Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El Judo español pasa inadvertido en el Mundial

El Judo español pasa inadvertido en el Mundial
01 Sep 2013 22:09

Kiyoshi Uematsu

Kiyoshi Uematsu terminó lesionado en el cuello

Kiyoshi Uematsu terminó lesionado en el cuello contra el francés | ijf

Jornada de clausura la del sábado para la competición individual en el Maracanazinho Arena de Rio de Janeiro, y el medallero por países ha quedado configurado con Japón a la cabeza, tras tres oros y sumando siete preseas, seguido de Francia con un oro menos, y a continuación Cuba en tercer lugar.

Acaba un mundial encumbrando al francés y oro olímpico, Teddy Riner, que a sus 24 años lograba su sexto título de campeón del mundo en +100 Kg. Su compatriota, la consagradísima Lucie Decosse, anunciaba su retirada a los 32 años, atesorando casi 60 medallas en competiciones internacionales, un oro olímpico, 3 mundiales y 4 títulos continentales. Se presenciaban hermosos gestos propios de este deporte, con la israelí Yarden Gerbi en -63 Kg. proclamándose campeona con una estrangulación a la francesa Clarisse Agbegnenou y no lo celebraba hasta haber abandonado el tatami y haberse cerciorado que su rival y amiga recuperaba la consciencia.

España se vuelve de vacío de la competición presumiblemente más difícil, a diferencia de unos juegos. Sobre el tatami de un mundial se encuentran todos los top ten del mundo y sus reservas, al poder inscribir a dos por peso. El equipo español ha acabado en el puesto trigésimo primero gracias al séptimo puesto de Sugoi Uriarte; el resto de la delegación: Laura Gómez en -52 Kg., Antonio Jiménez Rodríguez en -66 Kg., Kiyoshi Uematsu y Javier Ramírez Ramos en -73 Kg., Francisco Javier Madera en -81 Kg., David Ruiz Zajacs y David Alarza en -90 Kg., Jaione Equisoain en -57 Kg., Isabel Puche Palao en -63 Kg., Marta Tort en -78 Kg. y Sara Álvarez Folgueira en +78 Kg., no superaba las rondas preliminares, pero daban el todo por el todo, se sudaba hasta la última gota, Kiyoshi se empleaba tan a fondo que hubo de retirarse por lesión, a Alarza le paraba el campeón del mundo, Ramírez sacaba todo el arsenal pero no podía, David Ruiz libraba una lucha titánica e intentaba todo, tanto por la derecha como por la izquierda y no lo lograba, han sido algunas de las actuaciones.

Se presentaba una delegación de 13 judokas, tres viajaban en convocatoria oficial y el resto por sus propios medios al aperturar la federación filtro de inscribirse por libre si los deportistas se sufragan los gastos y cuenten con su visto bueno, muestra de las dificultades económicas es una medida positiva para todos estos intrépidos héroes que fabrican sus sueños de modo altruista, sabedores que incluso con resultados de calibre, este deporte no da para vivir, pese a ello y con el único combustible de su sudor y sacrificio no cejan en su empeño, y esta tampoco parece ser la receta para los resultados que siguen sin llegar. Tampoco los atajos para llevar a delegaciones más numerosas que en el pasado han servido para dar sus frutos. El judo español sigue sin encontrar su propia identidad, con una selección que apenas se concentra durante el año y parece no tener denominador común o solidez como equipo, con sus miembros disgregados en sus propios clubs, que son los que están haciendo un trabajo formidable pese a la falta de sparrings para entrenar y demás recursos, aunque esto tampoco parece ser suficiente.

Resultados como el obtenido en Río han de servir de lectura para mejorar, la no consecución de medallas en citas de envergadura, y ya van tres juegos olímpicos, es el resultado del proyecto o la falta de él que tiene el judo español, manteniendo todavía la dinámica de trabajo impuesta en el ’92 y a la espera que broten figuras por generación espontánea para agarrarse cual tabla de salvación, sin estrategia ni planificación para el medio o largo plazo y sin contemplar a la cantera que, por supuesto y sin lugar a dudas, existe.

Potencias como Japón, Francia o Rusia aterrizaban en Río con nuevos nombres en sus equipos y con la vista puesta en los próximos juegos. No es comparable dado el caudal de recursos que manejan estos países, pero sí con el tercero que aparece en ese medallero y no de modo excepcional, Cuba y el pulcro trabajo de Ronaldo Veitía, su jefe de entrenadores se presenta más que atractivo y envidiable de averiguar la receta dados los escasos medios con los que cuentan y sus fabulosos resultados. El judo español continúa presentando  interrogantes y un buen ejercicio es cuestionarse cada uno el papel que representa desde sus altas esferas hasta los deportistas, sin eludir responsabilidades, desde lo más alto hacia lo más bajo, ni todo es reprochable a la institución, ni nadie se salva, ni nadie sobra.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies