Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

«Queremos escribir nuestra historia y queremos hacer historia»

«Queremos escribir nuestra historia y queremos hacer historia»
29 May 2014 12:05

El equipo del Olu00edmpico de Pozuelo Rugby Club

Las jugadoras del Olímpico de Pozuelo Rugby Club

Las jugadoras del Olímpico de Pozuelo Rugby Club | Kike Lasalle

Estas son las palabras de una de las jugadoras del equipo Olímpico de Pozuelo Rugby Club. Con esta frase sentencia Isabel Rico, talona del equipo e internacional con España, el final de una liga que se ha aparecido frente a estas chicas con forma de sueño. Un sueño casi inalcanzable para cualquier equipo femenino, pero que están a punto de conseguir y por el que van a luchar con toda la pasión que llevan dentro.

“Las sensaciones en el vestuario fueron increíbles, la concentración en el calentamiento, la paciencia hasta marcar los primeros puntos, cambios que nos dieron nuevas energías, talento y equipo remando juntos.” Emociones de las que habla Ana María Aigneren, eterna ocho del Olímpico.

Pasión y juego, compenetración y familia

Valores que desde el comienzo de la pretemporada a finales de julio han ido trabajando las casi 50 chicas que componen este gran equipo. “Este año empezó a ser muy duro desde el 29 de julio que empezamos la pretemporada, muchas horas de entrenamiento, muchos viajes,, muchas agujetas, este año todas hemos aprendido a sufrir fuera del campo para poder disfrutar de cada minuto en el verde”. Así afirmaba María Sobrinos cuando le preguntamos acerca del comienzo de la temporada. Un curso cargado de momentos intensos y sorpresas. El principio de un comienzo marcado de novedades, como la incorporación de los entrenadores Gensen Palmer y Raúl García, lázaros que han guiado a estas guerreras hacia donde están ahora. Nuevas incorporaciones, nuevos objetivos por cumplir.

«Te caes, te levantas y aprendes de tus errores»

Este sueño comenzó tras coronarse como campeonas de la liga de Madrid en su fase regular. Liga que además de provocarles numerosas alegrías, dejó un mal sabor de boca por la derrota sufrida ante Cisneros, «siempre sienta mal perder y más cuando es un rival histórico como en este caso, pero es una derrota más; te caes, te levantas y aprendes de tus errores” palabras sentidas del entrenador Raúl García. Derrota que hizo que brotara la tan temida «furia olímpica», que supuso un ejemplo de motivación y sirvió para que este equipo creciera tanto como personal como deportivamente.

“Ha significado superación, no ha sido fácil pero hemos ido creciendo con el paso de cada partido. Sé que va a ser duro, pero vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para conseguir el título de campeonas”, manifiesta Elena Bilbao Lázaro, capitana del Olímpico de Pozuelo.

Isabel Rico: «Ha sido una temporada de cambios a la que hemos respondido»

Feixa Larga, cruz…y cara

Así pues, comenzó la tan esperada liga de División de Honor el 2 de febrero en el campo de Feixa Larga, casa del histórico rival nacional, INEF Barcelona. El mismo lugar que 8 jornadas después les daría el pase directo a la final.

Comenzó con el más duro de todos los partidos de esta liga, tanto a nivel deportivo como mental y con la más amarga de las formas. Una semana después, Olímpico se reafirmó en su carácter y puso punto final a lo que parecía ser un mal comienzo de esta etapa, batiendo y ganando al campeón de la liga catalana, G.E.i.E.G, en el Valle de las Cañas (Pozuelo de Alarcón). Primera victoria de muchas con el gran apoyo de la siempre fuerte grada blanquiazul, el apoyo de familiares y amigos, que tras un mal comienzo, estuvieron apoyando y empujando a su equipo que se imponía a las catalanas por 30-0.

Cuatro semanas después se disponían a enfrentarse con el campeón de la liga gallega y conocido por su extrema dureza, CRAT Universidade da Coruña, que con una dura victoria, les afirmó que estaban dispuestas a luchar por conseguir el título de campeonas de División de Honor. Pese a esta derrota, como afirmó Isabel Rico, “fue un partido de los que siempre se recordará por, pese haber perdido, haber aprendido y valorado los errores tanto de equipo como individual.”

Tras tres jornadas y dos derrotas, comenzaron los siempre emocionantes derbis madrileños. El primero fue contra Majadahonda el día 22 de marzo y supuso un golpe de autoridad por parte de las campeonas madrileñas, que no tolerarían ningún error más. “Se puede decir que nos hemos ido conociendo y conjuntando partido tras partido. Cada partido es descubrir habilidades de compañeras con las que llevo poco tiempo y afinar complicidades con otras.”, apunta Ana María Aigneren, internacional por España y una de las más veteranas del Olímpico. La talaverana María Sobrinos cree que “nos hemos ido ganando el respeto a base de trabajo, de la capacidad de autocrítica…de corregir errores”.

Touch en el partido del Pozuelo y Majadahonda

Touch en el partido del Pozuelo y Majadahonda| Sara Poza

La sueca afincada en España Rebeca Kearney es tajante, «esto es lo que he tenido en la cabeza durante toda la temporada. Sabía que no sería nada fácil llegar a la final, que había que ganar a equipos muy fuertes, pero no dudé en ningún momento que llegaríamos.” 

Tras este enfrentamiento, las de Pozuelo volvieron a verse las caras con el histórico rival, Cisneros, en el Estadio Central. Hogar de intensas competiciones, digno del acto en el que el 29 de marzo las olímpicas se reafirmaron, y vencieron a las complutenses por 50-7. Tras este encuentro, las madrileñas se tornaron en un huracán de fuerza.

Jugando como una y arrasando con todo cuanto tenían delante vencieron el 13 de abril a las chicas de Getxo por un 24-14 que hizo que recuperaran el puesto que les pertenecía en esta liga y se colocaran en el podio, en igualdad de puntos que INEF.

El último partido fue con las recién llegadas a División de Honor, Sanse Scrum; un equipo que según muchas de las integrantes del Olímpico destacan por su dura y fuerte defensa, por luchar hasta el último minuto y nunca darse por vencidas. Pero nada de esto fue suficiente para frenar a un increíble Olímpico que dio lo mejor de sí durante los 80 minutos; un equipo, que si bien no representaba un “dreamteam”, se puede decir sin ningún pudor que ofreció uno de los mejores espectáculos del rugby femenino en España.

Olímpico de Pozuelo vence a XV Sanse Scrum

Olímpico de Pozuelo vence a XV Sanse Scrum | Ainhoa GT

Así fue terminando esta dura temporada de División de Honor. Muchas bajas, muchas recuperaciones pero sobre todo, muchas ganas, mucha intensidad, muchos sueños que cada día estas jugadoras luchaban por conseguir y por alcanzar. “Es hacer lo que nos gusta, que es jugar al rugby. Salir al campo con tus compañeras y disfrutar minuto a minuto como si fuera el último”, puntualiza la internacional Isabel Rico.

Y de repente, llegaron los playoffs de División de Honor, con una semifinal que nos quitó el hipo a todos los seguidores de este deporte. INEF y Olímpico volverían a enfrentarse por el segundo puesto, de nuevo en Barcelona; y esta vez, las olímpicas no dejaron nada. Ana María Aigneren habla así del choque, “Más que un sueño, era un reto. Muchos años de sana rivalidad. La mejor motivación para preparar una competición, y será siempre. «Sin el contrario no hay rugby» ¡Gracias inefas!”. 

«Contra INEF conseguimos jugar como un equipo los 80 minutos»

“El equipo lleva muchos años trabajando para eso, el año pasado fallamos y fue por la derrota contra INEF, por lo que ganarle ahora en la semifinal ha sido muy especial. Contra INEF conseguimos jugar como un equipo durante los 80 minutos», añade Rebecca Kearney.

De esta manera afrontaron el partido contra INEF. Un pase seguro a la final, o el asentamiento en el tercer puesto. El valor, el coraje y la pasión de sus jugadoras hicieron que el domingo 25 de mayo Olímpico de Pozuelo se coronase victorioso ante el eterno rival, INEF, y de esta manera rompiera la maldición de las catalanas, venciendo por 0-43. “Del partido destacar el corazón que puso todo el equipo, entregándose al 200% en cada acción”, aclara Raul García, entrenador del Olímpico.

Patricia García: «Raúl García y Gensen Palmer han dado una vuelta de tuerca al equipo»

Crat A Coruña espera en la final

Tras esta victoria, las chicas de Pozuelo han conseguido colarse en la final de División de Honor. Una final, que será históricamente recordada, ya que batirá en duelo a los dos mejores equipos españoles: CRAT y Olímpico. “Es un partido muy importante para todo el equipo y para el Club. Una final que  hay que afrontar como un premio a todo el trabajo realizado, tenemos que disfrutarla al máximo y luchar hasta el pitido final por conseguir el título de liga”, puntualiza Raul García.

“El partido del domingo lo pienso…más bien lo sueño, como una recompensa al trabajo no solo de esta temporada, sino de muchos años, el sueño de mucha gente que nos animará desde la grada, que nos empujará desde sus casas por todo lo que esas personas han sido para cada una de nosotras” asegura María Sobrinos.

Las jugadoras del Olímpico de Pozuelo Rugby Club en círculo

Las jugadoras del Olímpico de Pozuelo Rugby Club en círculo

La capitana del equipo Elena Bilbao apunta el trabajo realizado desde la pretemporada como clave, “hemos trabajado bien y sé que junto a mis compañeras, vamos a poner todo el corazón en esta final. El llegar a esta final es gracias a todo el trabajo realizado tanto este año como años anteriores.” 

Sueños, pasión y muchas ilusiones por delante. Así culminará este domingo 1 de mayo la final a la liga que les ha dado una razón más por la que creer en la magia de este deporte. En que las ilusiones se cumplen y los objetivos se logran trabajando duro cada día. El sueño de 23 convocadas con todo un equipo detrás, cuerpo técnico, seguidores, amigos y familiares que desean hacer historia, con la que sin duda será una de las mejores temporadas del Olímpico y luchar hasta el final por un sueño común: División de Honor.

«Afronto la final con ganas de devolver a mi gente todo lo recibido»

«Y ahora llega a su final, y lo que quiero es disfrutarlo con toda esa gente a mi lado en el campo y en la grada. Mirar a los lados en el saque inicial y ver a mis compañeras, a mis amigas, a mis misters que forman parte de mi vida, mirar a la grada y encontrar a mi madre, que cada día después del entrenamiento y del partido revisa a su hija para ver si se ha lastimado y sufre las lesiones más que ella. Así afronto este partido, con una sonrisa y con ganas de devolver a mi gente todo lo recibido.” manifiesta Elena Redondo, internacional con la Selección Española del XV .

Por otro lado, Isabel Macías es rotunda, “el partido del domingo no puede ser más que el reflejo de todo este trabajo, tanto físico como técnico, como psicológico a la hora de crear una nueva familia olímpica. Estoy convencida de que puede hacerse realidad.” 

“Lo vamos a intentar, vamos a dejarnos todo en el campo, vamos a tirar de cada una de las compañeras, y cuando estemos cansadas, seguiremos luchando cada centímetro del campo, somos una gran familia, no de 23 jugadoras, sino de incontables personas que nos ayudan a poder, a querer, a saber y a insistir para conseguir este titulo”, finiquita rotundamente María Sobrinos.

Ana María Aigneren, una de las más veteranas, concluye, “afición, motivación, concentración, trabajo, paciencia, rugby; FAMILIA. CASI perfecto. Aún nos queda jugar la FINAL.” 

Vídeo promocional de los playoffs:

{jathumbnail off}


Etiqueta asignada a este artículo
Pozuelo de AlarcónRugby femeninoGalicia

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies