Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Cruce de caminos

Cruce de caminos
09 Sep 2014 17:09

Alegru00eda francesa en el Eurobasket 2013 tras derrotar a Espau00f1a

Alegría francesa tras apear a España de la final del Eurobasket

Pau Gasol ante la mirada de Florent Pietrus | fiba

La historia de España y Francia nos lleva a encontrar enconadas rivalidades durante siglos, luchas territoriales por lograr la hegemonía europea, y, por ende, mundial. En baloncesto no hay mucha diferencia, y sobre todo en los últimos años con contínuas luchas y revanchas. La actual campeona de Europa, Francia, quiere utilizar esos argumentos para vencer en cuartos de final del Mundobasket 2014 a España en su territorio. Pero La Roja de basket es favorita en las apuestas, no sólo refrendado por los nombres sino por el juego. Aunque la propia historia obliga a tener respeto y precaución ante todos los rivales y más aún contra nuestros vecinos territoriales.

Los de Orenga buscan la gloria, esa que pasa por vencer a Estados Unidos en la final. Pero antes existe una posibilidad de seguir triturando oponentes y, de paso, mancillar la derrota que les apartó de la final del Eurobasket 2013 donde ‘Les Blues’, dirigidos por un fantástico Tony Parker que nos endiñó 32 ‘castañas’, apearon a los nuestros (72-75) de revalidar el cetro europeo conseguido en Lituania 2011, precisamente ante la misma Francia. Una selección a quien los chicos de Pau y cía. vencieron en la final del la edición lituana por 98-85. La principal diferencia: los nombres. En 2011, sí estaban Pau Gasol, José Manuel Calderón y Serge Ibaka. También Noah y Parker. En 2013, sólo repetía el campeón de la NBA con los Spurs, que se bastó él solito para derrotarnos.

Alegría francesa tras apear a España de la final del Eurobasket

Alegría francesa tras apear a España de la final del Eurobasket | fiba

Tony Parker, exultante tras la victoria

Tony Parker, exultante tras la victoria | fiba

En el partido de la fase de grupos, España consiguió la victoria ante Francia por una diferencia letal de +24 puntos (88-64). Los nuestros llegaban al encuentro tras ganar a las débiles Irán, Egipto y mostrando un muy buen nivel ante Brasil. Por su parte, Francia había ganado a Irán y a Serbia por la mínima (74-75) pero ya sumaba una derrota en su casillero frente a Brasil. En aquel partido aparecieron las «características» carajas defensivas españolas que aprovecharon jugadores como Nicolas Batum o Joffrey Lauvergne. Pero como en todos los partidos apareció el talento de los nuestros y los Gasol, Marc con 17 puntos y Pau con 15, acabaron con los de Vicent Collet, que solo superaron a los de Orenga en el capítulo de rebotes ofensivos.

España llega al partido con muy buenas sensaciones a pesar de dos factores fundamentales que nos pueden llegar a costar el partido. El primero de ellos es la defensa. Nuestra selección ha mostrado un buen nivel defensivo durante todo el campeonato, pero en todos los partidos han existido pérdidas de concentración, quizás por la falta de motivación, pero a estas alturas pueden pasar factura, y muy cara. Y más cuando el scouting funciona a la perfección y Collet y sus asistentes harán mella en nuestras debilidades.

El segundo factor es Pau Gasol. El pívot de Sant Boi de Llobregat está entre algodones debido al cansancio y los golpes durante todo el campeonato, además de la gran cantidad de minutos jugados (segundo jugador que más juega con 25.7 minutos por partido). Observación: Juan Antonio Orenga manifiesta que Pau le ha pedido jugar estos minutos para conseguir ese ritmo de juego y partidos, necesarios con el fin de brillar en los partidos decisivos. Pau es la pieza sobre la que gira el eje de España. Si no está al 100%, muchos puntos se caerían del marcador. Aunque tenemos suficientes jugadores que podrian aparecer como Navarro, Rudy, Llull, Calderón, Ibaka, etc…, suficienteme contrastada su validez. Los hispanos cuentan con el mejor fondo de armario de este Mundial; si uno falla, otro aparece, y lo hace mejor que el anterior. 

Triple de Sergio Llull delante de Evan Fournier

Triple de Sergio Llull delante de Evan Fournier | fiba

Francia sin duda es uno de los rivales más difíciles que se le podían presentar a España, ya que el hambre y las ya comentadas ansias de revancha pueden volverse a favor de los franceses. El partido de octavos que disputó Francia, fue un partido de rachas y es que los periodos fueron los siguientes; 7-15, 16-7, 23-12 y 23-30 con la victoria final de Francia por 69-64. Es sin duda una coincidencia con España pero salvando las distancias ya que el talento individual español hace que las rachas de los contrarios sean menores. Vincent Collet, su entrenador, tiene un quinteto titular que tiene como integrantes a Thomas Heurtel, Nicolas Batum, Joffrey Lauvergne, Boris Diaw y Mickael Gelabale. Aparte de estos cinco jugadores, Collet incluye en la rotación a Antoine Diot y a Florent Pietrus. Todos estos jugadores se sitúan alrededor de los 20 minutos, menos Batum que se va a los 26, siendo el francés que más juega en su selección. Pero esto no se refleja en los apartados del juego ya que Lauvergne lidera todas menos las de asistencias, que la lidera Heurtel. El pívot francés promedia 10.3 puntos, 4.5 rebotes y 10.8 de valoración total.

Ganas de revancha y hambre de victoria, las que se darán a las 22:00 horas de este miércoles en el castizo Palacio de los Deportes madrileño. España vs. Francia. Hora de cenar tortilla francesa otra vez.

@manubasket8

{jathumbnail off}

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies