Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Educando en la incertidumbre: el ejemplo del judo

Educando en la incertidumbre: el ejemplo del judo
14 Nov 2014 16:11

Artículo escrito por José Morales, publicado originalmente en EL9

Desde hace un tiempo hay un debate abierto de cómo la educación debería adaptarse a las nuevas realidades. El contexto actual es diferente al de hace un tiempo, es más incierto, más cambiante,… Esta situación hace pensar si el deporte como herramienta educativa puede contribuir en este aspecto.

La educación de los hijos es un tema prioritario para muchos padres y el modelo educativo actual no es suficiente. Richard Gervin, impulsor de nuevas tendencias educativas, afirma que «actualmente se enseñan aspectos previsibles de las cosas y lamentablemente el futuro es incierto». El reto del futuro es formar personas que puedan gestionar la incertidumbre. Que tomen decisiones rápidas en momentos de tensión, que sean capaces de crear e innovar cuando parezca que el entorno está saturado, que sepan actuar ante la adversidad.

El reto del futuro es formar personas que puedan gestionar la incertidumbre

Todo el mundo reconoce las aportaciones que hace el deporte en general a las competencias requeridas en la formación de los niños. En particular, el judo incorpora múltiples valores y habilidades que son útiles para la adquisición de las mismas. En el caso que nos ocupa, se pone como ejemplo una experiencia concreta estudiada por unos investigadores franceses que se lleva a cabo en Japón: son las competiciones de judo infantiles sin categorías de peso.

A principios del  s. XX el judo se introdujo en Europa como una práctica de autodefensa, rodeado de una idea de invulnerabilidad, que proyectaba la fascinación que causaban las cosas llegadas de Oriente. Las competiciones que se organizaban durante aquella época eran sin categorías de peso, impulsando la idea de que el pequeño podía ganar al grande, y que con el judo se podía hacer frente a muchas situaciones inciertas.

A mitad del pasado siglo, este idealismo del judo se convirtió en pragmatismo, la práctica deportiva sustituye una visión idealizada y filosófica del judo. A partir de entonces se instauraron las competiciones con categorías de peso. Lo que era una práctica desigual, en la que se tenía que hacer frente a la diferencia de fuerza con inteligencia, astucia y habilidad técnica, se había igualado, dando las mismas oportunidades a todos. Desde el punto de vista educativo era justo y estaba de acuerdo con las corrientes pedagógicas del momento.

Desde 2012 se organizan en Kan Nai  (Yokohama) las competiciones de judo infantil sin categorías de peso

Y así ha continuado hasta ahora, pero desde hace poco en Japón ha empezado a promocionar una práctica que desde el punto de vista occidental puede parecer extraña. Desde 2012 se organizan en Kan Nai (Jefatura de Yokohama) las emblemáticas competiciones de judo infantil sin categorías de peso.

El éxito de este singular evento es abrumador. Una competición en la que se elimina el orden de las cosas y la confusión es patente durante su curso puede parecer arriesgada, pero la seguridad de los niños no peligra en ningún momento. La incertidumbre es máxima, por ejemplo el ganador de la categoría de 2º curso (8 años) con 24 kg eliminó sucesivamente adversarios de 24, 56, 22, 42, 30 y 38 kg. Además, los competidores no conocen su rival hasta pocos segundos antes de entrar en el tatami, haciendo aún más imprevisible la actividad en la que participan cada vez más niños.

Este tipo de competiciones empiezan a ser importantes en Japón. Aunque el sistema educativo de este país incorpora, desde hace tiempo, como obligatorias las asignaturas de judo y otros deportes de combate, parece que la sociedad japonesa quiera restaurar unos valores en la educación para hacer frente a la incertidumbre.

Este modelo debe entenderse en un contexto totalmente diferente al nuestro. Japón es una isla pequeña que históricamente ha rivalizado con los países de su entorno. Además, ha tenido que luchar contra unas condiciones naturales muy extremas. Esta situación tan hostil ha hecho desarrollar una cultura del esfuerzo y resistencia ante las adversidades, propia de los japoneses, que a menudo ha tenido buenos resultados y que puede servir de inspiración en otros lugares del mundo.

Hoy en día se valoran la creatividad y las nuevas ideas, aspectos que se piden a los adultos pero poco se inculcan a los pequeños

Un modelo educativo uniforme sirve para preparar a la gente a trabajar en cadenas de montaje, un modelo de producción estándar. Hoy en día se valoran la creatividad y las nuevas ideas, aspectos que se piden mucho a los adultos, pero se inculcan poco a los pequeños.

El entrenamiento de la variabilidad se utiliza mucho en el ámbito del deporte, ¿por qué no trasladarla a las aulas? ¿Por qué no se utiliza más en las asignaturas tradicionales? Quizás, si se estimulan otras posibilidades de los individuos, se conseguirán mayores niveles de excelencia.

Una vez más, queda patente que la aportación que hace el deporte en el ámbito de la educación es muy importante y que la observación de otras culturas y otras prácticas deportivas puede constituir un elemento de inspiración y estimulación de nuevas tendencias de innovación educativa.

Niños y niñas entrenadas por Conchi Bellorín

Niños y niñas entrenadas por Conchi Bellorín


Etiqueta asignada a este artículo
Japón

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies