Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘La figura del entrenador’ por José Ignacio Díaz

‘La figura del entrenador’ por José Ignacio Díaz
26 Ene 2013 10:01

José Ignacio Díaz con su entrenador José Antonio Quintana | Manxo Teixeiro

Hay una figura en el atletismo a la que no siempre se le da la importancia que merece.  A menudo olvidados, no únicamente por los medios, incluso también por algunos estamentos e instituciones del atletismo, me gustaría darles el reconocimiento que se merecen.

Voy a empezar contando un poco sobre los entrenadores que he tenido y lo importantes que han sido para mí en mi carrera deportiva. Cuando empecé en el atletismo, en la Escuela del Polideportivo de la Concepción de Madrid, estaba como monitor en la misma el exmarchador internacional Olegario Regidor; él nos inició en las diferentes especialidades del atletismo y, por supuesto, también en la marcha. Cuando dejó la escuela, se hicieron cargo de la misma Santiago de Luis y Julio Álcazar, dos personas increíbles que crearon un ambiente estupendo entre todos los chavales que entrenábamos allí (aún conservo grandes amigos de esta época). Nos enseñaron a disfrutar del atletismo y nos iniciaron en las competiciones. Todo ello de una forma muy dedicada y altruista. Así estuve desde infantil hasta junior.

Al iniciar la categoría promesa (y con ella los 20 km), pasé a entrenar con Samuel Ginés (también exmarchador), más especialista en marcha y que ha sido también muy importante en mi carrera. Me enseñó mucho sobre la marcha y su entrenamiento y me inculcó mucha confianza en mis posibilidades  y mucha competitividad. Todo ello con mucha dedicación y entrega, sacrificando su tiempo libre.

Fue ya de senior cuando empecé a entrenar en el CAR de Madrid con mi actual entrenador José Antonio Quintana. Son ya más de 11 años de trabajo con él, por lo que os podéis imaginar que estoy encantado con su labor, aunque casi nadie puede llegar a imaginar lo mucho que le debo, ni me resulta fácil explicarlo aquí.

Me ha hecho mejorar en todos los aspectos deportivos (técnico, psicológico, físico…) y siempre ha estado cerca en lo personal. Además entre sus méritos está mantener un grupo de marchadores de alto nivel muy cohesionado y con muy buena relación entre sus miembros, que creo que es un aspecto importante para que todo funcione tan bien.

A mí me resulta imprescindible la figura del entrenador. Por mucho que nadie se conoce mejor que uno mismo, me resulta importantísima la objetividad que te aporta. Creo que es necesario alguien que te diga qué haces mal, o simplemente que te diga cómo hacer las cosas mejor.

Pero para ello es necesario una confianza plena en las dos direcciones y mucha humildad por parte del atleta, así como comunicación, respeto, etc. Cuando todo esto se da, no existe nada como un buen entrenador para seguir mejorando.

Ojalá algún día se llegue a reconocer toda su importancia

Un de los creadores de NIKE, Bill Bowerman con su grupo de atletas


Etiqueta asignada a este artículo
José Ignacio DíazMarchaEntrenador

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies