Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Anna Cruz: corazón y empeño ante las adversidades

14 Nov 2014 11:11

Tarde de miércoles en Salamanca, nueva cita con el baloncesto europeo en un infierno azul llamado Würzburg. Visitante y jugadoras a tener en cuenta: el Nadezhda Orenburg Regino, uno de los equipos rusos llamados a estar en la Final Eight. Esta vez lleva a alguien muy especial dentro de sus filas. De nombre ‘Anna’ y con ‘Cruz’ como apellido es esa persona única a la que nos referimos. La actual subcampeona del mundo volvía a España para enfrentarse a un equipo que ya ha sido rival suyo en muchas ocasiones. Aplausos para ella en el calentamiento, en la presentación y durante todo el encuentro. El speaker pronuncia el número 15 seguido de su nombre y un fiel grupo de seguidores de la catalana se hace oír en la grada. Anna sabe lo que significa jugar en Salamanca; toma aire, respira hondo y sale a la pista concentrada al 100%. Hace piña con sus compañeras, ritual habitual del club ruso, escucha las últimas indicaciones de George Dikeoulakos, se frota las manos y sale a darlo todo en la pista.

Salto inicial, el balón lo toca Glory Johnson y cae en manos de la griega Dimitrakou, que suelta la bola para Anna, la española comienza a dar órdenes. Las locales se ponen por delante, ella se enfada con sus compañeras. Vuelta al ataque, Marta Fernández es la encargada de pararla, amaga el pase y asiste a Johnson para poner los dos primeros puntos de Orenburg. Fernández no le da ni un metro de distancia pero Anna sabe cómo dejarla atrás. La barcelonesa, que conquistó en verano el Madison Square Garden, se lamenta de sus fallos en ataque, aprieta los dientes y vuelve a posiciones defensivas. La 5 de Avenida no es capaz de desequilibrar a la 15 de Nadezhda. Miranda toma nota y cambia las defensas, Cruz se queda con Marta Xargay y la gerundense anota su segundo triple consecutivo, esta vez con Anna como principal testigo. Suenan las alarmas, Natalia Zhedik se retira lesionada y no volverá a la pista en todo el encuentro, caras largas en el banquillo ruso.

Mitad del segundo cuarto; la barcelonesa ve el partido desde el banco, observando cómo su equipo sigue peleando frente a unas locales infalibles en defensa. Anna vuelve a la pista y anota sus primeros 2 puntos a falta de tres minutos para el descanso. Buenos momentos para la catalana en pista que volvía a lanzar y convertía. Su equipo se pone por delante con 4 puntos de ventaja, ella tiene en sus manos la última posesión de la primera mitad, pero el reloj se le echa encima, no lanza y termina el segundo período. Momento para reflexionar sobre los errores y afrontar la segunda mitad con fuerza.

Anna Cruz es defendida por Marta Fernández | TheWangConnection

Anna Cruz es defendida por Marta Fernández | TheWangConnection

La igualdad sigue siendo el factor clave del encuentro gracias a la defensa de las perfumeras y la lucha física de las rusas. El partido llega a una situación de locura en el tercer periodo con posesiones muy largas y faltas cometidas por parte de ambos conjuntos. Comienzan a tener especial protagonismo las defensas, y la escasa anotación la refleja el marcador. Es el momento para nuestra gladiadora, el momento para devolver la calma que necesita su equipo. Orenburg va dos puntos por debajo y Cruz lo sabe, busca una puerta atrás, la encuentra y lanza sin oposición para igualar el encuentro.

El exceso de minutos hace que la catalana sufra molestias musculares en los inicios del último cuarto, pero aún así tan sólo permanece tres minutos en el banquillo y vuelve a la pista para intentar parar a las de Alberto Miranda, que con el paso de los minutos llevan el partido a su terreno. La fatiga le pasa factura a Anna, ya no es capaz de parar a Fernández, la «Correcaminos» pone la quinta y se va de la de Barcelona con facilidad. Anna sufre y grita a sus compañeras para que pongan más ganas dentro del parqué. Sus voces de nada sirven, Avenida se escapa.

Ella responde anotando y no encuentra otra solución en defensa que hacer falta para parar a las locales. Comete su tercera falta, mira el electrónico y afronta los minutos finales del encuentro, complicados. La diferencia de puntos es corta pero falta motivación en las rusas, la lesión de su compañera ha hecho más mella de lo esperado. Johnson y Dimitrakou terminan eliminadas, no queda otra que aguantar el vendaval. Últimas indicaciones del técnico griego a falta de dos minutos para la conclusión, Anna, cabizbaja, sabe que ya es tarde. Aún así, no se rinde y sigue intentándolo hasta el final, pero sus compañeras continúan cometiendo errores y Avenida remata el duelo con 11 puntos de ventaja.

Anna Cruz termina el choque triste pero pensando en las próximas citas. Sus cifras: 8 puntos, 4 rebotes, 1 asistencia, 5 balones recuperados, 2 pérdidas y 3 faltas cometidas en 32 minutos de juego. Ha perdido una batalla pero no la guerra. Anna Cruz es una líder, una gladiadora que llevará a este equipo a lo más alto de Europa. Intensidad, corazón y calidad al servicio ruso. Suerte, crack.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies