Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
COMBINADAS

Kit de supervivencia para una combinada (I)

La heptatleta Bárbara Hernando nos enseña su "material de trabajo"
Kit de supervivencia de un combinero (2ª parte)
21 Ene 2014 20:01
Kit de supervivencia (parte I)

Kit de supervivencia (parte I) | Bárbara Hernando-WangConnection

Seguramente, muchos ya sabréis en qué consisten las pruebas combinadas. Para aquellos que no hayan oído hablar de esta disciplina o necesiten que les refresque la memoria, esta modalidad del atletismo se compone de un combo de pruebas atléticas (carreras, lanzamientos y saltos) que se realiza en uno o dos días, dependiendo de la categoría y sexo del atleta.  Quien ha disputado alguna vez una combinada, sabe que es una disciplina exigente, completa y agotadora. Realizar diez (hombres) y siete (mujeres) pruebas de atletismo a un nivel de exigencia máximo en dos días no es un reto fácil, y la preparación de cara a la competición es fundamental. Pero, más allá de la preparación física y mental, las pruebas combinadas son todo un mundo a explorar.

Así que, os tiendo la mano para adentrarnos en el curioso mundo de las pruebas combinadas. Creo que ha llegado el momento de que conozcáis un poco más acerca de las peculiaridades que rodean esta fascinante modalidad del atletismo, y no hay mejor tema de iniciación que conocer ‘El kit de supervivencia para una combinada’.

El día previo a afrontar una combinada lo dedico a prepararme la maleta que voy a llevar en la competición. Digo maleta, y no mochila, porque el espacio para meter todas las cosas necesarias para un combinero es infinitamente mayor que para un atleta que realiza una prueba individual. Mi ‘kit de supervivencia’ lo puedo dividir en 5 categorías: 1) zapatillas, 2) ropa, 3) complementos técnicos, 4) nutrición y 5) farmacia.

«El grado de importancia de las zapatillas para un atleta es total»

El grado de importancia de las zapatillas para un atleta es total. Las zapatillas de clavos ocupan la mayor parte del espacio de mi maleta. Necesito 6 pares de zapatillas diferentes más las de calentamiento para hacer un heptatlón. Cada una de ellas es específica para una disciplina atlética, acoplando sus prestaciones a las necesidades técnicas de cada prueba.

El heptatlón comienza con la prueba de 100mv para la cual utilizo unas zapatillas de velocidad. Éstas se caracterizan por tener la punta levantada y no tener talón, de forma que están diseñadas para facilitar la impulsión en la carrera.  Básicamente, lo que yo le pido a una zapatilla de velocidad es que se adapten a mi pie perfectamente, estén muy bien reforzadas y sean ligeras.

La segunda prueba a disputar es el salto de altura. Debido a las características técnicas de la prueba, lo que necesito en los pies es una zapatilla que tenga la suela plana, sea dura y reforzada, y con clavos en el talón que proporcionan estabilidad y agarre e impiden resbalarse al realizar la batida. Hay muchos atletas de combinadas que se encuentran más cómodos al saltar con unas zapatillas de longitud. Pero, al fin y al cabo, el objetivo es encontrarse lo más cómodo posible para poder rendir al máximo nivel.

La siguiente prueba es el lanzamiento de peso. Este lanzamiento se realiza sobre una superficie de cemento. Por ello, las zapatillas de peso no tienen clavos y tienen la suela totalmente lisa para poder deslizarse con comodidad en el círculo al realizar el desplazamiento. Además, deben proporcionar agarre y estabilidad de forma que sientas confianza para ejercer la fuerza a la bola al lanzar. Y, para cerrar el primer día de competición, vuelvo a utilizar las zapatillas de velocidad en el 200ml. Muchos atletas utilizan un calzado diferente para el 100mv y el 200ml, ya sea porque tienen unos clavos diseñados para la prueba de vallas o porque necesiten una zapatilla menos dura que minimice que se les ‘carguen’ en exceso las piernas.

El salto de longitud es la prueba encargada de abrir el segundo día de competición. La zapatilla de longitud tiene una forma similar a la de velocidad, pero es más dura y reforzada para soportar el impacto de la batida. Como podéis observar, el diseño es muy diferente al de los clavos de altura. Estas variaciones en el calzado son debidas a las diferencias técnicas entre ambas pruebas de salto, tanto en la forma de los apoyos en carrera como en la batida así como la velocidad de entrada a la misma. Seguimos el heptatlón con la prueba de jabalina, única prueba en la que la zapatilla tiene forma de bota para garantizar un refuerzo adicional en los tobillos. También tiene clavos en el talón, característica indispensable para poder realizar el bloqueo del final del lanzamiento.

Por último, la prueba de 800ml. Lo único que le pido a las zapatillas de 800ml es que sean muy ligeras, porque cuando llegas a la séptima prueba las piernas pesan demasiado como para arrastrar gramos de más. Hay muchos modelos de clavos de medio-fondo, pero yo me siento cómoda con las mías porque tienen la puntera un poco levantada y no tienen talón, notando una mayor impulsión en cada apoyo.

Ahora ya sabéis las necesidades de un atleta de pruebas combinadas en cuanto a zapatillas. Recordad que aún me queda por explicaros 4 categorías más que forman parte de mi ‘kit de supervivencia’. Así que, espero que haya despertado en vosotros la curiosidad de seguir conociendo más acerca de este maravilloso mundo de las pruebas combinadas.

Que tengáis un gran día y… ¡Hasta el siguiente post!

Bárbara Hernando | Playas


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies