Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Apología del baloncesto

Apología del baloncesto
15 Abr 2014 22:04

Salto inicial en el primer partido de la semifinal

Salto inicial en el primer partido de la semifinal | thewangconnection

Lo que vengo a contaros en esta ocasión es algo que no suelo hacer pero que ya hice tras la Copa de la Reina y es contar en primera persona qué ha significado la semifinal por el título de Liga Femenina entre Perfumerías Avenida y un humilde equipo que se ha hecho un hueco entre los grandes, como es el caso del Pajariel Bembibre.

Esta eliminatoria ha sido diferente, ha conseguido captar la atención de muchos aficionados al deporte y no sólo del baloncesto femenino. Y lo ha conseguido porque «un pequeño» ha puesto en verdaderos apuros a «un grande». Una ciudad como Salamanca, y con la historia de su equipo, ha temblado ante un club del que muy pocos hablaban y el cual estuvo luchando por la permanencia la temporada pasada. Liderados por la figura del técnico gallego Antonio ‘Chiqui’ Barros, hemos localizado geográficamente el nombre de Bembibre, y casi somos testigos de algo que hubiese significado el culmen para un equipo que lleva dos temporadas en la máxima competición femenina. Y todo ello ha sido gracias a un acto sencillo que últimamente teníamos olvidado y oxidado: jugar al baloncesto. 

Las jugadoras de la villa del Boeza han dado mucho que hablar estas dos últimas semanas por haber llevado a su equipo a la cima del baloncesto femenino. Un equipo de una ciudad de menos de 10.000 habitantes ha hecho historia, y creedme que este grupo de personas realmente se lo ha merecido. La directiva del club, la plantilla, el equipo técnico y la afición, han demostrado que saben competir tanto dentro como fuera de la pista.

La eliminatoria, junto con el último partido de la fase regular, ha sido antológica, sublime, celestial y colosal. Hemos podido recuperar ese olor, ese buen aroma del baloncesto de antaño, de un baloncesto muy estudiado pero fácil, ameno, pulcro, valioso y sin complicaciones. El tiki taka se hizo baloncesto de la mano de Chiqui y Raquel que tuvieron en Monti, Rosó, Anna, Eli, Dita… a las perfectas transmisoras. Gracias por habernos vuelto a sentir ese baloncesto de salón que debería de estudiarse en todos los cursos de entrenadores de este santo país.

Tampoco quiero pasar por alto la unión entre la Marea Azul y su equipo, que sin ninguna duda es el club con más efectivos en la grada de España y posiblemente de Europa. Una afición que en cada momento arropa a su equipo y que ha sido y es partícipe en los logros del club. Lo que se puede contemplar en Würzburg es algo ejemplar, da igual el día o el rival al que se enfrente Avenida, la afición muerde con sus cánticos, intimida a los visitantes y da calor a sus jugadoras para que lleguen a lo más alto. En esta serie semifinal hemos ver el ejemplo de lo que es un pabellón con 2.800 personas que lo dan todo desde la grada y que lo seguirán  haciendo por mucho tiempo.

Y, sobre todo, quiero dar las gracias a todos aquellos que han leído y se han hecho eco de nuestros artículos sobre esta eliminatoria. Nos hemos sentido identificados con todo el sentir de una comarca entera. Esta eliminatoria quedará en la memoria de todos nosotros. Gracias por vuestra lecturas porque sin vuestra ayuda esto que hacemos cada día no sería posible.

Solo una licencia para concluir: vivimos un Baloncesto que empezó con la ‘B’ de Bembibre.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies