Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ENTREVISTA

Una historia de superación: David de Blas

“La vida es dura, pero hay que intentar luchar y seguir hasta el final”
Una historia de superación: David de Blas
David de Blas, en el Cto. de España Absoluto Indoor 2018 en Valencia | WangConnection
Mediofondista del Playas de Castellón y estudiante de Psicología en la UCM
12 Abr 2018 23:04

Todo comenzó cuando David tenía siete años. Como casi todos los niños de su edad, David participó en su primer cross del colegio, donde, dando una sorpresa, ganó de una forma clara e incontestable. Este fue su flechazo hacia ese deporte. Fue entonces cuando decidió apuntarse a atletismo. De sus años entrenando en Alcobendas recuerda: “Me apunté allí porque había muchos niños. Entonces mi padre me llevaba a entrenar todos los días y así se quedaba a verme. Pasaba tantas horas que incluso le dio tiempo a escribir un libro de sintaxis –Práctica de análisis sintáctico– que más tarde publicó”.

Fue ahí donde se estrechó un gran vínculo entre padre-hijo, el deporte les unió aún más. “Mi padre no era de los que presionaba o se obsesionaba con que ganara, sino que disfrutaba del mero hecho de verme correr y viendo cómo me divertía yo haciéndolo.”

David creció como atleta junto al apoyo de su padre y decidió comenzar una nueva etapa deportiva bajo las órdenes de Berni, en el CAR de Madrid. Pero apenas unas semanas después del comienzo de temporada sucedió algo que le cambió la vida. El 12 de septiembre ingresaron a su padre. “En ese momento no eres del todo consciente de lo que ocurre. Por la noche te acuestas como si nada y al día siguiente todo ha cambiado radicalmente.” Allí recibió noticias que no esperaba.

David se abraza a su padre | Leo Alonso

“Es entonces cuando le restas importancia a todo lo demás y ves que lo verdaderamente valioso está en casa. Vas de lado a lado y no valoras lo que tienes. Con este tipo de cosas descubres que lo principal no es hacer una marca o conseguir un puesto en un campeonato, sino cuidar de los tuyos”, afirma. Y por un momento pensó en dejarlo. “A nivel anímico no podía seguir entrenando. Sin embargo mi hermana y mi madre no me dejaron. Era mi sueño, lo que me gustaba y lo que se me daba bien, lo tenía que hacer por él. Tenía que seguir.” Y siguió.

Sin embargo la rutina era dura. A pesar de tener que ir a clase y querer pasar el mayor tiempo posible con su padre, las dos horas de entrenamiento no se las quitaba nadie. “Entrenar me desfogaba, me ayudaba a desconectar, a dedicarme un rato a mí mismo, aunque llegara al final del día reventado y al día siguiente tuviera que volver a levantarme para comenzar otro día…”.

Pese a todo, David era uno más entrenando. “Por un lado estaba cansadísimo, pero por otro veía que aguantaba, así que aprovechaba ese rato de desconexión. Además mi hermana y mi madre me cubrían en esas horas de entrenamiento. Ahora pienso en todo lo que han hecho por mí.”

Para David correr era un desafío, especialmente en las épocas de recaídas. “Una noche me puse a reflexionar. Empecé a pensar en todo lo que hacía por entrenar y pensé: ¿Por qué no conseguir una medalla por mi padre? ¿Por qué no hacer algo grande por él?” Por lo que, con un sueño en mente, David se puso manos a la obra para poder dedicarle un cajón en el pódium del Campeonato de Pista Cubierta, que se celebraba en Madrid.

No obstante las cosas se torcieron y el jueves previo al Campeonato su padre sufrió una recaída. “Me planteé si correr o no. Por un lado, quería correr porque se lo debía a mi entrenador y a él mismo, pero por otro sabía que no estaba en las mejores condiciones para hacerlo.” Pese a todo compitió, era en Madrid y no tenía que desplazarse. “Después de todo llegó la cubierta y lo hice mal y, claro, se me quedó la espinita.” Por lo que decidió cerrar esa etapa y trabajar para el verano.

David de Blas

David de Blas, en el Cto. de España Indoor Promesa de Salamanca | WangConnection

Afortunadamente los siguientes meses fueron tranquilos y pudo entrenar bien. Así en el Campeonato de España de Aire Libre se le presentó de nuevo su gran oportunidad para dedicarle esa medalla que tanto ansiaba. “Después de un año tan duro pensé: ¿Por qué no? Diez meses atrás pensaba en dejarlo pero una vez pasada la semifinal sabía que tenía que ir a por ello.” Por lo que salió a disfrutar, a saborear esa final sin pensar en otra cosa. “Mi padre estaba en la grada viéndome junto a mi hermana y mi madre. Había hecho un esfuerzo muy grande para estar allí conmigo”.

A falta de trescientos metros su amigo Pablo Valladares dio el primer cambio y se despegó del grupo, David tenía que reaccionar. “A falta de 200 tienes que estar bien colocado, si no poco hay que hacer. Llegábamos 4-5 atletas en paralelo a la curva pero eché el resto para meterme segundo.” Llegando a meta le pasó un atleta pero lo había conseguido, ¡Era tercero! “En cuanto llegué el cuerpo se me puso con la piel de gallina, me temblaba todo. Mi reacción fue irme a la grada a por mi padre. Lo había cumplido y él lo había visto. Lloré como un enano.” Por eso, si le preguntas, David te dirá que ese fue su mejor momento deportivo.

Porque puede que nos encante esto de correr, pero en la vida hay pilares más importantes. Por eso debemos aprender a valorar lo que tenemos, afrontar cada obstáculo que la vida nos presenta y no verlo como una situación de la que no podemos salir. “La vida es dura, pero hay que intentar luchar y seguir hasta el final”, nos recuerda David de Blas, hijo de un gran luchador.

David de Blas, junto a su padre y Pablo Valladares, en Torrent

David de Blas, junto a su padre y Pablo Valladares, en Torrent donde consiguió el bronce | Cedida

Miriam Costa

Mediofondista del Playas de Castellón y estudiante de Psicología en la UCM


Etiqueta asignada a este artículo
David de Blas

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.