Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

En el nombre de Antonio Serrano

En el nombre de Antonio Serrano
15 May 2014 07:05

Antonio Serrano en Elgoibar '89

Antonio Serrano con Juan Carlos de la Ossa y parte de su grupo de atletas en el CARD de Madrid

Antonio Serrano con Juan Carlos de la Ossa y parte de su grupo de atletas en el CARD de Madrid | cedida

Toda una vida entregada al atletismo ha servido para que, gracias a él, España cuente con un plantel de fantásticos mediofondistas y fondistas que han mamado atletismo de primera categoría gracias a Antonio Serrano, uno de los entrenadores españoles más reputados y con mejores resultados en el gremio. El manchego de La Solana es, además, uno de los precursores del atletismo moderno en España, un estudioso de nuestro deporte al que se le escucha y obedece.

  • Antonio Serrano Sánchez
  • La Solana (Ciudad Real), 8 de marzo de 1965
  • Entrenador de Atletismo (mediofondo y fondo) y ex-atleta (fondo)

Este año, si no estoy errado, se cumplen 25 años desde que empezaste a entrenar a atletas. ¿No es así?

Aciertas.

¿Tienes pensado celebrarlo o ya lo has hecho?

La verdad es que con la voracidad en que vivo el día a día con el grupo de entrenamiento y mis hijas no me lo había pensado, pero el año que viene cumplo una cifra redonda de edad y ahí sí tengo pensado hacer una celebración especial, donde puedo dar cabida también a esta efeméride.

¿Quién fue tu primer atleta y cómo surgió la posibilidad de colaborar juntos?

Considero mi primer atleta a Rodrigo Gavela. Cuando estudiaba INEF, en el tercer año me fui a vivir con otros cuatro compañeros y varios eran atletas, uno de ellos era Rodrigo. En un momento me preguntó que si me atrevería a entrenarle, ya que estaba dudando de su entrenador, vio algo en mí que le animó a proponerme ese trato. No dudé ni un momento en aceptar y, a la postre, llegó a ser campeón de España de maratón, olímpico en maratón en los JJOO de Barcelona ’92 y recordman de España en maratón con 2 h10’27», entre otros logros.

Rodrigo Gavela, primer atleta entrenado por Serrano

Rodrigo Gavela, primer atleta entrenado por Serrano | cedida

¿En qué momento pensaste que te picaba el gusanillo y que te apetecía dar ese paso de empezar a preparar a corredores?

Considero que mi vocación y pasión es ser entrenador de atletismo, por eso no dudé en aceptar la proposición de Rodrigo, y, aunque estaba en un momento álgido de mi carrera deportiva, seguí aceptando retos de otros atletas, unos más populares y algunos con calidad y talento como Natalia Azpiazu, subcampeona de España de 1500 y varias veces internacional en pista y campo a través. Con ella comencé en 1990. Me ha encantado ser atleta profesional y a la vez entrenar atletas de todos los niveles durante esos años.

¿Durante cuántos años estuviste compaginándolos con tu faceta como atleta de alto nivel?

La cuenta sale fácil. Como comencé en el 89 y me retiré como atleta profesional en el 99, salen once temporadas. En ellas, como he comentado, entrené a corredores de distinto nivel, y sobresalieron los dos citados y Griselda González, que también fue olímpica con España en la maratón en los Juegos de Sidney 2000.

También quiero recordar que en 1997 llegó a Madrid a entrenar conmigo un gran talento en bruto llamado Juan Carlos Higuero. Lo entrené un par de temporadas en las cuales yo todavía estaba en activo internacionalmente.

Natalia Azpiazu (2ª por la dcha.), atleta internacional y ahora, investigadora de renombre

Natalia Azpiazu (2ª por la dcha.), atleta internacional y ahora investigadora de renombre | cedida

¿Te resultaba muy complicado?

La verdad es que no recuerdo que me supusiera un trabajo extra, ya que en los ratos de descanso planificaba los entrenamientos. A algunos atletas los entrenaba a distancia vía fax y teléfono, (eso sí, el lunes por la noche ardía el teléfono del piso donde vivía) y a otros coincidía con ellos en mis entrenamientos en el INEF de Madrid.

¿Cuándo y por qué decidiste que dejaba de ponerte dorsales para competir al máximo?

Opino que he sido un privilegiado y he tenido una retirada del alto nivel sin frustraciones. Me explico: en 1999 fui internacional en octubre en el Mundial de Media Maratón en Palermo, terminando en la trigésima tercera posición y el tercero o cuarto del equipo, no lo recuerdo exactamente. Ya me costaba mucho ser internacional, pues los jóvenes venían pisando fuerte tanto en el cross como en la pista y el asfalto. Ya no me veía para seguir siendo internacional y mejorar mis marcas. Además, mi grupo de entreno estaba creciendo y ese mismo septiembre del 99 me vinieron varios jóvenes a pedir que los entrenara, entre ellos la pareja formada por Diana Martín y José Manuel Abascal, junior los dos en ese momento. Para más inri, mi pareja, Natalia, estaba embarazada esperando a nuestra primera hija, así que con todo este panorama me paré a pensar y me dije: “Dejo de entrenar a alto nivel y me dedico más al grupo de entrenamiento y a cuidar a mi hija”. Así que estuve un año con una pequeña ayuda de la Federación como entrenador de núcleo y al año siguiente me contrataron a media jornada, pero como era mi pasión y vocación no dudé en dedicarme a ello y arriesgar para que fuera mi profesión en el futuro, como así está siendo.

Tú entrenabas a las órdenes de Martín Velasco. ¿Cómo era entrenar con él? ¿Fue, tal vez, tu fuente de inspiración?

Sí, señor. Martín Velasco fue mi único entrenador en toda mi carrera deportiva. Comencé a los 17 años a distancia y, excepto tres años, de 1989 a 1992 que estuve residiendo en Toledo, siempre fue así, aunque iba de vez en cuando a Toledo desde Madrid a entrenar bajo su supervisión.

Tenía un método muy natural y durante unos años reunió a un grupo muy importante de atletas, con los cuales consiguió muy buenos resultados, récord de España de 1500 y milla con José Luis González, récord de maratón con Ricardo Ortega, Juan Francisco Romera y el mío, por nombrar sólo alguna cosita.  Sobre todo, éramos un grupo de amigos que hicimos de nuestra afición a correr un método de vida.

Por entrenar a distancia me hice muy independiente y debía interpretar los entrenos y pautas que me daba según mi parecer, pero como yo también ejercía de entrenador no me era difícil.

¿De qué corrientes se podría decir que te has inspirado para poseer tu visión actual como entrenador?

Respecto a mis fuentes de inspiración, de Martín mamé su filosofía, aunque si os cuento un secreto, Martín es un enamorado de la educación y le  hubiera gustado que yo trabajara en ello.

Resumiendo, opino que mi actual método tiene varias patas de inspiración, de Martín el método general y filosofía, de mis estudios la parte más científica y técnica, de haber entrenado tempranamente a dos talentos, uno en medio fondo como era Natalia y otro en fondo como era Rodrigo, la experiencia, y ahora para no estar estancado me encanta leer todo lo que puedo sobre otros tipos de entrenamiento y lo que veo interesante lo aplico a mi actual grupo.

Imagino que habrás leído y oído que eres “el Salazar español”. ¿Qué te parece esa afirmación?

Si te soy sincero, aunque parezca un halago, prefiero ser Antonio Serrano a secas, y que se me conozca por trabajar duro y lo mejor posible para sacar a cada atleta de mi grupo lo mejor que tenga dentro, a la vez que se eduquen integralmente, sobre todo en las edades más tempranas.

¿Y que te comparen con Salazar?

En la actualidad de nuestra sociedad española y, sobre todo, con el estado de la economía, esa comparación no tiene mucho sentido. Me explico: Salazar lleva ya más de 10 años bajo el auspicio de una gran multinacional como es Nike. Por ello tiene todos los avances tecnológicos, científicos y un equipo multidisciplinar muy importante detrás, mientras que aquí casi trabajamos, como se dice, “a pelo”. Las ayudas están cada vez más restringidas y los entrenadores debemos reinventarnos y pedir muchos favores a nuestro alrededor para que, por ejemplo, un atleta tenga un psicólogo, un nutricionista, un médico, etc. La Federación ayuda en lo que puede a los internacionales, pero hay otros jóvenes a los que también les iría bien esa ayuda y no es posible dársela. Por tanto, trabajo con la motivación y afan de superación del atleta. A veces, si uno se lesiona o tiene un bache y no tiene ayudas se asusta y puede ser una causa para que deje de practicar atletismo de alto nivel.

Hace un par de meses o tres se habló mucho tras el récord de Galen Rupp y una series de entrenos que él hacía junto con Mary Cain y Jordan Hasay. ¿Cómo valoras tú ese tipo de trabajos tras unas prestaciones de altísimo nivel? ¿Y en el caso de las chicas, que son aún muy jóvenes?

Para opinar con fundamento de estas prácticas habría que estar allí y saber la explicación del entrenador y, más allá de él, qué beneficios dan los científicos de ese tipo de entrenos después de una gran competición.

Lo que no puedo hacer es integrar ese sistema en el mío si no tengo la seguridad de que beneficiaría a mis atletas. Por tanto, en la actualidad está descartado, y más sabiendo que aquí no tengo todos los métodos de recuperación que tiene el Oregon Project.

El americano tiene una legión de seguidores, también detractores. ¿Crees que en nuestro país se valora suficientemente la labor que desempeñáis los entrenadores?

Esta pregunta es difícil de contestar, no me gusta caer en lo típico de  “al entrenador no le conoce nadie”.

Para mí lo importante es estar bien valorado por mis atletas, pues ellos son mis embajadores y trabajo para ellos. Luego es evidente que hay una gran complicidad con el entrenador cuando un atleta consigue un logro. Por poner un ejemplo, la experiencia vivida el pasado verano en el Campeonato del Mundo en Moscú con cuatro atletas entre los 15 mejores del mundo en cuatro pruebas diferentes fue para mí algo especial. Disfruté mucho cuando Alessandra Aguilar, Dolores Checa, Diana Martín y Javier Guerra consiguieron estar entre los mejores, y qué decir de otros momentos, como el 4º puesto en unos juegos olímpicos de Juan Carlos Higuero, plata en maratón de Chema en el Europeo de Barcelona, platas de Tete de la Ossa en europeos de cross y un largo etcétera…, aunque simplemente una marca personal en un control de pista en Madrid también me hace muy feliz.

Y lo que sí me gusta es defender nuestro gremio, y lo que menos me gusta es que haya tan pocos entrenadores dedicándose a full time a entrenar. Ahí sí echo en falta más ayudas para que fuéramos más los privilegiados como yo que pudieran vivir de esto.

También quiero comentar que, al ser un deporte individual, es más difícil que la prensa y los aficionados conozcan al entrenador de todos los atletas. En fútbol sólo hay uno por equipo, y más allá de los equipos más laureados no conozco muchos nombres de entrenadores.

Para terminar, una anécdota. Hace unos días me comentó mi atleta más longevo, Manolo Alonso, de 78 años, que en el Parque del Retiro le comentaron unos atletas unas palabras sobre él y uno de ellos dijo “y está entrenado por Antonio Serrano…”. Es decir, sí hay atletas populares y más gente que nos conoce.

Muchos de tus compañeros no pueden dedicarse en cuerpo y alma a entrenar a sus deportistas. ¿Crees que eso es un hándicap para lograr mejores resultados con sus atletas?

En mi opinión sí, porque, si un entrenador sólo va un rato por la tarde a la pista y unas horas determinadas, siempre habrá algún tipo de trabajo y seguimiento que no podrá hacer, pero, claro, si no es remunerado es normal que pase esto.

Mi entrenador de siempre, Martín Velasco, a pesar de tener un grupo muy bueno era profesor en la Escuela de Magisterio y por las mañana debíamos entrenar sólos.

Yo, sin embargo, voy prácticamente todos los días al INEF por la mañana, tarde y los sábados por la mañana, y cuando un atleta está preparando un gran campeonato y las series tocan en domingo también intento estar allí presente.

¿Cómo crees que los entrenadores podrían tenerlo más fácil? ¿Qué se podría o debería hacer para conseguirlo?

Uff, esa es la pregunta del millón. Y hay muchas y variadas respuestas, pero a la postre no se consigue ninguna.

Ejemplos: en Francia a los profesores que son entrenadores los liberan para dedicarse sólo al entrenamiento. En otros países tienen dinero en las Federaciones para que sólo se dediquen a entrenar. En otros, como EEUU, son las universidades las que los contratan. Es decir, ejemplos hay muchos, pero aquí, en España, sólo unos pocos somos contratados por Federación porque sus recursos son los que son y los que son contratados por clubes son con contratos a tiempo parcial.

En definitiva, tendrían que tener más dinero tanto Federación como clubes para que pudieran contratar a más entrenadores, pero para eso el atletismo tendría que tener más fuentes de ingresos y esto ahora mismo está muy complicado.

Antonio Serrano celebra la victoria en el Cross de Elgoibar

Antonio Serrano celebra la victoria en el Cross de Elgoibar | Jesús Insausti-Diario Vasco

Desde tu etapa como corredor llevas muchos años en esto y lo has vivido a ambos lados de la barrera. ¿Observas diferencias notables entre la actitud de los corredores y entrenadores de los 80, 90 y estos últimos años?

Por supuesto que sí. Todo ha evolucionado y lo que se hacía antes no vale totalmente para ahora. Podría poner multitud de ejemplos, pero eso lo dejo para un posible libro (risas). Pero, por poner alguno, antes, para los atletas, el entrenador era como un dios, yo nunca he recriminado nada a mi entrenador y lo veneraba, ahora si nos descuidamos somos uno más de la cuadrilla y si no les apetece hacer algo intentan convencerte para no hacerlo.

Más ejemplos serían el avance de la ciencia y la tecnología, que están ayudando a que se consigan mejores marcas y que los atletas, por ejemplo, sean más longevos.

Sobre la actitud de los corredores, ahora hay menos porque hay multitud de deportes que se pueden practicar y por la dureza del atletismo perdemos practicantes, pero no dudo que todos los atletas luchan por los mismos sueños que cuando yo era atleta, mejorar y, si se puede, ser internacioanal, y, si se puede, ser olímpico, y, si eres el elegido por genética y trabajo, conseguir una medalla olímpica. Si no estuviera convencido de esto no me dedicaría a entrenarles.

Tú tienes a muchos atletas a tu cargo. ¿Qué disposición tienen, generalmente, ellos a asumir el trabajo que les encomiendas cada día o casa semana?

En este tema puedo hacer algunas consideraciones. Al ser un grupo grande cada uno tiene una personalidad diferente, es decir, todos acatan mis entrenamientos, pero siempre están los que no rechistan nada y los que de vez en cuando te dicen las famosas frases: «estoy lento, necesito velocidad», «estoy rápido, pero no llego fresco al final, necesito fondo». Y ahí está la labor de torear todas estas situaciones y realizar el plan que tengo concebido para cada atleta. Yo soy el encargado de llevar al atleta a conseguir los objetivos propuestos al principio de la temporada y, aunque escucho todas las sensaciones y consideraciones que me quieran hacer, debo seguir mi línea y, si me equivoco, asumo la responsabilidad y si hay que hacer cambios para la siguiente temporada se harán.

También hay distinción entre los atletas más experimentados, que ya nos conocemos de muchos años, y aquí sí suele haber una mutua conversación sobre el entreno, pero a los jóvenes les toca hacer caso a tope y confiar en el entrenador, al igual que los experimentados.

Quiero destacar que, en mi método, lo que no falta es variedad, y esto lo hago para que el atleta tenga mejor disposición al entrenamiento. En el entreno trabajo las facetas que creo conveniente, pero quée trabajo me cuesta variar en las sesiones. Bueno un poco más de trabajo es, me debo exprimir bien la mente.

¿Cómo es tu día a día como entrenador?

Lunes: me levanto sobre las 8:30, desayuno y escucho las noticias en la radio, trabajo hasta las 10:30 en el ordenador, me marcho a la pista y estoy allí de 11 a 14 aproximadamente. Vuelvo a casa a comer, me relajo un poco, normalmente lavando los platos y con las redes sociales, Twitter principalmente, y vuelta a trabajar con el ordenador. A las 17:30 vuelta a la pista hasta las 20 horas aproximadamente.

Después en casa, si tengo algo pendiente referente al atletismo lo acabo y, si no, tiempo para cenar y relax. Me gusta relajarme viendo una peli en la tele o una serie. Por ahora no soy de los que se bajan pelis, me gustan los descansos para zapear y levantarme e ir a la cocina a por algún dulce y algún vicio más.

Siempre hay cosas que hacer. Además de planificar los entrenamientos, mirar y decidir competiciones, mirar resultados de rivales, buscar articulos sobre entrenamiento, visualizar vídeos de competiciones o sesiones de complementos de core, vallas, cuestas, etc., que se encuentran por internet, hacer los informes que me piden en la Federación, etc.

Otra cosa que hago es utilizar el whatsapp para comunicarme con los atletas. Si no he tenido tiempo de preguntar a todos en la pista sobre los entrenos, lo hago por esta vía, y más con los que entreno de fuera de Madrid.

Así son son casi todos los días de la semana, menos los miércoles por la tarde y los viernes, que los dedico a mis hijas. El sábado también hacemos entrenamiento en grupo y, el domingo, si no hay competición, es el día que tengo para mí y mis hijas.

También comentar que no todos los días son iguales. Alguno voy al cine por la noche, o ceno con amigos, pero la verdad es que si quieres resultados la rutina es muy importante y lo que intento es no dejar a ningún atleta sin entrenamiento y sin atender, si lo consigo o no sólo lo pueden contestar ellos.

¿Te resulta fácil compaginarlo con tu vida familiar?

Este es un tema delicado y personal, el atletismo me ha dado mucho, pero también opino que me ha quitado, y ahora mismo, por desgracia, sólo puedo disfrutar de mis hijas. Aparte de a ellas, estoy dedicando en cuerpo y alma a mi grupo y al atletismo, pero he de decir que es una decisión tomada conscientemente y que soy feliz así. Aunque intento no perder el contacto con los amigos y, si quiero conservarlos, hay que cuidarlos. Con esta profesión es complicado por los viajes y la implicación diaria con un grupo de personas que demandan mucho del entrenador, pero mis amigos y familia lo saben y me comprenden. Ser un líder tiene un precio a la vez que unas satisfaciones, y las asumo y comparto.

Antonio Serrano con sus dos hijas

Antonio Serrano con sus dos hijas | cedida

¿Es fácil organizarse a la hora de preparar la programación y planificación de tantos corredores y tan diversos?

Como has comenzado la entrevista, llevo ya 25 años, y si no fuera capaz de hacerlo apaga y vamonos. A veces escucho la frase de que tengo un grupo muy numeroso y puede ser perjudicial. Mi explicación es que soy un entrenador de grupo que saca a cada atleta lo mejor posible y para lo cual gasto muchísimas horas de mi vida. Lo que no puedo tener es un atleta que quiera sólo un entrenador para él. Éste no cuadra en mi filosofía y por eso ha habido atletas que no están ahora en el grupo. Otra explicación está contestada en una pregunta anterior, no hay suficiente entrenadores dedicados en cuerpo y alma a esto. En Madrid, por ejemplo, en el CAR sólo hay dos entrenadores contratados en medio fondo y fondo, y Madrid es muy grande y, por fortuna, vienen muchos atletas de otras comunidades a estudiar, ¿cómo darle entrenador a todos ellos?

Por tanto, sí me organizo bien y me encanta entrenar desde el 800 hasta la maratón. Y mal no lo tengo que hacer, ahí están los resultados para corroborarlo.

Además, en los últimos años he contado con ayuda de otros entrenadores como asistentes. En la actualidad tengo a Juan Carlos de la Ossa y es un lujo que trabaje conmigo y mi grupo.

¿Qué distancias pueden resultar más difíciles de preparar para poder dar en el clavo el Día D a la Hora H?

Si te soy sincero, la prueba que más voy dominando es la maratón, ya que si no hay problemas durante los últimos meses de preparación, el atleta suele cumplir con el objetivo.

En las pruebas de pista a veces es más complicado, sobre todo cuando el atleta tiene que hacer primero la mínima y clasificarse para luego estar en el campeonato. Cuando son atletas con el nivel suficiente para estar en el campeonato, sí suelen dar el máximo en él.

Como punto difícil opto por la prueba de 800. Es la más difícil, sobre todo porque en el campeonato sólo pasan seis a la final en pista cubierta y ocho en el verano, y si tienes un fallo táctico o tu serie es lenta puede que te quedes fuera a pesar de llevar una gran marca y estar en forma.

Muchos de los mejores atletas españoles de medio fondo y fondo están a tus órdenes. ¿Cómo es el ambiente que se respira en vuestro grupo?

El grupo está bien definido en dos sub-grupos. Por la mañana entrenan los más profesionales que suelen ser los más experimentados, mientras que por la tarde tengo el grupo que llamo de los estudiantes, estudian por la mañana y entrenan por la tarde. El sábado, festivos y los meses de calor suelen coincidir todos.

Opino que es un grupo compacto, donde cada uno busca sus objetivos, pero que, a la vez, están pendientes unos de otros. Me considero un entrenador de grupo, donde se puede individualizar dentro de él y que se ayuden o animen en los entrenos y competiciones es muy importante en mi filosofía como entrenador. Eso sí, no debemos olvidar que cada uno tiene sus circunstancias personales y yo debo adaptar el entrenamiento para que cada uno consiga los objetivos que nos proponemos.

En el grupo todos somos compañeros y luego, al ser muchos y de distintas edades, unos se hacen amigos y otros sólo coinciden en los entrenos y en las fiestas en común que montamos de vez en cuando.

Una anécdota es que nos gusta llamarnos el “Serrano Team” y eso quiere decir que todos se identifican con el grupo.

¿Hay algún atleta a quien te haya resultado imposible sacar todo el rendimiento que de él se esperaba?

Sí, lo ha habido, y más de uno. A veces no se dan las condiciones mutuas para que un entrenador y un atleta se compenetren.

¿A qué atletas has visto realizar las sesiones de entrenamiento “más bestiales”? 

Uuuff, aquí tendría muchos ejemplos, pero por poner alguna, me quedo con una de Juan Carlos de la Ossa antes de hacer una de sus mejores marcas en 10000, 27´27”80. Realizó en la hierba artificial del INEF la siguiente pirámide: 1000: 2´42” / 2000: 5´24” / 3000: 8´08” / 4000: 10´39”. Con 2′ de pausa.

Y otro día Juan Carlos de la Ossa y Juan Carlos Higuero: 5×1000  R: 2´y 3´en el último. Los hicieron en 2´32-30-31-31, y Juan Carlos Higuero  2´26” y De la Ossa 2´27”, el último.

Y para poner alguno de una mujer:  Loli Checa: 2×1000 R: 4´. Los hizo en 2´48” por la hierba y 2´40”5 por la pista. A los pocos días corrió en 4´02”77 el 1500.

¿Cómo suelen llegar los atletas a ti o tú a ellos?

Han sido varias vías las que se han dado, o son los propios atletas los que me contactan directamente o son sus entrenadores. Como no tardé mucho en hacer un grupo amplio no he tenido nunca la necesidad de buscar atletas para el grupo.

Antonio Serrano sigue atentamente los tiempos de Alessandra Aguilar

Antonio Serrano sigue atentamente los tiempos de Alessandra Aguilar | cedida

Desde hace unos años se suele comentar que los corredores actuales de medio fondo y fondo difícilmente se acercan a las marcas que se conseguían hace 10 años o más. ¿Cómo ves tú esa aseveración? ¿Por qué resulta tan complicado ahora acercarse a registros como 3.30 en 1500 o bajar de 2h10 en maratón?

Es una pregunta muy complicada de contestar. Cuando yo estaba en activo es verdad que hubo unas hornadas muy buenas de atletas que conseguíamos buenas marcas y resultados, pero eso también se conseguía en general en Europa y ahora no estamos mucho peor que los europeos. Es decir, el bajón ha sido general, los africanos se han hecho amos del medio fondo y fondo y los atletas blancos, salvo excepciones, no destacan. Estamos apabullados por las marcas de los africanos y cada vez hay menos europeos que se dediquen al fondo, pues ven que no pueden vencer a los africanos. Por tanto esta pregunta habría que preguntársela a todos los países europeos que antes también destacaban, como eran Portugal, Italia, Francia, etc. Hay alguna excepción en la actualidad, como es EEUU, pero es que allí hay 250 millones de habitantes y el deporte Universitario es muy importante.

¿Crees que tardaremos en volver a ver prestaciones de esas características?

El medio fondo y fondo español y europeo dan lo que dan en estos momentos. Necesitamos, y confío en ello, que salgan figuras que den un empuje, aunque con la nueva moda de nacionalizar atletas africanos en prácticamente todos los países, ya no sólo España, puede que vayamos a peor o que esas marcas las consigan los nacionalizados. Vamos a ver en el próximo Europeo de Zurich cuántas medallas de atletas nacionalizados hay. Para mí es muy difícil motivar a algunos de mis atletas que se van a tener que enfrentar con ellos y saben que realmente son africanos. En un Mundial sabemos que entran todos los pasíses, pero en un Europeo, hasta ahora, se podía sobresalir más. Ahora cada vez se complica más. Aunque habrá que entrenar duro para intentar llegar lo mejor posible al día D.

UN MARATONIANO AL ESPRÍN

¿Dónde se te puede encontrar cuando no estás entrenando o en competición? En mi casa trabajando en el ordenador o relajándome con mis hijas.

¿Echas algo de menos en tus logros como corredor? Se me quedó la espinita de no haber ganado el Maratón de Fukuoka, llegamos tres al sprint y fui segundo. Y lo mismo en un mundial de media maratón, cuando rocé la medalla hasta los últimos 300 metros, en  que un keniano me adelantó y me relegó al cuarto puesto. Y una más, haber sido finalista en unos juegos olímipicos.

¿Prensa escrita, radio, televisión o cine? Redes sociales, sobre todo twitter, radio y cine.

Atletismo aparte, ¿qué te hace perder el sentido? Mis hijas Ainhoa y Marta, de 14 y 11 años, que, además, ya están dando sus primeros pasitos en el atletismo. Ahora bien, paradójicamente, a la mayor le gusta la longitud y a la peque sí la veo medio fondista en el futuro, pero ahora hace velocidad.

¿Qué te gusta de nuestro atletismo actual? A mí me gusta la competición y, sobre todo, los atletas. Sé lo que se sacrifican en los entrenamientos para conseguir sus sueños, ya sean de alto nivel o más populares. Disfruto mucho con el día a día viendo a mis atletas, y luego me encanta ver competiciones en televisión, internet y en directo

¿Algo que te incordie del atletismo de nuestros días? Sí, los tramposos.

¿A qué político o periodista te gustaría ver haciendo series extenuantes? A todos los ministros de deportes, para que supieran lo sacrificado que es entrenar y tomaran las decisiones pensando más en los deportistas que en los votos. Y a todos los políticos que han tenido la culpa de que ahora haya recortes en el deporte, ciencia, educación, etc., y que esto está haciendo dar marcha atrás en todas estas facetas.

¿Series o rodajes a ritmo? Series.

¿Duermes con el crono colgado al cuello? No, lo tengo a 6 metros exactamente de la cama, colgado.

Hagamos una quiniela. ¿A cuántos atletas tuyos veremos en Zurich? Siendo ambicioso, teniendo en cuenta que tuve a cinco en Goteborg ’06, a tres en Barcelona ’10 y sólo una en Helsinki ’12, quiero igualar, al menos, la cifra de Goteborg.

Antonio Serrano con la camiseta del Larios

Antonio Serrano con la camiseta del Larios | AA Moratalaz

Mejores marcas personales:

  • 1500m.: 3.40.69 (1989)
  • 3000m.: 7.47.7 (1990)
  • 5000m.: 13.22.40 (1991)
  • 10.000m.: 27.47.33 (Hengelo 1993)
  • Media Maratón: 1h01´30´´ (La Haya 1998)
  • Maratón: 2h09´13´´ (Berlín 1994)

Sus maratones:

  • 2h09´13´´ (3º en Berlín 1994)
  • 2h09´32´´ (2º en Fukuoka 1995)
  • 2h10´55´´ (5º en Londres 1996)
  • 2h11´59´´ (1º en Venecia 1997)
  • 2h12´20´´ (2º en Amsterdam 1996)
  • 2h13´53´´ (13º en Londres 1998)
  • 2h14´59´´ (12º en Budapest 1998)
PALMARÉS ATLÉTICO DE ANTONIO SERRANO
1988
  • Campeón del Mundo Universitario de cross.- Bolonia
  • 3º en 5.000m. Campeonato Iberoamericano.- México
1989
  • Subcampeón del Mundo Universitario de cross.- Poznan
  • 3º en 5.000m. en la Universiada.- Duisburgo
  • 3º en 10.000m. en la Universiada.- Duisburgo
1990
  • Campeón Iberoamericano de 5.000m.- Manaos
1992
  • 2º en 10.000m. Copa del Mundo.- La Habana
1993
  • Campeón de la Universiada en 10.000m.- Buffalo
1994
  • 3º Campeonato de Europa de cross.- Ainwick
1995
  • 4º Campeonato del Mundo de Media Maratón.- Belfordt 1995

Victoria de Antonio Serrano en el Cross de Elgoibar 1989:

{jathumbnail off}

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Castilla La ManchaCiudad RealEuskadi

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies