Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Ana María Aigneren: la eterna ‘8’

Ana María Aigneren: la eterna ‘8’
28 Jul 2014 20:07
Ana María Aigneren celebra el pase al Mundial en el Central

Ana María Aigneren celebra el pase al Mundial en el Central | TheWangConnection

Ana María Aigneren es con 36 años de edad y 30 caps (internacionalidades) una de las jugadoras más grandes del conjunto que componen las 26 leonas de la Selección Española de rugby. No solo por la altura es grande, sus 19 años de rugby a la espalda también hacen de esta grandeza un acto visible. Jugadora del Olímpico de Pozuelo y capitana de la Selección Española de rugby a XV, Ana María es entrega, dedicación, lucha, es la eterna ocho.

19 años después de sus inicios en el rugby con el Club Anguilas, esta colombiana afincada en Valencia no ha dejado ni un segundo de practicar el deporte que según ella, le dio forma a su vida. Su compañera de selección, la extremeña María Ribera define así a la capitana, tanto dentro del campo: «contundencia, serenidad, compromiso y seguridad a las compañeras”, como fuera: “hace fácil la convivencia, nunca resta, es una líder». Icono que no solo es jugadora, sino también entrenadora del equipo de rugby de la Universidad de Valencia.

Para María Casado, compañera de selección, Ana María Aigneren es «madurez deportiva, entrega, seguridad, responsabilidad y compañera«.

Inés Etxegibel, actual seleccionadora y persona que ostenta el mayor número de caps con Las Leonas describe así a Aigneren, «líder, discreta y tranquila«.

María Sequedo, compañera en La Roja, también con 29 caps, lo tiene claro al referirse a Ana Mari: «Es tranquilidad y seguridad. No hacen falta demasiadas palabras para entenderte con ella. Tenerla cerca o a cualquiera de las veteranas significa estar tranquila para hacer al máximo tu trabajo», y añade «es sencillez, humildad, coherencia y talento”. Fuera del campo es «esencia, sutil, sabes que está porque la sientes, una mirada, una sonrisa, un comentario adecuado, una broma que sorprende. Sí, así me llega Ana.»

Patricia García, una de las jugadoras que debe asumir el relevo generacional en Las Leonas, comparte vestuario en las filas del Olímpico: «Yo la describo con la palabra ‘presencia‘. Su presencia se siente. Dentro y fuera del campo me parece una persona serena, confiada, inteligente y con paciencia».

Capitana con un sueño: el Mundial

Con 30 caps y siendo una de las jugadoras veteranas más experimentadas en el ámbito internacional de este deporte, Ana María llevaba muchos años persiguiendo un sueño: jugar un Mundial. “Ha condicionado grandes decisiones (dejar el país, la familia, los amigos, los estudios); proyectos a corto y mediano plazo; todo por un sueño, jugar un mundial.” Poco podría imaginar la colombiana de Medellín que en cuestión de cinco días estaría inmersa en toda la espiral de la Copa del Mundo.

Ana María Aigneren en el test match contra Irlanda en el Pepe Rojo pucelano

Ana María Aigneren en el test match contra Irlanda en el Pepe Rojo pucelano

Rocío García Eiras comparte vivencias muy de cerca con la de Medellín, «es un honor poder compartir habitación con nuestra líder, porque eso es lo que es y así yo la consideraba mucho antes de ser capitana. Ana María es paz, serenidad, seguridad, la mejor que puedes tener a tu lado tanto dentro, como fuera del campo, le deseo todo lo mejor».

Otra compañera como Paula Alevín Medín la define así, “para mí Ana dentro del campo es serenidad, confianza y liderazgo. Fuera es una jugadora que mira por el bien del grupo, su humildad nos hace crecer a las que estamos a su lado. Es determinación”.

Para Marta Cabané, Ana trasmite “tranquilidad, respeto, coherencia, madurez y empatía. Una palabra que englobe todas las anteriores. Responsabilidad.”

Marina Bravo, jugadora del C.R. Complutense Cisneros, rival en la liga y compañera en la selección, habla así de la ‘8’, «es un gran apoyo, siempre sabe qué responder, es una luchadora. Constante y con muchos partidos a la espalda«.

19 años de rugby con una amplia vivencia en Sudamérica y Europa es lo que hace de esta guerrera del rugby una absoluta fuente de sabiduría y todo un referente en cuanto a este deporte se refiere. “A título personal es mi jugadora del mundo preferida en el rango de delantera y es un placer estar capitaneada por ella. Además es de las compañeras que más me ha educado y que me ha aportado mucho con muy poco«, concluye Patricia García.

Otra de las jugadoras referentes de esta selección, Vanessa Rial, define así a Aigneren, “Ana Mari en el campo es seguridad, tranquilidad, muy paciente y feroz a la vez en su juego. No sé como definirlo en una sola palabra…¡¡SEGURA!!”.

Campeona de liga con el Olímpico:

Ana María Aigeneren y Patricia García, campeonas de liga con el Olímpico

Ana María Aigeneren y Patricia García, campeonas de liga con el Olímpico

Esta temporada no ha parado de aumentar proyectos y cumplir sueños, como el sucedido el día 1 de mayo en León. Día del Trabajador y que así pusieron en práctica las chicas del Olímpico de Pozuelo cuando tras diez años, se proclamaron campeonas de División de Honor. “Las sensaciones en el vestuario fueron increíbles, la concentración en el calentamiento, la paciencia hasta marcar los primeros puntos, cambios que nos dieron nuevas energías, talento y equipo remando juntos.” Así Ana María nos regalaba estas palabras, sin saber que pocos días después harían historia.

“Es una referencia en el rugby, una figura clave que es admirada en el campo, pero para nosotras lo es más allá. Es un ejemplo de lucha, disciplina, constancia, compañerismo y humildad. Tenerla cerca es tener un seguro, alguien que va a estar cerca pase lo que pase. Es una jugadora capaz de hacer grande al jugador más pequeño. Me acuerdo el miedo que me daba al principio tener al lado a Ana Mari, los gritos que me gané y las collejas, pero todo lo que me ayudaron. Es una gozada haber jugado estos últimos siete años juntas y la vamos a echar muchísimo de menos. Es el timón de nuestro equipo y va a ser muy duro remar sin ella.” Palabras de la jugadora Elena Bilbao, capitana del Olímpico de Pozuelo.

De esta manera describen compañeras a Ana María Aigenen: el siempre e implacable apoyo dentro del campo y también fuera, el liderazgo y la humildad personificadas, la eterna ocho y capitana. Ana María es la figura nacional e internacional del ‘8’ por antonomasia. Disfrutará del Mundial de París como nadie.

¡Larga vida al rugby y a las personas que dan significado a este deporte: Ana María Aigneren!


Etiqueta asignada a este artículo
Ana María AignerenRugby femenino

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies