Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Crónica de mi primera Panes-Potes’, por Juani Alcalde

‘Crónica de mi primera Panes-Potes’, por Juani Alcalde
30 Sep 2014 19:09

SUBIDA AL DESFILADERO DE LA HERMIDA

JUANI ALCALDE SUBIENDO HACIA POTES

Llevaba mucho tiempo escuchando a todo el mundo decir que la Panes-Potes (o ‘subida al desfiladero de la Hermida’) era la carrera mas bonita de Cantabria. También me habían dicho que era para valientes y muy dura. Eso siempre me había asustado mucho, pero esta vez me tocaba probar.

Quería tener esa experiencia y poder compartir con mis compañeros mis sensaciones y demostrarme a mí misma que puedo, que estoy preparada y que yo también soy valiente. Desde el momento que me inscribí, sentí un cosquilleo en el estómago, aunque pensé que se me pasaría. Pero no fue así. No solo no se me pasaba sino que a medida que llegaba el día de la competición ese hormigueo aumentaba. Todo el mundo me preguntaba asombrado: «¿que tienes miedo tú?» Pues sí, mucho. No era miedo a los kilómetros. Era miedo a lo desconocido y a mi cabeza, que no dejaba de preguntarse si sería capaz.

Llega el sábado y nos acercamos a Potes. Según subíamos con el coche, mi hija me pregunta: «mamá ¿cómo lo ves?» Yo le respondo que «muy mal», a lo que ella me contesta: «¡Pues no corras, mami!» En ese momento me da la risa y consigo tranquilizar a mi familia .

Entonces llega el día clave de la prueba. Yo estoy realmente asustada, subimos al autobús e intento entretenerme con mis amigos. Una vez llegamos a la salida, comienzo a sentirme como en una nube. Veo gente pero los escucho lejos…, me avisan que tengo la chaqueta puesta. ¡Vaya despiste! Todos los que sabían de mi debut en esta prueba me dan ánimos y me advierten del recorrido. Lo que más recuerdo fueron unos abrazos que me dieron mucha fuerza.

Comienza la prueba y empiezo a seguir a mis amigos. Pienso que no voy mal pero que tengo que guardar fuerzas pues esto acaba de empezar. Una vez entramos al desfiladero se pierde la señal del satélite por lo que toca correr por sensaciones. Cuando mis amigos cambian el ritmo yo no los sigo… me da miedo. Aún falta mucho. Entretanto, las bicis, los que subian en coche y la gente de avituallamientos no para de animar.

LLEGADA A META | SUBIDADESFIADEROHERMIDA.COM

A ratos estuve corriendo al lado de una chica asturiana, haciendo relevos: la adelanto, me adelanta. Después decido no seguirla. Me sigue dando miedo, la distancia que queda aún es considerable. Una vez aterrizados en Lebeña recuerdo que me habían advertido que ahí estaría lo peor y que hasta Cillorigo guardara fuerzas. Poco después vuelvo a conectar con mis amigos y veo a la chica asturiana a unos 60 metros por delante. 

Casi seguido pasamos por el kilómetro 26. «Ya no puede quedar mucho peor de lo que hemos hecho» -pienso- «Voy a apretar que esto está chupado». Apenas a dos kilómetros de la meta hay mucho público animando… esto huele a final. Me motivo, paso a la asturiana y entro en meta feliz y con fuerza. 

Estoy contenta, al final paro el crono en 2 horas y 14 minutos. Pensé que sería peor. Repetiré seguro y espero disfrutar más que esta primera vez, pues estaba tan asustada que no pude apreciar el recorrido. Ya no hay vuelta atrás. Mi siguiente reto personal será una maratón… porque soy valiente y capaz.

{jathumbnail off}


Etiqueta asignada a este artículo
Cantabria

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies