Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
FIRMAS

Con la ilusión por bandera

LA ALDEA GALA DE MARC MASIP
Con la ilusión por bandera
Europeo de atletismo de Zúrich 2014 | European Athletics
15 Jul 2018 08:07

El Europeo de Zúrich representó un antes y un después en cuanto a mi afición atlética. Fue el primer Campeonato que disfruté de verdad, el primero en el que dejé de ver sólo las pruebas más mediáticas para sumergirme en la profundidad de un completo calendario atlético. Y me enamoré.

Descubrí un mundo de matices diferentes, de cualidades diferentes, de muchos deportes en uno solo. Descubrí la riqueza del deporte más completo del mundo, en el que caben tanto bestias de 150 kg, como palillos de apenas 60.

Zúrich coincidió con el final de la primera temporada en la que trabajé de entrenador (o monitor) de un grupo de alevines en la localidad catalana de Gavá. Seguramente fue esa la razón por la que conseguí abrirme a todo el espectro atlético que depara un campeonato global. Yo, fondero de toda la vida, tuve que hacer un monumental esfuerzo para lograr unas nociones básicas en pruebas de saltos, lanzamientos y velocidad. Tuve que entrenarlas, enseñarlas y, con ello, disfrutarlas. Supongo que ya ahí empecé a disfrutar de Zúrich.

Todo eso se juntó ese maravilloso 2014. Y terminé el Europeo tan extasiado, con tantas ganas de más, que mi mente desarrolló la idea de contar al mundo esa ilusión, ese ansia y ese escaso conocimiento atlético.

Y ello me llevó a fijarme en una web a través de la cual seguí el campeonato continental. Una web que tenía la filosofía de contarlo todo de forma concisa, en miles de artículos diferentes, dando protagonismo a todos. No sólo a corredores, no sólo a saltadores, o a combineros. Lo contaban todo, y lo hacían maravillosamente bien.

Y yo, chaval tímido y con dudas en todo lo que hacía, decidí, por una vez, lanzarme. Mandé un mail.

Obtuve respuesta enseguida. Luego una llamada. Luego… empecé. Desde septiembre de 2014 hasta ahora. Casi cuatro años.

Y en tanto tiempo, no me he arrepentido ni una sola vez de enviar ese correo. He conocido a gente maravillosa. He podido explicar aquello que más me gusta. Incluso hacer de ello una especie de trabajo. Qué diablos, ¡he podido conocer y hablar con mis ídolos! Quién se lo iba a decir al muchacho dubitativo que mandó, temblando, un escueto e-mail.

Y hoy, amigos, WangConnection cumple seis años. Seis añazos informando, opinando, criticando y apoyando. Seis años trabajando de forma desinteresada, sin más recompensa que ver las ilusiones de sus redactores haciéndose realidad. Ése ha sido nuestro motor durante mucho, mucho tiempo.

Un motor, sin embargo, que ha acabado perdiendo fuelle. Todas sus piezas se han ido desgastando y han necesitado pasar por el taller. Todas menos una. Ya sabéis, aquello de Astérix y Obélix. ‘¿Todos? No, un pequeño pueblo de irreductibles galos[…]’. WangConnection tiene su propia aldea gala, su fuente de ilusión, de trabajo y de incansable motivación.

Manuel, Manu, siempre ha estado ahí. Fue el que la lió, el que nos juntó, el que ha sido capaz de hacer esto realidad durante tanto tiempo. El responsable de que WangConnection haya salido adelante a las duras y a las maduras. Y ahora, tras un breve período de reflexión, lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a juntarnos, a hacernos más fuertes, a devolvernos una ilusión un tanto erosionada. Porque seis años más tarde, él sigue igual. Convencido de que tenemos la fuerza para mover el mundo a nuestro antojo. Y, ¿sabéis qué? Yo me lo creo.

WangConnection vuelve. Se reinventa. Se regenera. La ilusión mueve montañas, y esa ilusión también mueve personas.

Volvemos diferentes. Pensando menos en los demás, más en nosotros. Pero volvemos con ganas de hacer cosas nuevas, de hacerlas bien, de olvidarnos de tantas cosas borrosas a nuestro alrededor.

Seis años más tarde, WangConnection se reinventa. Y con ello, tenemos hoy dos motivos de celebración: el cumpleaños, y nuestras narices. Porque, aunque quede feo decirlo, somos muy buenos en lo que hacemos. Y ello gracias, como comentaba, a nuestra pequeña aldea gala particular. Por él, por nosotros, deseemos larga vida a los Wangs. Felicidades, equipo.

La Aldea Gala de Astérix y Obélix

Marc Masip

Físico. Comunico ciencia en Twitter como @Marc_scicomm. Me gusta un poco el atletismo. Y Harry Potter. Parte de @WangConnection y @CarrerLliure. ¿Un libro? Marina.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies