Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El Señor de los anillos

El Señor de los anillos
24 Sep 2013 06:09

Bill Russell

Bill Russell con parte de los once anillos de campeón de la NBA

Bill Russell con parte de los once anillos de campeón de la NBA | eghtesadeiranonline

El sueño de todo gran jugador de baloncesto es llegar a la NBA y conseguir ganar un campeonato para así poder hacerse con el anillo que otorgan al vencedor. Pues bien, nuestro protagonista, Bill Russell posee en los estantes de su hogar hasta once anillos. A sus 78 años, Russell es el máximo acumulador de títulos de la gran liga de las estrellas norteamericana y por ello es conocido como “el Señor de los anillos”; llegando incluso a superar a jugadores de la talla de Michael Jordan, Wilt Chamberlain, Larry Bird o Kobe Bryant.

William “Bill” Fenton Russell nació en Monroe (Lousiana) el 12 de febrero de 1934. Ciudad donde vivió su difícil infancia llena de problemas acrecentados por el racismo de aquella época y más en un estado sureño de  Estados Unidos, lo que les hizo mudarse a toda su familia a la ciudad californiana de Oakland. El problema del racismo le acompañó durante todos sus primeros años viviendo en primera persona distintos episodios negativos que dibujaron su personalidad. 

No destacó especialmente de niño en el baloncesto.  Comenzó a destacar por su estatura (2,07 m) y por su facilidad para anotar de cara al aro en la posición de pívot y más concretamente en la faceta defensiva: “Fui el primero en hacer lo que hacía: empezar por la defensa”. Más tarde jugó en la Universidad de San Francisco, con la que consiguió dos títulos en dos años consecutivos, 1955 y 1956, incluyendo una racha de 55 victorias sin interrupción. Sus promedios universitarios fueron escandalosos: 20.7 puntos y 20.3 rebotes por encuentro. Esto llevó a la NCAA a cambiar varias reglas con el fin de alejar a los pívots de la zona, además de no permitir taponar legalmente cuando el balón estaba en trayectoria descendente. El legendario entrenador John Wooden, entrenador de UCLA, dijo de él: «El mejor defensor que jamás he visto». Fue elegido en el número dos del Draft de la NBA en 1956 por los Rochester Royals, pero traspasado a los Celtics de Boston en una habilísima maniobra del gran Red Auerbach, mismo año en el que fue capitán con la selección estadounidense en los Juegos Olímpicos de Melbourne, y además fue de gran ayuda para el equipo en la consecución de la medalla de oro.

Su andadura en la NBA con los Boston Celtics no comenzó hasta 1958 debido al servicio militar. Tras esto, Russell llegó a jugar hasta 13 temporadas con los Celtics, llegando a ganar el campeonato NBA hasta 11 veces. Él siempre decía: “Mi madre me enseñó lo que es la dureza, esto ha hecho que llega hasta donde he llegado”.

Podemos decir que Bill Russell apenas conocía lo que era una derrota, porque el equipo en el que militaba no perdía casi ningún encuentro. Fue además 5 veces el MVP de la temporada, que es el premio al jugador más valorado de la NBA; y a su vez fue 12 veces elegido para disputar el partido de las estrellas (All-Star). Todo fueron títulos para esta gran leyenda del baloncesto que se retiró en el año 1969 y que es miembro del Hall of Fame desde 1975, con su camiseta retirada en del número que llevó a la espalda, el número 6.

Debemos tener en cuenta además, la rivalidad que tuvo este gran jugador con otro pívot del que todos hemos oído hablar. Es el caso de Wilt Chamberlain, jugador que posee un gran número de récords en su estancia en la mejor liga de baloncesto, sobre todo en el apartado anotador y reboteador. Wilt, también conocido como «The Big Dipper» tiene el récord de anotación en la NBA al conseguir 100 puntos en un partido y promediar más de 40 puntos por temporada. Su altura (2,16m) y su gran envergadura le hicieron ser uno de los jugadores de mayor dominio bajo los aros en la historia de NBA. Militó en Philadelphia Warriors, 76ers, Los Ángeles Lakers y formó parte del mítico equipo de los Harlem Globetrotters. Pero precisamente hacemos mención de él porque los enfrentamientos frente a Bill Russell eran míticos y han quedado archivados y la memoria de todos los fieles al baloncesto de más allá del charco. Esto fue lo que publicó el diario The New York Times al día siguiente del primer partido en el que se vieron las caras frente a frente: «Anoche Bill Russell y Wilt Chamberlain, que jugaron la totalidad de los 48 minutos, se llamaron a un alto. Boston se llevó la mejor parte y ganó 115-106. En conjunto, la actuación de los dos fue casi pareja. Wilt (30 tantos y 30 rebotes) se lució en el ataque y Russell (22 y 35) en la defensa».

Bill Russell es, hoy en día y más con el paso del tiempo, el ejemplo de baloncesto posiblemente más apreciado del mundo. De acuerdo con esto cada año, cuando las Finales de la NBA llegan a su fin, ahí está él, sonriendo, dispuesto a entregar el galardón de MVP de las Finales que lleva su nombre como homenaje a su victoriosa trayectoria.

Como aficionados al baloncesto debemos aprender de lo que él constantemente repetía cuando jugaba: “Hay muchos niños que tratan de hacer un mate antes de aprender a tirar o a botar. El proceso natural de un jugador debe ser el de aprender los fundamentos necesarios como para poder defenderse dentro de una cancha en igualdad de condiciones con otros rivales”.

Vídeo sobre la rivalidad con Wilt Chamberlain:

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies