Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ENTREVISTA

Mayte Martínez: «Cuando era atleta no me veía de entrenadora, pero ahora me apasiona»

Charlamos con una de las mejores atletas de la historia del atletismo español
Mayte Martínez: «Cuando era atleta no me veía de entrenadora, pero ahora me apasiona»
Mayte Martínez, medalla de bronce en el Mundial de Osaka 2007 | MiguelezTeam
07 May 2020 13:05

Mayte Martínez Jiménez (Valladolid, 17 de mayo de 1976) llegó al atletismo para darle brillo, para dejar una impronta y recuerdos imborrables. Su estela será difícil de seguir, de recuperar y, sobre todo, de mejorar. Es la indiscutible reina del 800 español. Las tensiones quedaron atrás, pero sus gestas siguen, aunque añoradas, vigentes.

Hablamos con Mayte del pasado, del presente y del futuro. Compartimos un agradable momento con una atleta sin igual.

Tras muchas semanas en el túnel … parece que vemos la luz al final. ¿Cómo habéis llevado el confinamiento en casa? 

Bastante bien la verdad, me ha sido muy provechoso. En general, los días se me han pasado rápido y eso que madrugaba. Entre deberes y jugar con mi hija, estudiar y leer mucho sobre entrenamiento, hacer tareas domésticas, algo de actividad física, aplaudir  y videollamadas con familia y amigas se me pasaban los días en un suspiro.

Muchos pensábamos que los niños no iban a aguantar “enjaulados” tanto tiempo. Sin embargo, son los que más positivamente nos han sorprendido. Tú tienes una hija de (creo) 6 añitos. ¿Cómo se ha portado? 

Los niños nos han dado una lección de saber adaptarse a esta nueva situación. Mi hija no ha sido menos y eso que es una niña muy movida. Se ha portado en líneas generales muy bien. Por la mañana haciendo deberes y por la tarde viendo la tele o la tablet un rato. Luego jugábamos mi marido o yo con ella. Mientras a mí me veía entrenar, ella se ponía a bailar o a  hacer ejercicios de gimnasia rítmica, que le encanta. Reconozco que he sido más permisiva con el número de horas que le he dejado estar delante de una pantalla, pero los padres también necesitábamos un descanso de ellos ante las circunstancias excepcionales que nos han tocado vivir.  

En alguna ocasión tu niña ha dicho que quiere correr como su mamá. ¿Ha hecho ya algún pinito en algún tipo de prueba? 

Le gusta mucho el atletismo y la gimnasia rítmica. Va a nuestra escuela y acude encantada con su entrenadora, Nuria Lugueros. Ella se lo pasa pipa jugando al atletismo. Competir le gusta menos porque se pone nerviosa, así que yo no la obligo, solo cuando ella me lo pide. Todavía es muy pequeña, pero tiene una genética increíble. Cuando jugamos a pillar te aseguro que me tengo que emplear a fondo para cogerla. Ojalá de mayor quiera seguir mis pasos, independientemente del nivel que pueda alcanzar, por los múltiples valores y cosas positivas que tiene el deporte.

Mayte Martínez y su hija | Cedida

¿Te imaginas el día en que os diga: «Mamá, papá, yo quiero ser atleta»?

¿Qué quieres que te diga? A mí me haría una mujer muy feliz, siempre y cuando, por supuesto, lo compatibilice con sus estudios.  

No corren los mejores tiempos para ser atleta, al menos para vivir de ello. ¿Qué consejos le darías? 

Que disfrute y trabaje para ello. Desde pequeña le intento inculcar valores como el esfuerzo, el respeto y la responsabilidad con su obligación, que es ir al colegio. Es como yo, muy perfeccionista y trabajadora, aspectos importantes por si tiene aptitudes el día de mañana para llegar a ser una buena atleta. Si puede vivir de ello, perfecto; pero, si no, sólo por los valores, las amistades, experiencias, vivencias…  que le puede aportar practicar un deporte, ya merece la pena.

Tú fuiste profesional del atletismo en una buena época para ello. No obstante, también supiste dedicarte a los libros y conseguir dos titulaciones universitarias (diplomatura en Magisterio y licenciatura en Psicopedagogía). ¿En qué momento de tu carrera y cómo lo hiciste para conseguirlo? 

Tenía claro que mi prioridad era el atletismo, pero sabía que con esfuerzo y sacrificio podía ir sacándolo. Magisterio lo empecé en el 99, cuando me empezaba a recuperar de mi problema de tiroides. A partir del 2000 fue cuando acudí a mi primer gran campeonato internacional, los Juegos Olímpicos de Sidney. Psicopedagogía lo realicé siendo ya plenamente atleta de élite. Iba a dos años por curso. 

Creo que es fundamental la formación, por lo que después de dejar el atletismo hice un Master de Gestión Deportiva. Actualmente estoy realizando los cursos de entrenadora, de técnico deportivo en atletismo. Es curioso porque, cuando era atleta, no me veía de entrenadora y ahora me apasiona. Es muy bonito ir aprendiendo para enseñar y evolucionar con los niños y niñas que empezaron con nosotros en nuestra escuela de atletismo, hace ya diez años. 

¿Veías durante aquellos años que muchos atletas se olvidaban del mañana y sólo se centraban en su carrera deportiva? 

En mi época es verdad que bastantes compañeros de élite solo se dedicaban a entrenar, pero otros tantos, al igual que yo, lo íbamos complementando. No somos ni mejores ni peores, simplemente son decisiones que cada uno tomaba. Afortunadamente, creo que en la actualidad es muy alta la tasa de atletas de la selección española que son universitarios o han terminado su carrera. Pocos son los privilegiados que hemos podido vivir del atletismo, y por desgracia, creo que con la crisis que se nos viene encima la cosa va a pintar mucho peor. Aun así, a pesar de que la época actual no tiene nada que ver económicamente con la de hace más de una década, hay atletas muy brillantes y con una grandísima proyección internacional. 

«Aprendí a correr antes que a andar (mi hija es un calco)»

En más de una ocasión has afirmado que el atletismo te eligió a ti. ¿Cómo y cuándo sucedió eso? 

Desde que nací. Aprendí a correr antes que a andar, o eso dice mi madre (por cierto, mi hija es un calco). No sabe andar, va a todos los sitios corriendo, al igual que hacía yo. Ese idilio con el atletismo sigue a día de hoy, después de más de 30 años desde que saqué mi primera licencia federada. Empecé en el cole de mi pueblo, cuando ese año lo pusieron como actividad extraescolar. Tenía 11 años. 

¿Cómo era aquel atletismo de los primeros años? ¿Llegaste a añorarlo una vez que alcanzaste al alto nivel? 

Es verdad que ya desde pequeña empecé a ganar muchas competiciones a nivel local, y más tarde a nivel regional. Ya en cadete acudí a los campeonatos de España de cross y pista, donde conseguí desde entonces medallas, primero en los 1.000 metros y posteriormente en los 800 metros, mi prueba talismán. Mi primer entrenador, Elias Reguero, me decía que me veía con posibilidades, y como los resultados iban acompañando, empecé primero a soñar, y después a trabajar en ello para que se convirtiera en una realidad.

Los primeros años eran más de disfrute, de menos responsabilidades (aunque yo me ponía muy nerviosa con la competición), y con el tiempo lo que era un hobby se fue convirtiendo en mi profesión. He pasado por todas las etapas, desde un atletismo de iniciación, al de tecnificación y, posteriormente, alto rendimiento. Actualmente es mi hobby favorito. 

Mayte Martínez encabeza una prueba de categorías inferiores | Cedida

A estas alturas de tu vida, ¿echas más de menos tu primera etapa o la del alto rendimiento? 

Ambas etapas son preciosas, pero si tuviera que elegir retrocedería a la del alto rendimiento. He sido una privilegiada por poder competir durante una década con las mejores del mundo, en los mejores mítines internacionales y conociendo muchas ciudades y gente maravillosa. He pasado momentos muy duros con las lesiones, pero lo bueno sobrepasa a lo malo.

¿En qué momento os comenzáis a dar cuenta de que tenías calidad para ser de las mejores de España? 

Ya desde pequeña empecé a tener muy buenos resultados, pero quizá, a partir de júnior mis marcas empezaban a atisbarme un futuro prometedor. Hay muchas infantiles y cadetes con grandes marcas a estas edades que se quedan en el camino. 

Si bien al inicio ibas incluso a campeonatos de España de cross, llega el día en que tienes que decidir. ¿Cuándo se decantó la balanza por el 800? ¿Y por qué no el 400 o el 1.500? 

Cada uno acaba entrenando la prueba que se le da bien y en la que tiene mejores resultados. Mi nivel aeróbico era bueno hasta que en el 98 empecé con mi problema de tiroides. Para un 800 era rápida y fuerte, pero no lo suficiente como para haber sido una buena atleta de 400 a nivel internacional. Aún así conseguí hacer 4:05 en 1.500 con unos 35 km semanales, y de manera oficiosa en los 400 de los relevos saliendo de lanzado me han cogido en varias ocasiones 51 largos.

El 8 es una distancia muy puñetera para entrenar y, más aun, para competir. ¿Qué es lo que más te ponía de tu prueba? ¿Y lo que menos te gustaba, en caso de que lo hubiera? 

Me gustaba la fuerza con la que terminaba las pruebas. Lo que menos, que es una carrera muy táctica y muchas veces corría encerrada, con poca picardía. 

Mayte Martínez, en el Nacional Absoluto al aire libre de Barcelona 2009 | Miguélez Team

Tienes un palmarés fabuloso, pero las lesiones te cerraron muchas puertas. ¿Llegaste a pensar que la mala suerte se cebaba en ti? 

Es verdad que he tenido muchas lesiones a lo largo de mi trayectoria, pero, aun así, es para estar muy satisfecha de mi palmarés en una prueba tan complicada y con atletas buenas de tantas nacionalidades, como los 800. Las lesiones me han hecho ser más fuerte y ayudarme a valorar lo que significaba el atletismo cuando no podía entrenar. Si no hubiera entrenado duro cuando no estaba lesionada, quizá me habría lesionado menos, pero también seguramente habría corrido en 1.59 en lugar de 1.57.

¿Qué circunstancia de las que padeciste te ha dejado un recuerdo más negativo? 

Cuando no pude ir en 2008 a los que habrían sido mis terceros Juegos Olímpicos por culpa de una fascitis, que llegó en el mejor momento de mi carrera profesional. Fue muy duro psicológicamente. 

A pesar de todo ello, de entrenar «cogida» con alfileres, siempre que llegabas a un campeonato, ahí estabas, dándolo todo y acababas consiguiendo cotas casi imposibles para lo que podías entrenar. ¿Cómo gestionábais todo eso Juan Carlos y tú? 

Sobre todo, Juan Carlos con mucha sabiduría y mano izquierda conmigo. En la inmensa mayoría de casos, los deportistas profesionales, cuando estamos lesionados, nos volvemos insoportables. Siempre he dicho y es algo de lo que le estaré eternamente agradecida, que siempre primó a Mayte sobre Mayte Martínez, y eso hizo que tuviera fuerza para levantarme muchas veces. Ha sido siempre un entrenador apasionado y enamorado de este mundo, que estudiaba y leía mucho y le gustaba innovar. Sinceramente creo que fue un entrenador adelantado a su tiempo. 

Europeo de Gotemburgo (Suecia) en 2006 | Miguélez Team

Cada prueba atlética tiene sus barreras en forma de marcas. En la tuya, en categoría femenina, suele ser bajar de dos minutos. Tú has bajado 27 veces de tan mítica barrera. Lo lograste en un marco especial, ¿qué supuso para ti ese paso tan importante hacia adelante? 

Fue un subidón. Lo logré en las eliminatorias de los JJOO de Sidney, después de venir de un calvario de estar casi dos años sin apenas poder entrenar por mi problema de tiroides. A partir de ahí, y hasta mi última competición internacional, estuve una década luchando entre las mejores del mundo. 

Conseguiste llevar tu tope hasta 1:57.62, a escasas 15 centésimas del récord de España. A pesar del fantástico registro, ¿podría ser esa una de las espinitas de tu carrera deportiva? 

Me habría gustado batirlo porque lo valía. Hice esa marca en la tercera carrera, con el agotamiento físico y psicológico que supone correr una eliminatoria, semifinal y final en cuatro días. Esos años, como había mucho dinero en las entonces llamadas Golden League, las carreras solían ser generalmente más tácticas que rápidas. Sería injusta conmigo si, por no haberlo batido, no valore todo lo logrado. 

¿Consideras que te faltó algo por conseguir a todo lo atesorado en tu historial? 

Correr una final olímpica. En 2004, después de la plata europea en 2002 y el bronce mundial en pista cubierta en 2003 (el mundial al aire libre me lo perdí por una lesión de espalda), estaba en una forma excepcional, pero en mayo tuve un ataque de vértigos muy fuertes y me tiré casi un mes sin poder entrenar nada. Llegué muy corta de entrenamiento a Atenas y aun así pasé a semifinales, pero no a la final.

Mayte Martínez, en los JJOO de Atenas 2004 | Miguélez Team

¿Es cierto que hoy en día no te gusta ver las competiciones oficiales de 800? 

Ya voy viendo más, pero como tuve que dejar el atletismo por una lesión de rodilla, pasé unos años tocada psicológicamente. Ver atletismo me producía rabia, dolor y frustración. Ha sido un mecanismo de supervivencia. Afortunadamente ya puedo verlo y disfrutarlo. 

Como decíamos, supiste y pudiste labrarte una formación académica. ¿Has podido sacar provecho de tu aprendizaje en las aulas? 

Hice Magisterio de Educación Física porque me gustan los niños y el deporte, pero no he llegado a ejercer de maestra. Siempre que me llaman voy a colegios e institutos para contar a los alumnos mis experiencias como deportista. 

Háblanos de tu escuela, de tu club. ¿Cuándo lo formaste y cómo te sientes cuando estás en las pistas con tus atletas? 

Hace diez temporadas. Empecé junto a Jose Augusto San José un proyecto muy bonito en forma de Escuela de Atletismo que lleva mi nombre. Actualmente tenemos entre Valladolid y provincia más de 300 pequeños y jóvenes atletas bajo nuestra dirección. Ahora es mi trabajo, pero, lo más importante, es mi pasión. Todos los entrenadores que formamos parte de ella son o han sido atletas y llevamos el atletismo en la sangre, además de tener un perfil no solo deportivo, sino también educativo. 

«La principal diferencia que yo veo ahora respecto a mi época es la cantidad de padres-entrenadores que hay actualmente»

¿Cómo vives cada competición con ellos? ¿Se asemeja a como lo hacíais hace casi 30 años? 

Disfruto muchísimo viéndoles competir. Ya desde bien pequeños se nota a quienes les apasiona el atletismo y la competición. La principal diferencia que yo veo ahora respecto a mi época, y es algo que he hablado con otros entrenadores de otros clubes o escuelas y que se está generalizando, es la cantidad de padres-entrenadores que hay actualmente. A veces es difícil lidiar con ello. Antes solo pasaba en el futbol, creo que ahora por desgracia pasa en todos los deportes. 

Hace dos años volviste a calzarte los clavos para competir en categoría máster. ¿Qué sensaciones tenías cuando entrenabas para el Campeonato de España o para el Europeo?

Ahí sí que me quite la espinita de hacer las paces con el atletismo. Fue muy bonito volver a entrenar con unos objetivos de cara a una competición. Fueron seis meses duros, de entrenar 5-6 días a la semana sacando hueco entre el trabajo y mi hija. Aunque no he dejado de entrenar estos años atrás, lo hacía dos o tres veces por semana como mucho, y de forma suave. Tengo la suerte de tener una buena genética y el gen competitivo, que ese no se pierde nunca.

¿Cómo te veías volviendo a vestir la equipación de la selección? 

Con la misma ilusión que entonces, aunque ya sin responsabilidad. Mi objetivo en el Europeo master era ser competitiva, pero disfrutando al máximo de la competición y del ambiente. 

Mayte Martínez, emocionada en el podio del Mundial de Osaka | Miguélez Team

Antes de la cuarentena estabas expectante de lo que harías en esta temporada como atleta. Querías probas pruebas diferentes. ¿Puedes desvelarnos a qué distancias o pruebas te referías?

Tenía ilusión por hacer un 400 vallas. Mi problema es que no sé pasarlas y me tiro media hora en el aire, además de que me infunden un profundo respeto. Ahora que ya podemos salir a correr empezaré muy suave y escuchando a mi cuerpo. Me gustaría también hacer, para divertirme un 200, que me encanta. Pero sé que si corro esa distancia las probabilidades que tengo de lesionarme son muy altas, así que me lo pensaré. 

Ahora no sabemos cuándo podréis volver  a competir, pero ¿cuáles son tus objetivos, tus metas? 

Si puedo, me gustaría correr el campeonato de España e ir al Europeo Máster de Portugal el próximo año. Aun no sé qué prueba preparar, si una para divertirme aunque no obtenga buenos resultados, u otra en la que pueda estar peleando por una medalla, aunque eso exija mayor disciplina. Ahora lo que me preocupa es que este maldito virus pase y todos podamos volver a recobrar nuestra normalidad. 

HISTORIAL DEPORTIVO

Mejores marcas personales

Aire libre:

  • 400 m: 53.67 (2003).
  • 800 m: 1:57.62 (Osaka 2007).
  • 1.500 m: 4:05.05 (Rieti 2005).

Pista cubierta: 

  • 800 m: 1:59.52 (Gante 2004).
  • 1.500 m: 4:09.18 (Birmingham 2007).

Historial Internacional 

Juegos Olímpicos 

  • Sidney 2000 (8ª en su semifinal de 800 m. Eliminatorias de 4×400).
  • Atenas 2004 (8ª en su semifinal de 800 m).

Campeonato del Mundo aire libre

  • Edmonton 2001. 7ª en 800 metros.
  • Helsinki 2005. 4ª en 800 metros.
  • Osaka 2007. 3ª en 800 m (1:57.62).
  • Berlín 2009. 7ª en 800.

Campeonato de Europa aire libre 

  • Múnich 2002. 2ª en 800 m. Eliminatorias de 4×400 metros. 
  • Gotemburgo 2006. 7ª en 800 metros. 
  • Barcelona 2010. 6ª en 800 metros.

Campeonato del Mundo pista cubierta 

  • Lisboa 2001. 5ª en eliminatorias de 800 metros.
  • Birmingham 2003. 3ª en 800 metros.
  • Budapest 2004. 4ª en semifinales de 800 metros.
  • Valencia 2008. 4ª en 800 metros.

Campeonato de Europa pista cubierta

  • Viena 2002. 4ª en 800 metros.
  • Madrid 2005. 2ª en 800 metros.
  • Birmingham 2007. 5ª en 1.500 metros.

Logros:

  • Recordwoman de España Absoluta de 800 m pista cubierta (1:59.52 en 2004). 
  • Recordwoman de España Absoluta de 1.000 m aire libre (2:33.06 en 2007). 
  • Recordwoman de España Absoluta de 1.000 m pista cubierta (2:38.80 en 2005). 
  • 8 veces campeona de España absoluta de 800 metros aire libre (2000-2001-2002-2004-2005-2006-2007-2009). 
  • 8 veces campeona de España absoluta de 800 metros pista cubierta (2001-2002-2003-2004-2005-2006-2007-2008). 
  • Mejor Atleta Española 2005 y 2007. 
  • Premio Reina Sofía – Premio Nacional del Deporte (2007). 

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Mayte MartínezEntrevista

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies