Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Atletismo

Adel Mechaal: «Continuará…»

El mediofondista cuenta cómo ha pasado las últimas semanas
Adel Mechaal: «Continuará…»
Adel Mechaal en pleno esfuerzo | Daniel Meumann-WangConnection
30 Ago 2016 18:08

Después de estar en el centro de la polémica por supuestos «problemas administrativos» -tres ausencias en controles antidopaje- que explicó en Río de Janeiro, el mediofondista Adel Mechaal ha decidido contar cómo vivió unos días en los el atletismo quedó en un segundo plano. Procedemos a reproducir su comunicado.

CITIUS, ALTIUS, FORTIUS

Queridos/as amigos, seguidores y periodistas.

Todo empieza en Huelva, al realizar la mínima para los JJOO de Rio, sigue la historia en Barcelona consiguiendo una mínima más para Brasil, desde entonces, tomé parte en carrera en varias pruebas (campeonato de Europa, de España, mitin de Heusden…) los resultados, algunos fueron los esperados y otros no tanto, pero, siempre con la satisfacción personal de haber luchado y peleado hasta el final, dando en todo momento lo mejor de mí.

Antes y después de cada éxito o fracaso, he recibido la llamada de varios periodistas, la cual he rechazado por no crear polémica sobre temas políticos y patrios, ya que no todos ellos, pero si una mayoría, quieren tener la repercusión mediática entorno al tema del proceso de independencia de Cataluña y el orgullo o no, de mi representación de la camiseta española, quería asistir a Rio concentrado y no verme envuelto en polémicas.

Es por ello, que rechacé todas las llamadas y todas las entrevistas por no crear más odio hacia mi persona, por no tener que leer mensajes irrespetuosos, insultos, idioteces y sin sentidos.

Todas las veces que he vestido la camiseta de la selección española, y he representado a nuestro país, me ha llenado de Orgullo y satisfacción, he luchado como un guerrero bravo por mi gloria y por la de todos a los que represento, el cual este año he logrado 3 preseas para España, 2 veces he visto ondear nuestra bandera en el mástil, y una vez he logrado que sonara nuestro himno.

He vivido toda mi vida en Cataluña, he crecido, educado, formado y he trabajado en Cataluña, hablo, leo, pienso y sueño en catalán. Y siento una estima enorme por Cataluña.

Según Ramiro de Maeztu, la patria es el suelo que habitamos y no donde nacemos. Y mi suelo y patria es España!!!

Quiero zanjar este tema, crean lo que yo os digo y no lo que leéis en algunos medios que no buscan otra cosa que generar polémica.

«La patria es espíritu. Ello dice que, el ser de la patria se funda en un valor o en una acumulación de valores, con los que se enlaza a los hijos de un territorio en el suelo que habitan.»
Ramiro de Maeztu (1875-1936) Escritor español.

Voy a acabar esta primera parte, dirigiéndome a los periodistas, queréis hacer vuestro trabajo, yo quiero colaborar en dar repercusión a mi deporte. Ser profesionales e informar con rigor, y tendréis mi colaboración.

MI EXPERIENCIA EN LOS JJOO Y MI ACTUACIÓN

Cuando el mayor espectáculo se vuelve en pesadilla. Cuando estas en el mayor evento deportivo del planeta y no eres feliz. Lograr uno de los objetivos y sueños de muchísimos deportistas y no estar satisfecho.

Voy a relataros lo sucedido, sin nombres para no generar ningún tipo de comentario.

El 3 de Agosto me despido de mi familia en la estación de Ave de Gerona, mis padres e hermanos emocionados y orgullosos, de ver a su hijo y hermano partir hacia el mayor evento deportivo sobre esta tierra.

Llego a la estación de puerta de Atocha, cojo un taxi dirección al hotel de la organización del Comité Olímpico Español (COE) de camino llamo a mis padres para informarles que había llegado bien y despedirme de nuevo, mientras hablo con mi madre, recibo una llamada entrante, me despido rápidamente de mi madre y descuelgo el teléfono, la persona del otro extremo de la línea me informa que mañana no podré viajar con el resto del grupo a mi sorpresa.

Empieza mi desesperación y mi mayor batalla para demostrar mi inocencia, fue una dura pugna, varios días de intensa lucha, por suerte esta pelea no la libre solo, tuve inmejorables escuderos, personas que jamás pensé que iban a dar la cara por mí, y lo hicieron! y otras que creía fieles y leales amigos se desvanecieron, aun así, esta pelea tuvo un punto crucial, un momento de abandono, después de dos días sin ver la luz del sol, decidí volverme a casa, volver con mi familia explicarles lo ocurrido, pedirles perdón, sin saber la razón del porqué lo estaba pidiendo, llevaba dos días encerrado en el hotel sin comer ni dormir, bebiendo agua del grifo, y me sentía debilitado y derrotado.

Decido tirar la toalla, renunciar a los JJOO, dar por pérdida esta batalla, pero no me permitieron renunciar, mis hermanos no me dejaron, no me lo iban a perdonar, uno de ellos decide coger el primer avión y viajar a Madrid, y luchar hombro a hombro por mi causa, eso me hizo reaccionar, decidí seguir luchando, buscar nuevos aliados, personas más sabias e inteligentes que yo ! Para seguir librando la batalla, finalmente, después de dos días más logro poder solucionar los trámites burocráticos y poder viajar hacia los JJOO.

Durante la pelea tuve infinidad de pensamientos, pensaba en todas las personas que iba a fallar, me venía a la cabeza, todas las personas que me vieron crecer, las personas que me educaron, las personas que me ofrecieron trabajo, las personas que me entrenaron, y las personas que me permitieron pedir la excedencia en mi trabajo para ir en busca del sueño olímpico.
Familia, amigos, profesores, entrenadores, compañeros de trabajo, jefes, alcaldes.

No paraba de pensar que si no conseguía demostrar mi inocencia, no podía volver a casa en PAZ, finalmente, me vieron en la línea de salida de los JJOO y me sentí liberado.

El martes aterrizo en Brasil justo una semana antes de competir el 1500, tiempo suficiente para aclimatarme y poder competir en garantías, al llegar a la villa dos responsables de la Federación me estaban esperando para acompañarme a mí apartamento y enseñarme la villa olímpica.

Realicé dos sesiones de entrenamientos fuertes en Brasil, las sensaciones eran buenas, y mi cuerpo parecía no haberse resentido del obligado descanso de 4 días, mi cabeza estaba centrada o eso creía, había logrado apartar todo lo innecesario de mi mente, estaba motivado y con ganas de que llegará el martes para correr, o quizás para liberar mi mente.

Martes a las 10:39 era la hora de demostrar el trabajo realizado, todo el sacrificio, llegó la hora de recoger los frutos. Salí confiado, motivado e ilusionado, con la idea clara de como iba a afrontar la carrera, a falta de 2 vueltas progreso, y me posiciono en uno de los puestos privilegiados del grupo, a toque de campana se desatan las hostilidades y todos a correr, respondo bien y a falta de 200 metros, las fuerzas se desvanecen, observo desde atrás como los rivales se juegan las plazas para pasar a semifinales y como mi participación finalizaba en la prueba de los 1500. Cruzo la meta y con ello, oficialmente atleta olímpico en el deporte rey y en una de las pruebas estrellas del atletismo.

Miércoles 10:27 segunda semifinal de los 5000 metros, la referencia era clara, correr por debajo de los 13 minutos y 26 segundos para pasar a la final, la carrera salía a ritmo para lograr ese objetivo, la posibilidad de estar en la final olímpica a cada vuelta que pasaba estaba más cerca, pero, del mismo modo y manera que el día anterior, al cambiar el ritmo los rivales mis piernas y todo mi cuerpo estaban lastrados, mi mente cansada, descentrada y llena de pensamientos que interferían en mandar las señales necesarias a la piernas para dar ese último empujón. De nuevo Cruzo la meta, me siento en una esquina de la pista, miro a mi alrededor, y pienso » hoy es el primer día del resto de mi vida, se ha acabado esta historia, he logrado correr, he sido parte de estos JJOO, se acabó mi sueño e pesadilla, empezaré una nueva historia con un final diferente, más maduro, mas fuerte y con mas experiencia».

Me quito los zapatos y libero a mi mente y cuerpo de su trabajo, se acabó el correr por un tiempo, aquello que me hacía feliz, me estaba torturando, asfixiando y había estado a punto de destruir y arruinar mi vida.

SENTADO EN EL ESTADIO OLÍMPICO ME PROMETO A MI MISMO LEVANTARME MAS ALTO, MAS FUERTE Y MÁS RÁPIDO

Los días restantes en la villa y en Rio me sirvieron para pensar en mi futuro.

Como Iba a corregir todas mis carencias, errores e imperfecciones, y buscar la persona o grupo de personas capaces para hacerme mejorar como persona y deportista.

CONTINUARÁ…

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies