Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

«El futbolista es egoísta por naturaleza»

10 May 2014 07:05
Iván 'Pichu' Cuéllar con la camiseta del Sporting Gijón

Iván ‘Pichu’ Cuéllar con la camiseta del Real Sporting Gijón | realsporting.com

Iván “Pichu” Cuéllar, portero titular del Sporting de Gijón, nos cuenta sus inicios en el fútbol profesional, tras una etapa en el equipo de su ciudad, la U.D. Mérida. Recuerda con orgullo y nostalgia al Atlético de Madrid, el club que confió en él. Siente envidia por ver cómo triunfa y se considera un aficionado colchonero más. Sus comienzos en el Sporting de Gijón fueron difíciles, pero el guardameta ha conseguido consolidarse en el club asturiano, que lucha ahora por el ascenso a la Liga BBVA.

TheWangConnection: ¿Cómo vino el Atleti a por ti?

Jugador: Empezaron a seguirme por edad, tenía 17 años y entrenaba en 2ªB con el Mérida. Debuté contra el Granada en Los Cármenes, luego fui a la Selección Extremeña juvenil y me salió bien, entonces contactaron conmigo tanto Valencia como Atlético. Me decidí por los colchoneros.

¿Cómo te adaptaste al equipo de Manzanares? ¿En qué categoría empezaste?

Hice la pretemporada con el filial, que jugaba en 2ªB, pero tuve ficha y jugué en el juvenil. Me ofrecieron pisos de estudiantes porque era universitario pero les pedí alojarme en residencia para estar más centrado, no quería descuidar los estudios porque siendo juvenil no eres nada.

No era sencillo compaginarlo todo, pero mi adaptación fue fácil porque tenía familia en Madrid y ya había vivido allí antes. En parte por esto rechacé la opción de Valencia.

¿Qué recuerdos quedan de la etapa en el Atlético?

Recuerdos agradables porque fueron los primeros en confiar en mí, quienes me hicieron mi primer contrato amateur y profesional, allí fue mi primera vez en todo y eso nunca lo olvidas. Lo más gratificante es ver cómo se apuesta por ti teniendo sólo 17 años.

Yo no tenía miedo por venir de Extremadura, no me veía inferior, vivía lo que quería, lo que deseaba y esperaba desde pequeño, y cuando lo tienes tan cerca lo único que te preocupa es disfrutarlo y no pensar.

¿Cómo vive un excolchonero la época dorada que están atravesando en el Manzanares?

Considero que el Atlético forma parte de mi vida, estoy ligado a él para siempre, por la experiencia que me han hecho vivir y por hacerme ser lo que soy. Sin duda soy simpatizante del club, un aficionado más, y me gusta ver que el equipo triunfa, aunque sienta envidia, (risas) envidia sana.

¿Cómo definirías tu etapa en el Calderón?

Etapa de crecimiento, formación y desarrollo personal y deportivo.

Después de una temporada en el Eibar, llegas a Gijón, para jugar con el Sporting, equipo con el que te has consolidado. Sin embargo, los comienzos no fueron fáciles, ¿No?

Cierto, me lesioné del peroné en mi primera temporada y de la rodilla después. Aún así, lo afronté con naturalidad y optimismo, uno debe estar preparado para los cambios, esto es como la vida, no sabes lo que te puede deparar el destino. Lo único que se puede hacer es confiar en lo que siempre te ha hecho tirar para adelante, parar a pensar positivamente lo que te ha llevado ahí y no dejar que la lesión te marque. Además era joven (llegó con 23 años) y me quedaba mucha carrera por delante.

Has vivido un descenso; en la portería, ¿cómo afecta el cambio de categoría?

La Segunda División es más larga, más competitiva, más complicada. Todo es más físico y es complicado adaptarse porque la mayoría de equipos juegan a que los demás no puedan jugar, intentan hacer todo lo posible para que no puedas practicar fútbol, o al menos, no un fútbol de pases y espacios.

Hoy en día eres un fijo para Sandoval, pero no siempre ha sido así, ¿Cómo se lleva la suplencia?

La suplencia hay que sobrellevarla, se trata de entender el fútbol, de saber dónde estás y en qué consiste tu trabajo. Hay que concienciarse de que sólo puede jugar uno y eso lo decide el entrenador, tan sólo puedes trabajar duro para ponérselo difícil en la elección.

¿Alguna vez has pensado abandonar el club en busca de minutos?

El jugador es egoísta por naturaleza, quiere jugar, participar, formar parte de los resultados. Uno entrena todos los días para sentirse útil, para ayudar, y la mejor manera de hacerlo es jugando partidos. Si no juegas parece que te estás estancando, que puedes perjudicar tu carrera y eso te hace pensar a veces en marchar a otro club en busca de mayor protagonismo. Esto no es malo, tan sólo se trata de buscar lo mejor para uno mismo sin buscar culpables en el club.

La temporada empezó bien para el conjunto, pero tras una mala racha se colocó en la zona media de la tabla. Hoy miran de cerca el ascenso, ¿Cómo ves al equipo?

Tenemos que ser realistas. Al comenzar la temporada el objetivo era el ascenso directo, sin duda. Ahora lo sigue siendo, aunque quizás debamos fijar la meta en el playoff y no obsesionarnos con las dos primeras plazas. A día de hoy, entrar en la liguilla sería un premio justo y suficiente y estamos muy cerca de ello, por lo que la meta se mantiene intacta.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies