Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El salto más alto de Yago Lamela

El salto más alto de Yago Lamela
08 May 2014 20:05

YAGO LAMELA, UNA LEYENDA | SPORT.ES

Hace poco más de 15 años, Yago Lamela asombró al mundo. El 7 de marzo de 1999, el avilesino, gracias a un majestuoso salto de 8,56m. de longitud, obligó al cubano Iván Pedroso a hallar la mejor versión de sí mismo para poder hacerse con el oro en el Campeonato del Mundo en Pista Cubierta, que en aquella ocasión se celebró en la ciudad japonesa de Maebashi.

De la noche a la mañana, aunque ya había avisado de sus magníficas condiciones atléticas, el avilesino se convirtió en una especie de ave fénix para las disciplinas atléticas de los concursos. En nuestro país todos los focos se centraron en él, todos los medios querían tenerle en pantalla, en antena o en sus páginas volando a todo color. Lógico y comprensible. Ese salto le valió una medalla de plata mundialista y una plusmarca europea que tardó diez años en batirse. Fue en el marco del Campeonato de Europa en pista cubierta de Turín 2009 por el germano Sebastian Bayer.

Ese 1999 hubo Campeonato del Mundo al aire libre. Sevilla fue la localidad elegida. Yago se acercó a su registro de Maebashi con un gran salto de 8,40m. Tuvo que ser nuevamente Iván Pedroso (que acabaría su carrera con cinco títulos mundiales en pista cubierta y cuatro) quién privara a Yago de un oro que habría sido la guinda. ¿Recuerdan el registro de Lamela en Maebashi? Sí, 8,56m. Esa fue la distancia que saltó Pedroso para llevarse a Cuba una medalla que en más de un momento, con toda seguridad, Yago pudo ver colgada sobre su cuello.

La disciplina del salto de longitud es compleja técnicamente. También exigente, dura, cruel tal vez. Su belleza plástica es directamente proporcional al riesgo de lesiones que conlleva su preparación en los entrenamientos y su ejecución en las competiciones. Muchos saltos, mucha fuerza, mucha energía acumuladas sobre las articulaciones del tren inferior. Y ahí sucumbió el asturiano. Cuando se encadenan lesiones y no se acierta a ver la luz al final del túnel todo se torno oscuro, complicado. No es fácil, nada fácil, saltar tan alto y tan lejos y que las lesiones te tumben sobre el tartán, sobre el duro y frío suelo que se extiende bajo los pies de una atleta cuando no puede entrenar y competir. El sueño se aleja, el brillo se difumina, las luces desparecen. También los flashes, las palmaditas, las felicitaciones, las llamadas.

Yago lo pasó mal. Por más que lo intentaba no alcanzaba a levantar el vuelo hasta donde estaba acostumbrado. Caer y levantarse. Esa es una máxima muy necesaria para alcanzar la cumbre definitiva. Yago lo intentó. No pudo.

Yo me considero afortunado porque en septiembre de 2011, un martes y trece, lo entrevisté en mi blog Mis Atletas. Ya entonces me sentí tremendamente afortunado por poder tenerle en mi espacio, por poder compartir con él recuerdos e ilusiones. Echando la vista atrás y repasando la hemeroteca no he visto ninguna entrevista posterior a la mía, un mindundi que escribe por pasión y amor al deporte rey. Se oscureció la luz de los medios, poco o nada hemos podido saber desde entonces de alguien introvertido y reservado, a quien seguramente le habría venido bien que se le hubiera dado más calor, más coba, más conversación mediática.

Hoy ha vuelto a caer y de un salto ha subido al cielo. Desde aquí le enviaremos nuestra energía y nuestra luz para que se sienta cómodo, a gusto, para que perciba que los amantes del deporte amamos lo que él fue capaz de hacer. Gracias a la naturaleza, a su físico, a sus entrenadores. Poco más podemos hacer que agradecerle lo que hizo.

En julio habría cumplido 37 años. Ojalá que las velas de la ilusión y la llama olímpica le iluminen eternamente. Requiescat in Pace, Yago Lamela. 

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies