Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Los que nos empujan’ por Conchi Badillo

‘Los que nos empujan’ por Conchi Badillo
16 Mar 2013 16:03

Parte del equipo de compañeros del CN Sabadell | TWC

Diría que todos los deportistas tenemos detrás un gran séquito de personas que nos animan y hacen posible que, en momentos duros, seamos capaces de erguir la cabeza y sentirnos orgullosos de lo que hacemos , y que, en momentos dulces, comparten toda nuestra alegría, o más si cabe, con nosotros.

Podrían dividirse en varios grupos: los que nos apoyan incondicionalmente (familia, amigos, pareja, compañeros, personas que trabajan para nosotros como entrenadores, médicos, fisios…, y los fans…), y los que nos apoyan por su trabajo, buscando algún fin de publicidad, por ejemplo.

Dicho todo esto, os describo a mi particular séquito de personas que me ayudan día a día.

Dentro de la familia, los primeros están mis padres, por supuesto. Mi padre, aquel culo inquieto que anda por la piscina que no es capaz de ver dos pruebas seguidas estando sentado. Se toma su pastilla para los nervios antes de verme nadar, y sus gritos son inconfundibles. Sí, sí, mi padre está en la piscina, ¡yo lo sé aún sin verlo!, y  si pudiera empujarme, lo haría. Y ahora sé que si algún día estoy apunto de ahogarme, seguro que me rescataría, pues, ¡por fin, ha aprendido a nadar!

Mi madre es más paradita, se pone tan nerviosa que cuando nado no puede hablar, pero sé que por dentro debe chillar como la que más. Cuando me sale bien, es la madre que más besos da por segundo, y cuando sale mal, siempre me dice con su cara de pena «ay hija, ¿por qué no has ido más rápido?, yo estaba que empujándote!…, te voy a comprar un jarabe para que no te canses…». Ella me habla cada día por whatsapp, y siempre quiere una respuesta. Me dice, «¡díme hola, aunque sea! «. Ella sabe perfectamente que cuando me «whasea» (como ella dice), siempre es la hora de la siesta.

Luego está mi hermano, que aunque no dice nada, yo sé que él me apoyaría hasta en las decisiones menos pensadas y más remotas del mundo. Incluso me acompañaría, pero él estudia una carrera de las más difíciles y, pobre hermano, siempre tiene que estudiar! Probablemente acabe sus estudios antes que yo, y eso que tiene seis años menos, pero yo estoy muy orgullosa de él, seguro que nos sacará de pobres algún día.

También tengo a mi abuela, que siempre me pregunta, «no te aburres de tanto dar vueltas por la piscina? Pa’ acá y pa’ allá todo el rato?»  Y cuándo le digo que no, me mira con cara de pobrecita, mi nieta, y me dice: «bueno… si a ti te gusta….». Y mi otra abuela, que ahora es mi estrella en el cielo, cuando me veía, me miraba de arriba a abajo y de abajo a arriba y me decía «niña, tú tienes que comer más, que estarás más guapa…»

También mis tíos y tías, que se enorgullecen de mí cuando me presentan a sus amigas, y mis primas que siempre me dicen «salúdame cuando estés en la tele», y se hacen grandes cuando dicen «¡mi prima es olímpica!». Y mis tías, por parte de mi padre, que se emocionan y todo al verme… , y no me puedo olvidar de su vecina, a la que alguien le debe regalar un viaje a Barcelona para que compruebe que aquí no se está tan mal! Cabe destacar que tengo un par de primas pequeñas que ponen caras raras cuando me ven, aunque estoy segura de que saben quién soy, pero les da vergüenza al principio… También hay una persona, que por sus actos, es lo más parecido a una madre que tengo aquí, a casi 1200 km de casa!

Por otro lado están los amigos, gran parte de ellos se quedaron en Jerez, y pocos son con los que hablo a menudo. Aunque siempre nos seguimos y sabemos dónde está cada uno. Pero sé que ellos y ellas están ahí siempre, y nos lo hemos demostrado. No importa cuánto tiempo pase, siempre que nos vemos vuelve a ser como antes. En especial, hay una de ellas, que sé que puedo contar con ella, sea la hora que sea y sea el día que sea, siempre está ahí.

El siguiente es mi pareja, él me aguanta todo, mis días buenos y mis días malos, los días que me creo una diosa y los días que me creo un cero a la izquierda de todo. Me apoya como el que más. Para ayudarle a soportarme, tenemos un perro, el Cami, y con sus mimitos todo parece volver a su sitio.

Los compañeros son los que nos acompañan cada día, hacen el mismo trabajo que nosotros. Unos, los menos estresados, porque se dedican sólo a ser nadadores, otros, que van más agobiados, porque compaginan instituto o universidad con la piscina. En un deporte individual nunca pensé que estar dentro de un grupo te ayudara tanto, el grupo es la unión, es la fuerza. Todo es más llevadero dentro de un grupo de personas que comparten un objetivo. Obviamente, están los que llegan a ser amigos, y que realmente lo sienten cuando te dicen «ojalá me hubiera roto yo el codo y tu pudieras seguir entrenando», y están los que simplemente te animan y te admiran por seguir adelante, sin dejar de ser compañeros.

Las personas que trabajan para nosotros, son el pilar más importante para nuestra preparación. Sin entrenador, no tengo trabajo; sin fisio, sin médico, no tengo recuperación. Puede ser que no se valore lo suficiente el trabajo de estas personas, aunque para mí, son fundamentales.  Sin el trabajo que hice con mi ex entrenador y su apoyo, quizá hoy no sería nadadora, y sin el trabajo y la confianza en mí misma que me ha aportado mi entrenador ahora, quizá no sería olímpica. ¿Cómo no voy a valorar el trabajo de estas personas? ¡Yo nunca las olvidaré!

Y sin pasar por alto todos los fisios que me han tratado, esas personas con manos mágicas que, sin darnos cuenta, nos hacen más fácil y menos doloroso el trabajo. Y los médicos, ¿qué haría yo sin ellos?, asmática desde que recuerdo y propensa a las dermatitis sin razón, y encima, con un codo en proceso de recuperación…, sin hablar de las cosas raras que me pasan a mí siempre…

Los fans son personas que, aunque no lo sabemos, siempre están ahí. Yo tenía una fan y creo que sigo teniendo…, ella es muy especial para mí. Me seguía a todas partes cuando era bastante pequeña. La descubrí cuando un día, mi padre, con sus gritos peculiares, se dio cuenta de que había una chica en silla de ruedas que me animaba con su padre, entonces, me la presentó y ella se hizo la chica más feliz de la piscina. ¡Qué sensación más bonita!, como ella, me dí cuenta que habían algunos fans más, cuando me escribieron para apoyarme antes de los JJ.OO.

En la otra banda están las empresas que ayudan a los deportistas. En mi caso, no he tenido muchas ayudas de este tipo, aunque yo siempre que he pedido, he solicitado material.  La Junta de Andalucía me daba una pequeña beca anual, en la que rellenabas mil y un papeles, que te pedían una y otra vez, y la pequeña beca, Andalucía Olímpica, que recibía también una vez al año, que me fueron haciendo el apaño durante el tiempo que estuve entrenando en Cádiz. Durante unos años en Jerez, tuve un gran mecenas, un gran hombre y amante del deporte me ayudó a comprar material para entrenar e, incluso, me pagó algún viaje para competir cuando realmente mis recursos eran muy pobres. Cuando a final de 2008 empecé a batir récords de España, una empresa dedicada a los bañadores empezó a ayudarme, proporcionándome material. Una ayuda que no duró ni dos años…

Ahora, empiezo a trabajar con unos expertos de nutrición deportiva, ellos han confiado en mí desde ahora y espero mejorar muy pronto para ponerme a mi nivel (o mejor) en el menor tiempo posible.

Mientras, intento buscar a alguna empresa más que quiera ayudar a una nadadora olímpica, con el propósito de seguir entrenando y que no me cueste dinero.

Conchi Badillo con su pareja en los JJOO de Londres | TWC

La familia de Conchi animando a la campeona jerezana | TWC

Conchi con Capi, celebrando su segundo añito | TWC

La nadadora olímpica Conchi Badillo | TWC

Un gran apoyo de Conchi, este es Cami | TWC

Raúl Bernal y Conchi Badillo | TWC


Etiqueta asignada a este artículo
Jerez de la FronteraNataciónAndalucíaConchi Badillo

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies