Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El judo aplicado en la empresa

02 Dic 2013 09:12
Jigoro Kano, maestro fundador del judo

Jigoro Kano, maestro fundador del judo | Zavodnoy Apelsin

Artículo escrito por José Morales, profesor del Grado en Ciencias del Deporte de la FCPEE Blanquema-Universidad Ramón LLull. joseMA@blanquema.url.edu Publicado en «El 9 Esportiu» el 20-11-13

Una antigua leyenda oriental cuenta que un viejo médico japonés solía meditar en el bosque en pleno invierno. Así, observó que las gruesas ramas de los árboles que le rodeaban se rompían bajo el peso exagerado de la nieve acumulada sobre ellas, mientras que las ramas más delgadas y flexibles, se doblaban bajo el peso de la nieve, la descargaban y volvían a recobrar su posición normal, como si nada.

A partir de ahí , se desarrolló el principio de no resistencia en las técnicas de combate, primero en el jiu jitsu y posteriormente en el judo, basadas en el aprovechamiento de la fuerza del oponente. Si intentamos abrir una puerta con un fuerte empuje, cuando creemos que está cerrada y realmente está abierta, lo que seguramente ocurrirá es que nuestro impulso nos hará perder el equilibrio a causa del exceso de energía que hemos utilizado ante un objeto que no ha ofrecido resistencia.

La idea de no resistencia viene representada por el significado de la palabra JUDO: «camino de la flexibilidad» (JU= flexibilidad, DO= camino). El carácter «JU» proviene del japonés y contempla acepciones de «adaptable», «suave», «que cede», pero es más correcto hablar de «flexible» para transmitir la idea de las adaptaciones que hace una persona para sacar ventaja de un enfrentamiento.

Hasta el momento, el judo había destacado como deporte educativo, por sus virtudes en cuanto a respeto, autocontrol y su beneficio en cuanto al desarrollo de los niños. Pero últimamente están apareciendo innovadoras formas de utilización de los principios del judo en el mundo de la empresa y el management , como por ejemplo el libro escrito por el profesor de Harvard David Yoffie «Judo Strategy» o el libro «Verbal Judo» de Thompson y Jenkins centrado en el arte de la persuasión. Seguramente con la intención de transmitir los principios del judo a una idea de empresa que cada vez tiene que ser más dinámica, flexible, adaptable y con la astucia suficiente para sacar partido a cualquier oportunidad.


El judo cuenta con dos principios básicos: «El uso eficiente de la energía» y «El beneficio mutuo». El primero hace referencia al aprovechamiento de la fuerza del contrario y en el mundo empresarial se puede relacionar con las acciones estratégicas llevadas a cabo con respecto a la competencia. Por otra parte, el beneficio mutuo hace referencia a la relación que se establece entre los compañeros durante los entrenamientos, la noción de colaboración a la hora de tirar y dejarnos tirar, la necesidad de hacer equipo para llegar más lejos, aspecto imprescindible en cualquier organización empresarial. 
Resulta curioso, el número de analogías que se pueden encontrar entre la práctica del judo y el funcionamiento del mundo empresarial y que resumiremos en cuatro ámbitos: en relación a la competencia, los compañeros, los clientes y los valores individuales.

Laia Talarn, European Open Málaga 2013 | TheWangConnection

Laia Talarn, European Open Málaga 2013 | TheWangConnection

En relación a la competencia, tanto el judo como la empresa deben preparar una estrategia para planificar su actuación teniendo en cuenta las acciones del oponente, y al mismo tiempo, ser capaces de variar durante el combate. La incertidumbre es máxima, las condiciones nunca son estables, el oponente nos condiciona totalmente. 
Aquí entran en juego habilidades como el dinamismo y el uso eficiente de la energía, que nos permiten esquivar y contraatacar rápidamente en un ejercicio de especialización basado en aplicar la fuerza en el momento y lugar oportuno. Es mejor no oponerse frontalmente a una fuerza superior, seguramente nos arrastraría, es mejor apartarse y buscar otra alternativa. 
Durante un combate de judo se busca el principio de acción-reacción. Se prueba o se simula una técnica, si el oponente reacciona tenemos una alternativa. En los mercados se utilizan técnicas similares de prospección, simulación, etc, para observar la reacción de la competencia y actuar en consecuencia.
 La competición en el tatami y la competición en los mercados debería estar regida por unos valores éticos. De hecho, el judo cuenta con un código moral que recoge los siguientes aspectos: Cortesía, Coraje, Sinceridad, Honor, Modestia, Respeto, Autocontrol y Amistad. Los hábitos y habilidades que proporciona la práctica de este deporte imprime carácter en sus practicantes y hace que afronten la vida con una buena actitud, aspectos que se podrían transferir perfectamente al mundo de la empresa.

Respecto a los compañeros, hay que destacar que el judo no es un deporte individual, se necesita la presencia de otros compañeros para practicarlo y hace que la cooperación entre diferentes individuos encaminada a lograr un objetivo común sea imprescindible. 
El hecho de luchar con los compañeros para preparar la competición, hace que se llegue a un grado de confianza y complicidad muy grande. Los lazos personales aumentan y la idea de beneficio mutuo está implícita en la práctica. Cualquier jefe de personal quisiera construir un equipo con estos fundamentos.


En relación a los clientes, la empresa podría beneficiarse de algunos conceptos del código moral del judo. El trato con los clientes debería estar regido por la cortesía y el respeto, seguido por la sinceridad y la honestidad. Otros principios que se pueden añadir, que son comunes al judo y al la empresa y que son imprescindibles en el trato con los clientes son la dedicación, la individualización y el compromiso.

En cuanto a la mejora de los valores individuales, el judo, al igual que la mayoría de deportes aporta una serie de valores muy apreciados en el mundo de la empresa, como son la cultura del esfuerzo, la superación personal y sobre todo la capacidad de superar retos y situaciones límite. La experiencia vivida en las competiciones deportivas tiene características muy cercanas a la realidad competitiva del mmercado empresarial.

En definitiva, no podemos afirmar que la práctica del judo ayude a desarrollarse en la empresa, pero las vivencias de dos mundos tan diferentes tienen el mismo perfil.


Etiqueta asignada a este artículo
BarcelonaCataluña

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies