Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘La tierra de las oportunidades’, por Paula Gil Echevarría

‘La tierra de las oportunidades’, por Paula Gil Echevarría
21 Oct 2014 23:10

Aquí estoy de nuevo, dispuesta a contaros una nueva vivencia en esta tierra, la de las oportunidades…

El pasado viernes volamos al estado de Indiana para competir en los Pre-National Invitational (Pre-Nacionales), donde universidades de todo EEUU acuden para uno de los crosses más importantes. Los Pre-Nats se dividían en dos carreras, la ‘Blue Race’ y la ‘White Race’. De entre ellas, la White es la que más nivel tiene y, por consiguiente, mayor dificultad para que la universidad sea aceptada en ella. Mi universidad fue aceptada para competir en la Blue, tanto para el equipo de chicos como el de chicas. Fueron 6 kilómetros esta vez, disputados en un circuito de campo verde, precioso, en Terre Haute (Indiana State University).

Las experiencias que se viven son increíbles. Es inexplicable la sensación que se siente cuando ves a gente con tanto talento y tanto trabajo competir contra ti. Y no sólo eso, sino que también te das cuenta del nivel y la calidad que se respira. El deporte está más que valorado por aquí y, en parte, es por eso que creo que sale tanta gente con grandísimo talento, por las grandes oportunidades e importancia que se les da…

Nada más comenzar la carrera, a pesar de hacerlo con uno de esos ‘sprints’, ya me encontraba rodeada por todos lados, como algo masivo. Piensas que ya se cansarán, que estás entrenando muy bien y que el ritmo que llevas es bastante fuerte, «en algún momento se suavizará»… pero no. Esa es una diferencia que noto entre Estados Unidos y España, supongo que todo influye, como que aquí da igual la edad, la categoría son todas las edades de la universidad, lo cual indica que ya puedes tener 18, 19, o 20, que sigues compitiendo contra alguien de 23.

Paula Gil Echevarría

Paula Gil Echevarría

En España sales a correr y siempre mantienes referencias sobre la cabeza de carrera, sobre el ritmo (ya que no hay tanta gente compitiendo por lo general)… Sin embargo, aquí es distinto. Hay tanta gente que tienes que ser uno de los mejores para poder tener esa sensación, para saber que debes estar en la cabeza para ganar y, al mismo tiempo, para saber que puedes aguantar el ritmo. Desde mi punto de vista, aquí cambia. Las carreras se basan en tu ritmo y sensaciones más que en tus rivales. Al fin y al cabo, los rivales cambian a menudo y, aunque no lo hiciesen, hay tantos atletas con nivel que es difícil saber cuándo estás llevando tu ritmo o cuando te estás auto-machacando tratando de seguir al de delante. Pero de todo se aprende y es bonito ver cómo hay tantos deportistas luchando por un mismo sueño y trabajando duro para hacerlo realidad.

Por cierto, tuve la suerte de ver a dos compañeras españolas que también están en EEUU, Martina y Marta Bote. Entre Martina y yo nos ayudamos al final de carrera. La pasé en el kilómetro 5 y le hice una seña como forma de animarla. Ella me pasó unos 200 metros después y con la mano me hizo seña de “venga, vente conmigo” … De este modo pudimos progresar juntas. Es bonito ver que atletas que son tus rivales en España se conviertan en ‘tu apoyo y ayuda’ cuando estás fuera.

Los viajes…

Creo que son lo mejor de las competiciones, aunque a veces viaje sea sinónimo de cansancio total. Por ejemplo, esta vez tuvimos que quedar a las 5 de mañana del viernes para poder coger a tiempo el avión. Después de hacer escala en Denver y aterrizar en Indiana con tres horas de diferencia respecto a Cheney (donde se encuentra mi Universidad), una hora de coche era necesaria para llegar al circuito y poder soltar las piernas, al igual que para probarlo. Otra hora de vuelta al hotel y otra a la mañana siguiente para volver al circuito de nuevo. Tras competir, volvimos al aeropuerto a eso de las 6 de la tarde (3pm en Cheney). Avión hasta Denver y otro hasta Spokane para aterrizar a las 11 de la noche (que eran las dos de la mañana en Indiana).

Y así es cómo son muchos de los fines de semana de competiciones (largos viajes, descanso, competición, y largo viaje de nuevo con descoloque del cuerpo…). Eso sí, a pesar de todo, merece la pena y se disfruta como nada. Haces más y más piña con los del equipo, tienes la oportunidad de viajar a otras partes de Estados Unidos para hacer algo que te gusta y, encima, para vivir nuevas experiencias juntos

A veces no nos damos cuenta de la gran suerte que tenemos algunos por estar viviendo todo esto, como si nada, como si fuese algo normal…

Paula Gil Echevarría

Paula Gil Echevarría

Paula Gil Echevarría

Por ti por siempre Papá! #sj:) ~14th at WorldJuniorChamp, Oregon'14, 3000m steeplechase~ PD - EasternWashingtonUniversity - Atleta. 19 años


Etiqueta asignada a este artículo
Paula Gil EchevarríaEastern Washington UniversityEEUU

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies