Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Ernesto Velázquez: “Si tengo que volver a España para jugar a bádminton, cuelgo la raqueta”

Ernesto Velázquez: “Si tengo que volver a España para jugar a bádminton, cuelgo la raqueta”
14 Nov 2013 08:11

Ernesto Velázquez, originario de Rota (Cádiz), proveniente del Club Bádminton Soderinsa Rinconada, y número dos de España ha emigrado a Aalborg (Dinamarca) para seguir creciendo como deportista desde esta misma temporada. De momento, el esfuerzo y sacrificio del jugador están dando sus frutos, pues recientemente se ha proclamado campeón de individual masculino absoluto en el Internacional de Hungría tras batir al estonio Raul Must por 21-14 y 21-17 en la final. Con esto, suma su primera victoria (que se añade a su palmarés tras ser finalista en Cuba 2007 y Uganda 2010) en competiciones de esta índole.

Explícanos cómo fueron las rondas previas hasta llegar a la esperada final en el Internacional de Hungría.

La competición fue de menos a más. Sabía que el primer partido no era tan difícil así que tenía una primera ronda asequible. Empecé muy confiado y un poco flojo; el primer set fue muy fácil para mí aunque después el jugador apretó. Contra el cabeza de serie número 3 ya jugué más fuerte. Últimamente él venia de hacer buenos resultados, pero desde el principio no le di ningún tipo de opción, y parecía que no quería seguir el ritmo que le estaba imponiendo. No puso mucho esfuerzo en querer alcanzarme y fue bastante fácil durante todo el partido, con lo que logré ganarle.

En cuartos de final me tocaba un jugador que llevaba dos partidos bastante buenos en el torneo, pero ya lo conocía y nunca había perdido contra él. El primer set fue bastante bien, muy seguro de mí mismo. En el segundo iba por delante pero empezó a jugar mejor y consiguió darle la vuelta al marcador, ganándome el set. Ahí reconozco que me puse algo nervioso porque pensaba que otra vez iba a caer en cuartos de final de un campeonato Internacional. Empecé el tercer set perdiendo 4-1, pero hice lo que estoy entrenando aquí en Dinamarca; me puse a pasar volantes y a no dejar caer ninguno. Con esto gane bastante fácil el tercer set (21-8), así que el nivel físico fue decisivo en este encuentro.

En semifinales volvía a enfrentarme a un danés con el que ya había jugado en otra ocasión en la primera jornada de Liga, donde había sido un partido bastante duro. Él venia de previas pero había conseguido hacer partidos muy buenos así que sabía perfectamente que tendría que poner un nivel físico bastante alto si quería ganar. Además él es bastante alto y juega muy bien en red.  El primer set fue sin ningún tipo de complicaciones pero en el segundo cogió la ventaja desde el inicio, hasta que en el 15 iguales supe jugar algo mejor que él. Le jugué en la red con lo que conseguí hacer 6 puntos seguidos que me dieron la victoria y el pase a la final.


¿Y la final? Batiste en dos sets a Must (Estonia) el cual, en la misma competición, había ganado a tu compañero Pablo Abián.

Sabía que iba a ser un partido bastante duro. Ya había jugado contra él tres veces; una cuando éramos júnior, y las dos anteriores en los dos últimos años, dónde uno lo gané yo muy fácil y en el segundo me ganó él bastante cómodo. Sabía que tenía bastantes posibilidades, aunque no esperaba que fuera como realmente sucedió: en dos sets, a 14 y 17. Jugué a un nivel muy alto y no le di opción de entrar en juego, siempre presionándolo en la parte de atrás de la pista y no supo salir de ahí. En los últimos puntos de cada set me puse un poco nervioso, cosa que mi rival aprovechó para acercarse en el marcador.

Ernesto Velázquez en lo más alto del podio, a la derecha Pablo Abián

Ernesto Velázquez en lo más alto del podio, a la derecha Pablo Abián


¿Qué pasa por tu cabeza cuando vas a ganar el partido, justo en el último punto?

Pues la verdad es que por mi cabeza pasó un mono tocando la pandereta –reconoce entre risas este andaluz-. Al final no es que perdiera la concentración, pero me puse nervioso y dejé de hacer lo que estaba haciendo. En el primer set iba ganando 20-10 y pensé “no la líes ahora” y aun así me hizo 4 puntos. En el segundo set tenía 6 puntos de partido y pensé que tal y cómo estaba jugando era imposible perderlo.

¿Cómo lo celebraste?

Lo único que me vino a la cabeza fue mi tío, que el segundo día que vine a vivir a Dinamarca murió y entonces quise sólo dedicarle la victoria a él. Gran parte de mi familia estaba viendo el partido por Internet y les gustó que hiciera el gesto.


¿Crees que te ha ayudado cambiar de lugar de entreno (del CARD de Madrid a Alboorg en Dinamarca)?

Sí, muchísimo. Principalmente en la confianza que tengo ahora mismo. He vuelto, como quien dice, a las raíces del bádminton; a un club de buena gente, como al que yo estaba acostumbrado cuando salí de mi pueblo en Rota, Cádiz. Aquí todo el mundo se lleva bien, no entrenamos muchas sesiones pero las que hacemos son al 100%, y yo entreno muy contento porque sé que se esfuerzan al máximo cuando juegan contra mí. Esto es lo que me hace estar en pista bastante cómodo. Sobre todo aquí se vive el bádminton de otra manera, es profesional. En cualquier sitio donde vayas este deporte se conoce, aunque no te conozcan a ti como jugador. Te sientes respetado por todo el mundo.


¿Por qué decidiste hacer este gran cambio, por dar el paso a salir fuera del país?

Porque llevaba ya unos años estancado en España. La última temporada estaba siendo muy dura por problemas ajenos al bádminton –problemas económicos- que me impidieron competir internacionalmente. También tenia ganas de probar cosas nuevas. Me encanta estar rodeado de gente que sabe del bádminton. Otro motivo por el que emigré fue por el idioma.

¿Por qué a Dinamarca?   

En un principio quise irme a Francia, porque está más cerca, pero cuando llegaron unas ofertas de Dinamarca tardé muy poco tiempo en decidirme. Al fin y al cabo, aquí es el mejor sitio para jugar a bádminton de toda Europa.

Si tuvieras que valorar tu experiencia en tierras danesas del 1 al 10, ¿qué nota le pondrías?

Le pondría un 9 porque hay muchos cabos sueltos desde España que tengo que cerrar aún; como por ejemplo el apoyo que necesito de la Federación y de mi anterior Club. Cuando finalice estos temas será completamente un 10.

Ernesto Velázquez en lo más alto del podio, a la derecha Pablo Abián

Ernesto Velázquez


¿Qué diferencias ves en la forma de entrenar?

Aquí no se entrenan muchas sesiones, pero las sesiones que entrenamos son siempre “a saco”, al 100%. La gente viene a entrenar prácticamente por un hobby. Aquí todo el mundo sabe jugar bien al bádminton, no sé cómo técnicamente todo el mundo es tan bueno. Incluso, los niños pequeños, tienen algo que no tienen los demás; un feeling en la muñeca. Por lo que aquí en vez de haber dos jugadores buenos por club, hay 20; y eso te permite más variaciones de compañeros en el entreno. Por otra parte estoy disfrutando mucho; no llego colapsado como en los últimos años que entrenaba mañana y tarde dos o tres horas y haciendo siempre las mismas rutinas diarias en el Centro Nacional. Aquí entreno raqueta al menos 5 sesiones y máximo 7, y luego hago mi propio entrenamiento personal en el gimnasio (4 o 5 veces a la semana). Esta forma de entrenar hace que no llegue cansado –de cuerpo y mente- a los torneos.


¿Y ahora qué toca? ¿Cuáles son tus próximos objetivos?

El siguiente objetivo es este fin de semana en el Internacional de Noruega. El cuadro general no es tan duro como el de Hungría, pero mi cuadro personal es más difícil. Tengo una primera ronda bastante fuerte, la segunda aún no se quiénes son y en los cuartos de final me volvería a encontrar con Must. La semana que viene juego Liga en casa, y éste es otro objetivo en mi mente.


¿Qué aspectos debes mejorar para llegar a conseguir tus objetivos?

No sabría que decir. Este año no me he planteado ningún objetivo, solo intento salir a la pista y disfrutar. Y de hecho es lo que estoy consiguiendo aquí; solo tengo ganas de correr en la pista. Me lo paso genial en los entrenamientos con el Club y llego al campeonato con muchas ganas de jugar. Sólo quiero divertirme.


¿Prevés volver a España o crees que tu futuro está fuera de la frontera? 

Si tengo que volver a España para jugar a bádminton, cuelgo la raqueta. No se si será en este Club (espero que sí), pero no pienso moverme de aquí en bastante tiempo. No pienso irme, a no ser que haya razones más fuertes. No creo que vuelva a jugar la Liga Nacional española. Ya he visto lo que hay en Dinamarca y sé que en el extranjero hay buenas ligas así que creo que de aquí a muchos años podré seguir por lo menos aguantando este ritmo y nivel. Como jugador no me imagino volver, no quiero imaginármelo.

Desde TheWang le deseamos muchas victorias personales y deportivas y buena suerte en su nueva etapa de su vida.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies