…». Y de basket, a España: ellas, subcampeonas del mundo, y ellos acaban de entonar ese alirón tan nuestro, cuya letra es una sola palabra pero que quiere decir tantas cosas: «BA-LON-CES-TO«.

La afición que le ha tomado España a ganar medallas en europeos como quien pide café con churros recuerda la época en que Indurain ganaba Tours con menos pulsaciones que las que teníamos nosotros en el sofá, y el reinado, aún vigente, de Nadal también en París. Una sana costumbre que más allá del vacío que dejará cuando todo termine aviva con cada éxito el debate sobre quién es el mejor, el ciclista, el tenista, o Pau. Hoy ha sido el mallorquín quien ha aplaudido al mejor jugador del Eurobasket, y aunque Siro López, alentado por tan histórico momento, vaticinaba una gran ovación para Pau lo cierto es que sólo faltó Indurain para que, viendo los destrozos hechos a los franceses, hubieran tenido que salir todos corriendo de allí.

Al partido le faltó no un rival digno, pero sí uno de esos a los que da más alegría ganar; ¿con quién te metes si ganas a los lituanos? Estos muchachos ya nos caían bien desde el día que dejaron fuera a Serbia y a su dios Teodosic, el mismo que sentimos acariciar el oro. ¿Sin sobresaltos? Pues hombre, no; esperaba encontrar un rey en esta final, pero no este:

Tormund, el rey de los salvajes | Juego de Tronos

Tormund, el rey de los salvajes | Juego de Tronos

Antanas Kavaliauskas, jugador lituano | FIBAEurope

Antanas Kavaliauskas, jugador lituano | FIBAEurope

Y cuando casi me había convencido de que Juego de Tronos no existe, va Rudy y se la pega contra un gigante de verde; un trompazo que le ha dolido a toda España, sabiendo cómo «andaba» el madridista antes del lance, y viendo cómo andaba después. A Dios gracias que el bueno de Rudy parecía estar bien y feliz en la celebración.

Concluida la final, lo primero que hemos celebrado es ver dos de los nuestros en el cinco ideal, Pau y el ‘Chacho’ Rodríguez, quien ha dejado grabada en este torneo la palabra magia; todos han dejado algo escrito: Mirotic, fortaleza, Claver, «hola, aquí estoy yo también» y sobre todo Gasol, que ha dejado inmortalizada su raza, y su creencia en que se podía. Siempre se pudo, él lo sabía y se lo dijo a los demás. Y los demás le creyeron. Y esta victoria es de Pau no sólo por su aportación en la pista sino también por su contribución fuera de ella, alumbrando a sus compañeros un camino por momentos oscuro, ensombrecido más aún por la falta de fe que entraba por la ventana de los entrenamientos.

Y luego el himno, el rey, y el monarca. Sí, es un poco raro, pero un monarca llamado Felipe y que además se apellida Reyes ha saludado al Rey Felipe y casi provocan una super paradoja de esas que destruían el Universo en Regreso el Futuro; sin embargo hemos metido el micro y no hablaban de esa peli, sino de una llamada El curioso caso de Benjamin Batton. ¿Qué tendrá que ver eso con Felipe Reyes?

Tomás García

Diplomado en Magisterio, AA Salesiano.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies