Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Nicolás Sainz, psicología del deporte y de vida

Nicolás Sainz, psicología del deporte y de vida
04 Dic 2014 19:12

En 1992, Benito Floro «presentó en sociedad» la figura del psicólogo deportivo en nuestro fútbol profesional. Su inclusión en el proyecto que iniciaba al frente del Real Madrid tuvo tal repercusión que supuso la «puesta de largo» de la psicología deportiva a nivel mediático. Hasta hoy había creído que sólo podíamos valorar este hecho en positivo, como estímulo a toda una evolución en este terreno y por el mejor rendimiento deportivo que como consecuencia lleva aparejada. Pero la persona que de modo tan generoso ha respondido a nuestras ansias de saber también nos recuerda que los inicios no fueron nada fáciles, porque en un fenómeno con tanta difusión también existe una «Cara B» que recoge hechos aislados y descontextualizados que buscan sólo la burla y, como tales, supusieron también un freno…

Nicolás Sainz Gutiérrez es psicólogo del Real Club Recreativo de Huelva. Junto a Manuel Jesús Padilla forma el equipo con el que cuentan José Luis Oltra y su cuerpo técnico en su proyecto de esta temporada dentro del ámbito de la psicología deportiva. Y la sintonía es total. Sainz nos cuenta que se trata de un cuerpo técnico con mucha psicología por sí mismo, más allá de la labor de los propios profesionales.

Manuel Padilla y Nicolás Sainz trabajan directamente con José Luis Oltra y éste, que solicitó a su llegada los servicios de profesionales de la psicología deportiva, transmite personalmente la información a la plantilla.

Nicolás García, psicólogo deportivo

Nicolás García, psicólogo deportivo

Y como al final se trata de encuadrarlo todo, haré los honores. El decano del fútbol español, el Recreativo de Huelva, atraviesa un momento delicado en lo económico, y la plantilla lleva varios meses sin percibir lo que le corresponde. Así las cosas, estos profesionales entrenan cada día y compiten cada fin de semana inmersos en esta incómoda situación, a pesar de lo cual y a la vista de los resultados podemos afirmar que el compromiso de esta plantilla con el proyecto no tiene fisuras. El hecho de que el equipo marche bien en lo deportivo a la vez que mal en lo económico no sólo habla bien de la plantilla, sin duda actores principales en este sainete, que a veces parece el fútbol; también encumbra a Oltra y a todos aquellos de quienes es responsable, y por lo tanto, a su equipo de psicólogos.

Juntos desde la segunda etapa de Lucas Alcaraz en el club, oírles es como sentarse frente a un gran libro que estuviéramos deseosos de leer. Son siete años en el Recre. Nicolás Sainz ha contado, y como todo el que cuenta, muestra. En su caso, su amor por la cantera y su irrefrenable deseo de que se trabaje con ella para mejorar la calidad de vida del niño como persona, primero, y como deportista en segundo término.

No en vano, además de Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación y Psicoterapetua Familiar, Sainz es responsable del ámbito de Recursos Humanos de la Fundación Spínola, lo que sumado a su amplia experiencia en los vestuarios y su modo de entender la aplicación y usos de la psicología deportiva le convierten en alguien con una visión privilegiada para analizar y evaluar la realidad de esta especialidad, tanto en el fútbol profesional como a nivel de cantera.

¿Está asumida la figura del psicólogo deportivo entre los deportistas de élite? Ha observado evolución en este sentido por parte de de los futbolistas profesionales en los últimos años?

Sí, sí. Creo que aún estamos en una primera fase pero ha habido una evolución significativa. Ya vienen habituados a un trabajo psicológico. Mi compañero Manuel Jesús Padilla y yo tenemos una premisa con los distintos clubes en los que hemos trabajado. Si no hay psicólogo, al menos que haya psicología; y hay cuerpos técnicos que tienen mucha psicología. Pero sí es cierto que poco a poco se va teniendo conciencia de que igual que cuando uno tiene una rotura fibrilar va al fisio, a veces se producen unos problemas psicológicos, unas variables que inciden en el rendimiento y por las que hay que ir a un especialista. Se va asumiendo pero creo que no contribuyó nada, en los años ochenta, cuando empezaron a salir las primeras intervenciones de los psicólogos, que se resaltase lo más anecdótico, lo más llamativo, todo aquello que si no está contextualizado parece que no tiene un significado serio o científico. Pero se va avanzando.

Si trasladamos la pregunta a los entrenadores, ¿existe una vieja escuela que aún no cree en la labor del psicólogo?

Yo me he encontrado con algunos, y sí, hay una generación que pertenece a otro modo de trabajar, otra escuela; pero conozco gente también que se ha «convertido». Dentro de la psicología del deporte, hay entrenadores a los que les gusta que intervengas en unas determinadas facetas, más concretas, y otros que te dan más campo. Y después viene una generación de entrenadores que normalmente acuden ya, aparte de con su cuerpo técnico, con su asesor psicológico o coach. La formación puede variar pero el entrenamiento psicológico normalmente ya empieza a ser, en una primera fase, algo valorado.

El entrenamiento psicológocio ya empieza, en una primera fase, a ser algo valorado
¿La gente sabe realmente cuál es la función de un psicólogo deportivo? ¿Cuales son sus atribuciones como psicólogo en el Recreativo de Huelva?

Lo que hacemos es trabajar con el cuerpo técnico para que las variables que puedan incidir en el rendimiento de la plantilla sean trabajadas. Normalmente nos gusta trabajar con el cuerpo técnico,¡ que es el que trabaja directamente con la plantilla. Si es necesaria una intervención individual o colectiva, pues también la hacemos. Que otra gente pueda tener otra visión de lo que debe ser un psicólogo deportivo? Pues sí, pero sobre todo es manejar las variables que influyen en el rendimiento de un jugador o en un equipo como colectivo, y trabajarlas, manejarlas y controlarlas.

¿Qué aspectos serían entonces, los más entrenables?

Hay grupos con algún tipo de déficit, dependiendo de cómo se hubiera confeccionado. Pensemos en una plantilla confeccionada simplemente a base de criterios económicos o deportivos; te puedes encontrar con un puzzle difícil de poner en marcha, para que funcione perfectamente. O puedes tener un perfil hecho de la plantilla teniendo variables psicológicas. Es decir, no es lo mismo una plantilla en la que existan muchos solteros, o muchos solteros con hijos, o gente de distinta nacionalidad. Se trata de optimizar la estabilidad con el nivel de preocupación. Por ejemplo, el de un jugador de veintisiete años con una mujer y dos hijos no tiene que ver con la de un chaval de veintidós que vive sólo en un piso; alimentación, entretenimiento, prioridades, es decir, muchas variables a la hora de confeccionar una plantilla.

José Luis Oltra, entrenador del Recreativo de Huelva | Recreativo de Huelva

José Luis Oltra, entrenador del Recreativo de Huelva | Recreativo de Huelva

¿Cada plantilla tiene un perfil determinado?

Sí, un perfil de estilo de comunicación, interna, externa, un nivel de cohesión, un nivel de atención, que en algunas plantillas es muy alto y en otras es algo a trabajar. No olvidemos, que futbolista es esa profesión en la que, mientras estás desempeñando tu función, tienes siete, ocho, diez o veinte mil personas evaluándote al momento. Eso es muy difícil. Es verdad que hay que integrarlo y que está en el perfil del jugador pero es muy complicado trabajar y a la vez ser evaluado por una gran cantidad de personas.

¿Y la plantilla del actual Recreativo de Huelva?

Afortunadamente, este año la plantilla del Recreativo destaca en positivo por estos valores: trabajo, y saber centrarse en él dejando los problemas fuera. No lo niegan, pero lo ignoran durante esos noventa minutos en los que tienen que dar el cien por cien, y son capaces de distanciarse de los problemas y rendir, como están rindiendo. Esta plantilla es ejemplo de eso.

Por lo tanto, ¿podríamos decir de un equipo que está «bien trabajado» desde el punto de vista de la psicología, del mismo modo que lo está en lo estratégico, o en lo físico? Y me refiero al Recre.

Este equipo está muy bien trabajado porque tiene un cuerpo técnico excelente. Es un cuerpo técnico que controla, en el buen sentido, todas las variables que rodean a su equipo. Manolo y yo estamos ahí porque piensan que aportamos, pero es un cuerpo técnico que tiene mucha psicología. Aunque no estuviésemos nosotros es un equipo muy bien entrenado psicológicamente, y física y tácticamente, y a las pruebas me remito. Todos sabemos la situación que tienen ahora mismo y son capaces de competir y de ignorar el problema, como dije antes, a la hora de trabajar, aparcarlo, y que no le condicione. Ahora mismo el equipo está muy bien.

¿Cuál crees que es el papel que debe desarrollar la psicología deportiva a nivel de cantera?

La cantera…, tocas mi punto sensible porque creo que ahora mismo es la asignatura pendiente. Curiosamente es donde mayor intervención se está haciendo y donde la entrada del psicólogo o del educador deportivo está teniendo más cancha. Ahora mismo hay una variable importante que es el tema de los padres; la presión de llegar a ser una estrella o de triunfar en el fútbol, sabiendo que los que llegan son muy pocos, está suponiendo una presión enorme a niños en edades infantiles, benjamines y pre-benjamines.

Conozco casos en los que la competición se «ha cargado» al niño, haciéndolo dejar el fútbol con ocho y nueve años. Los padres quieren aspirar a todo desde el principio, y están dispuestos a renunciar a su hijo y llevárselo a otro lugar, y está en su derecho pero hay que saber manejar las consecuencias de estas decisiones. Yo no estoy en contra, pero hay que tener la capacidad de anticipar qué consecuencias van a tener psicológicas, en la familia, en los estudios y en definitiva evaluar su repercusión. Si tú eres capaz desde tu libertad de asumirlas las asumes, pero hay que hacer un examen de conciencia moral porque a veces los niños están soportando una presión mucho mayor de la que su pequeña espalda puede soportar.

Algunos chavales de la cantera del Recreativo de Huelva

Algunos chavales de la cantera del Recreativo de Huelva

¿Cuál es vuestra labor principal con estos chicos tan jóvenes?

El trabajo de la cantera abarca hábitos alimenticios, conductas pro deportivas, y sin olvidar que el niño antes que nada es persona. Es unas horas a la semana deportista pero veinticuatro horas al día persona. La persona en el centro y eso implica educación. Además de ser buenos futbolistas hay que enseñarlos al entrar en un vestuario a dar las buenas tardes, hay que saludar, hay que tirar de la cisterna, que hay cosas que algunos ni las saben. El campo de trabajo de la cantera es enorme. Y si un psicólogo de cantera se quiere meter en tema de educación de los padres… Hay padres, tipologías de familias rodeando al fútbol que son dignas de estudio; típicos padres que todas las semanas cogen su esquina en el campo, tanto de fútbol 7 o fútbol 11, y empiezan como una perdiz, a «cantar» y echar por esa boca todo lo que consideran oportuno en contra del árbitro, del entrenador, etc. Cada día me alegro más del hecho de que los clubes están fraguando reglamentos internos y sancionando mediante medidas educativas a determinadas familias a no acceder al espacio deportivo por no perjudicar a su propio hijo. También hay familias que saben para qué es el deporte y para qué quieren que su hijo practique ese deporte.

¿Son la fama y el éxito  «enemigos íntimos» del niño más que del propio deportista de élite, que era lo que era originariamente iba a
preguntarte?

El deportista de élite tiene un planning en su cabeza, en cuanto a los años que le quedan de profesional, las cuentas más o menos echadas y tienen retos personales y autoestima, que siempre es importante. Pero la fama y el éxito están pesando mucho en la cantera; los chavales quieren recorrer en dos días una distancia que hay que recorrer en dos años, y vemos familias que tienen al niño distraido, nublado y desorientado. El tema de la competitividad y de llegar cuanto antes a la élite es muy complicado; hablamos de niños de ocho, nueve y diez años cuyos padres están dispuestos a hacer, casi de todo. Si realmente es una conducta razonada y están evaluadas sus consecuencias adelante, pero para un niño de estas edades es un peso excesivo.

La fama y el éxito están pesando mucho en la cantera. Si cambiamos a los chicos, a través de unos valores determinados, podemos cambiar nuestra sociedad
¿Qué es lo que se podría conseguir y mejorar implantando departamentos de psicología en las escuelas y en las organizaciones deportivas de cantera?

La cantera creo que es aún un diamante en bruto. Estoy totalmente convencido de que a nivel deportivo e institucional aún no se ha pulido lo suficiente ni se ha utilizado la psicología como instrumento para cambiar la sociedad. El fútbol base tiene un poder de convocatoria enorme, en el que tenemos el futuro de nuestra sociedad, que son los chicos. Y tenemos de quién dependen, que son sus familiares: cambiando nosotros a los chicos, a través de una serie de valores transmitidos por medio del fútbol y la familia, podemos cambiar nuestra sociedad. Sólo hay que ver un noticiario en cualquier cadena para ver cómo va todo, y creo que si no se ha aprovechado aún la cantera es porque se está centrando en el tema competitivo y en hacerse millonario y triunfar en el fútbol a costa de lo que sea. No se está aprovechando como instrumento social de educación en valores, y es una pena porque tenemos una oportunidad que se nos está yendo de las manos. La cantera es todo un reto para entrenadores, educadores y para la psicología deportiva.

La cantera es todo un reto para entrenadores, educadores y para la psicología deportiva
¿Existe un perfil de psicólogo del deporte al que hay que ajustarse para tener éxito en esta labor? ¿Podríamos hablar de rasgos distintivos respecto a otros compañeros, o cualquier psicólogo puede ser psicólogo deportivo en un equipo de élite?

Existe ahí un claro conflicto, pues estamos en el mundo de la especialización: psicólogos escolares, clínicos, deportivos… Yo no soy de los que me encierro en mi profesión; soy muy ecléctico y creo que una persona con conocimientos psicológicos al servicio del deporte, podría. Pero la psicología del deporte tiene unas variables, unos ámbitos de actuación y unos conocimientos determinados..

Te sientas en la grada de cualquier campo de fútbol y, basándote en la observación, ¿puedes intuir si en esos futbolistas hay un psicólogo detrás?

Pues nunca me había planteado esto porque uno se centra en su equipo, pero haciendo un recorrido de cantera y de nuestra experiencia en la élite, que ha sido primera y segunda división, existen detalles que realmente te pueden hacer pensar que realmente hay trabajo. Recuerdo uno concreto, en el que un jugador se acerca al banquillo y escuché «bueno, que me ha dado el bajón»; en este caso la psicóloga le dio unas indicaciones y volvió al campo. También puedes apreciar conductas, mensajes; normalmente en las plantillas hay un jugador que representa la continuidad del cuerpo técnico y transmite determinados mensajes. No olvidemos que hay palabras que despiertan sentimientos y emociones que se trabajan, como una canción. Por lo que sí se puede intuir si un equipo está trabajado; bien con psicólogo, bien con un cuerpo técnico con psicología.

Once titular del Recreativo de Huelva en un partido de la actual temporada

Once titular del Recreativo de Huelva en un partido de la actual temporada

Si no te gusta el fútbol, que no sería tu caso, ¿se puede ser psicólogo, por ejemplo, del Recre?

Una persona a la que no le guste lo que está haciendo va a ser menos eficaz que aquella a quien sí le guste. ¿Se puede ser un gran psicólogo deportivo sin haber practicado fútbol? Posiblemente, y al igual que sucede con los entrenadores, que algunos no han jugado, se puede. Pero personalmente, y me arriesgo mucho con esto, creo que el haber pasado por un vestuario, y haber competido a nivel profesional o amateur, aporta un pequeño plus para comprender la complejidad de lo que estamos tratando. Lo contrario no habilita, pero sí da un plus, porque el mundo del vestuario en un equipo de élite tiene unas particularidades que no tienen otros ámbitos.

El mundo del vestuario en un equipo de élite tiene unas particularidades que no tienen otros ámbitos
¿Puede el coach suplir al psicólogo?

Un buen coach con una buena formación en psicología podría. Son cuestiones de metodología de trabajo. Lo importante es consensuar los objetivos del cuerpo técnico. Hay psicólogos que son para la primera plantilla, y hay clubes que lo quieren para la institución; desde pautas comunicativas en las ruedas de prensa, hasta trabajar con la plantilla. Es decir, ¿un coach?, pues posiblemente sí. Lo que pasa, y ya tenemos edad para hablar con cierto fundamento, es que hay que tener personas formadas que sepan lo que tienen entre manos. Pero suplir, sí, podría.

Conozco entrenadores que prefieren claramente la figura del psicólogo, y otros que posiblemente no sepan la diferencia entre uno y otro. Y otros tienen un sentido utilitarista: «No sé qué es, pero a mi me está ayudando». ¿Recuerdas la moda de las tirillas en las fosas nasales? Un psicólogo, en un curso, y en aquella época, me contaba que sabiendo que no eran eficaces en absoluto, la colocaba a sus deportistas si estos creían que con ellas respiraban mejor. Y no te puedes imaginar en el mundo del fútbol, la cantidad de supersticiones que hay: tienen un «coste» muy bajo, por lo que no se retiran y se repiten. Los psicólogos a veces reforzamos esa superstición, porque les da seguridad. Si tú crees que te va a ir mejor colgando las botas en la parte de arriba y no en la de abajo, pues yo te voy a fomentar eso. La clave es: ¿Para qué trabajo yo aquí? ¿Qué es lo que esperan de mi? Hay que exigirle al psicólogo o al coach en función de lo que se le pide, y en el fútbol existe una inmediatez. Tú no puedes decir a una plantilla que salga a divertirse, sino que salga a ganar. Con niños los parámetros y las premisas son diferentes.

De más de un jugador de élite he oído que no le gusta jugar a fútbol, lo toma como un trabajo que realiza porque se le da bien, sin mayor satisfacción. Con un psicólogo deportivo delante, ¿cómo «le ponemos al niño»?

Sí, hay a quien se le ha dado bien, pero realmente a quien le gusta tiene una dimensión de futbolista, diferente. Volviendo a la cantera, hay niños que tienen habilidades, con la que nacen, una psicomotricidad desarrollada, pero es algo que hay que trabajar. Yo soy muy, muy defensor del ambientalismo; el aprendizaje lo consigue casi todo. ¿Qué ocurre? Si tienes unas habilidades, tienes que trabajarlas. He conocido muchos chavales con cualidades para llegar a ser futbolistas y sin embargo se han quedado en el camino; y también he sido testigo del que ha sido constante y ha vivido con entusiasmo su educación y su deporte.

El aprendizaje lo consigue casi todo
Iniesta habría llegado a ser Iniesta, sin esforzarse, a pesar de que posiblemente él nació con «eso»?

Trabajo, entrenamiento diario, y tengo un paradigma en mi trabajo que es el «podría ser». No te plantees lo que somos ahora; piensa en lo que podríamos ser, si tú haces esto. Ahora mismo eres así, porque estás haciendo esto; pero si tú cambias horas de trabajo, alimentación, dedicación, concentración… ¿qué podrías llegar a ser? Hay que trabajar con el «podría ser», y no renunciar a nada. Hay investigaciones que demuestran que el entrenamiento táctico y físico son muy importantes, pero no llegarán nunca a producir en alguien el éxito si no tiene una mentalidad ganadora: independientemente de las circunstancias que te rodeen, tienes que salir a ganar. Estamos hablando de élite; en cantera trabajamos con otras variables y otros parámetros.

Si tú cambias horas de trabajo, alimentación, dedicación, concentración… ¿qué podrías llegar a ser?
Has citado anteriormente al ambientalismo, tenía que salir. ¿Cómo enfocamos su pulso con el innatismo en psicología deportiva? ¿Hay deportistas más «entrenables» que otros¿ ¿O con mayor rendimiento a pesar de un menor entrenamiento (psicológico)?

Depende del momento en que consideremos al deportista. ¿De qué estamos hablando, de un niño de ocho años, o de un jugador que juega en Segunda División con treinta y dos? Yo soy partidario de que la parte genética, el innatismo, es la predisposición a aprender ciertas cosas; el resto, es ambiente. Y es educación, trabajo, esfuerzo, ilusión, entusiasmo, constancia. Hay deportistas y plantillas, y esta del Recreativo es un ejemplo, en las que todo aquel que esté rodeándola debe estar orgulloso de los jugadores que ahora mismo la integran, y digo, para sentirse orgulloso en mayúsculas. Te hablaba antes de entusiasmo, y es algo que puede conseguir milagros deportivos.

Hay jugadores que sólo consiguen ciertas cosas si están entusiasmados. La clave de un cuerpo técnico y de los psicólogos es entusiasmar en unos objetivos particulares y también de equipo. El ambientalismo, el trabajo y la educación lo hacen casi todo. En cuanto a los niños, hay que entender que cada uno ha tenido una trayectoria cuando llegan a nosotros; si se ha trabajado con ellos y fomentado unas cualidades, o no. Según los últimos avances neuropsicológicos, un niño que nace sin ningún tipo de anomalìa, si está bien estimulado en las ocho inteligencias, podría llegar a la madurez con un coeficiente intelectual parecido al de Leonardo Da Vinci. Esta investigación pone todo el peso de la misma en la estimulación.De cero a siete u ocho años, es un periodo crucial en un niño, y si hablamos de deporte y de fútbol, también, para estimular y dotarlo de recursos para afrontar su hobby, afición, o lo que quiera desarrollar. La estimulación tiene toda la «culpa» del éxito.

La clave de un cuerpo técnico y de los psicólogos es entusiasmar en unos objetivos particulares y también de equipo

Tomás García

Diplomado en Magisterio, AA Salesiano.


Etiqueta asignada a este artículo
Recreativo de Huelva

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies