Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Soñando con volar’

‘Soñando con volar’
29 Jun 2014 19:06

Maru00eda Pu00e9rez vuela con su parapente

María Pérez volando sobre tierras extremeñas

María Pérez volando sobre tierras extremeñas | María Pérez Gil

De pequeña soñaba con volar. A menudo me molestaba despertar y ver que ya no podía seguir planeando sobre pueblinos y bosques. También soñaba de día. Me quedaba embobada contemplando los vencejos que anidaban en los tejados de mi calle, preguntándome si por fin mi hermano «el inventor» construiría los extraños artefactos voladores de Da Vinci.

Crecí y olvidé mi sueño. Comencé a hacer cosas razonables y dejé de perder el tiempo «dibujando boas abiertas y boas cerradas» como hizo el aviador de El Principito y fijé objetivos realistas y provechosos en mi vida.

De repente, recordé mi sueño y supe que tendría que aprender a volar

Años después tuve la oportunidad de montar en parapente biplaza en los Alpes. Cuando despegamos, una emoción recorrió todo mi cuerpo. Delante de mis ojos danzaban imágenes maravillosas como las cumbres del Mont Blanc y Aiguille du Midi, ciervos correteando en el bosque de Chamonix y árboles que se mecían a nuestros pies por acción del viento. En mi interior también había movimiento. De repente, recordé mi sueño y supe que tendría que aprender a volar.

Ahora ya no puedo imaginar mi vida sin practicar este deporte.

El día 31 de mayo prometía largos vuelos

El día 31 de mayo prometía largos vuelos. Las previsiones meteorológicas de las que tanto dependemos eran perfectas para acometer grandes trayectos. El viento soplaba lo suficientemente fuerte para ayudarnos a viajar lejos, pero se mantenía dentro de los márgenes de seguridad. En el cielo, los cúmulos marcaban las mejores masas de aire ascendente o térmicas y la diferencia de temperatura en las distintas capas nos indicaba que podríamos alcanzar más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Con esas prometedoras condiciones de vuelo, despegué de Montánchez junto a varios pilotos experimentados. Enseguida me di cuenta de que las previsiones se cumplían: en pocos minutos alcancé 2.700 metros y con ayuda del viento avancé a 60km/h dirección Sur- Suroeste, ya que mi intención aquel día era llegar a Jerez de los Caballeros.

En el primer tramo del vuelo tuve que acostumbrarme a las turbulencias y los movimientos imprevisibles del parapente y agradecí las horas de entrenamiento en condiciones duras. Cuando llegué a Mérida ya había perdido mucha altura y necesitaba encontrar una térmica que me permitiera continuar el vuelo. Estudié el terreno bajo mis pies y vi una parcela junto a un arroyo donde habían quemado rastrojos y contrastaba con el resto del terreno a su alrededor, eso supone un perfecto generador y disparador de térmicas. Cuando pasé por encima, sentí que el parapente se elevaba y conseguí alcanzar una altura de 2.600 m. Algo parecido ocurrió en Almendralejo. Atravesé el pueblo con sólo 300 metros sobre el terreno y finalmente se desprendió una térmica de uno de los viñedos y logré continuar el vuelo hacia el sur. Esos momentos en los que este deporte pone a prueba tus conocimientos y concentración son los más bonitos y los que causan más satisfacción.

Me marqué un objetivo más ambicioso: cruzar la provincia de Badajoz

A partir de aquí todo fue mucho más fácil. Volé bajo las nubes y ascendí sin mucha dificultad hasta llegar a menos de diez kilómetros de Jerez. Me di cuenta de que llegaría sin problemas al pueblo gracias a la altura que tenía y como las condiciones del día eran excelentes me marqué un objetivo más ambicioso: cruzar la provincia de Badajoz. Mis compañeros me comunicaron por la emisora que seguían sobrevolando la autovía en dirección Sevilla, por lo que cambié de rumbo para acercarme más a ellos.

Poco a poco me fui aproximando a la Sierra de Aracena y vi cómo también cumplía el segundo objetivo. Dejé Aracena a mi derecha y fui perdiendo altura sin encontrar ninguna térmica que me permitiera volver a ganar unos metros y seguir avanzando hacia el sur y finalmente aterricé en Jabuguillo, un minúsculo pueblo de la sierra.

María Pérez se muestra feliz tras aterrizar con su parapente

María Pérez se muestra feliz tras aterrizar con su parapente| María Pérez Gil

No sabía que acababa de batir el récord de España

Al aterrizar me sentí profundamente emocionada por haber conseguido hacer un vuelo tan bonito, pero no era consciente del número de kilómetros que había realizado. Fueron los pilotos que vinieron a recogerme y los compañeros del Club Parapente Extremadura, que me seguían desde sus casas a través de internet, los que me dijeron que acababa de batir el récord femenino de España.

Ahora mismo, mientras te cuento esta bonita experiencia, tengo una gran sonrisa dibujada en mi cara. Me hace muy feliz poder afirmar que los sueños se cumplen cuando se lucha por ellos.

Y tú…¿con qué sueñas?

*María Pérez Gil es piloto de parapente

{jathumbnail off}


Etiqueta asignada a este artículo
Parapente en Extremadura

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies