Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Taru Tuukkanen: “Sigo entrenando con las mismas ganas que cuando tenía 18 años”

Taru Tuukkanen: “Sigo entrenando con las mismas ganas que cuando tenía 18 años”
14 Ago 2013 01:08

La finlandesa Taru Tuukkanen

Taru Tuukkanen – TWC

Taru Tuukkanen (Helsinki, Finlandia) ha sido uno de los rostros más reconocibles de la Liga Femenina durante la última década. En marzo, puso punto y final a su trayectoria en España, después de dos años defendiendo la camiseta naranja del CD Zamarat y de otros siete dejando su impronta en la pintura de otros equipos nacionales en diversos puntos de la geografía peninsular. Ahora llega para ella el momento de regresar a casa, para continuar con su dilatada trayectoria, pero antes, la pívot nórdica repasa su carrera en la Liga Femenina, y se detiene a analizar lo que sucedió en su último año en Zamora.

Tras una carrera plagada de éxitos en España, ¿la experiencia en Zamora ha sido la última para usted en el baloncesto de este país?

Nunca se debería decir nunca, pero, de forma profesional, por lo menos, sí que lo ha sido. Aún así, de otro modo, y quién sabe si algún día gracias a mi hija, seguiré de cerca el baloncesto español. He estado muchos años allí, y siempre me quedará en el corazón.

¿Qué le ha llevado a tomar la decisión de regresar a Finlandia?

Cuando acabé la temporada en Zamora, mi intención era seguir en España, pero, al llegar a Finlandia, recibí una plaza en un colegio muy bueno para mi hija. Esta circunstancia, unida a una serie de asuntos más, me hizo interpretar que ya era el momento de quedarse en casa. A eso hay que añadir la crisis que hay en España, que causa que los equipos finlandeses ya puedan competir en el aspecto económico. La decisión estaba clarísima.

En su ya ex-equipo, el C.D. Zamarat, ninguna de las jugadoras de la plantilla continuará la próxima temporada. ¿Qué ocurrió exactamente en la parte final de la campaña, en la que perdieron todos los encuentros menos uno y, tras la cual, ninguna de las componentes del equipo se ha decidido a continuar?

Después del año anterior, solo nos quedamos Mariona (Ortiz), Laura (Gimeno) y yo, y ahora, tras éste, ninguna. Está claro que algo pasa. En todos los equipos de Europa habrá cosas buenas y cosas malas, pero como las que pasan en Zamora, seguramente no sucedan en ningún otro. Y es una pena, porque la ciudad es buenísima para el baloncesto femenino. La afición es un 10, los miembros de la directiva, muy majos y buena gente; entre las jugadoras nos llevábamos muy bien y no existían problemas; las instalaciones, los pisos, los coches… son perfectos. Durante mis dos años allí, pasaron muchas cosas por las cuales estoy agradecida al club, pero el sentimiento principal con el que salgo de allí es de decepción, y no soy la única jugadora que siente lo mismo.

¿Se ve con ánimos para continuar jugando al baloncesto de forma profesional, pese a estar cerca de los 36 años?

Sí. El baloncesto ha sido mi pasión y mi vida durante muchos años, y aún seguirá siéndolo. He tenido la suerte de que las lesiones me han respetado y no he tenido que perderme ningún partido en quince años, aparte de uno que recuerdo que me perdí por fiebre en mi primer ano en España, en el Symel Tenerife. Cuando decidí tener a mi hija, dejé de jugar la primera parte de la temporada, pero después de Navidad, un mes más tarde de dar la luz, ya fiché por un equipo y jugué hasta el final de la temporada. Sigo entrenando con las ganas que tenía a los 18 anos y hasta que sea así y me vea bien entre las jóvenes, seguiré jugando.

A finales de los 80 y principios de los 90, la situación del baloncesto finlandés no era muy boyante. Ahí, cuando usted despuntaba, ¿qué esfuerzos tuvo que realizar para lanzar su carrera profesional?

Yo siempre he dicho que la mejor decisión de mi vida ha sido irme a la Universidad de Xavier, y creo que gracias a ello he podido ser jugadora profesional. Tengo claro que si me hubiese quedado en Finlandia, mi vida habría sido muy diferente y me hubiese dedicado a otras cosas porque no hubiera sabido lo que era el mundo del baloncesto profesional

En su paso por la Universidad de Xavier, obtuvo un relativo éxito, e incluso llegó a ser drafteada. ¿Qué le faltó para lanzar su carrera en la WNBA?

Creo que mi época en Xavier estuvo llena de éxitos, tanto en lo colectivo como en lo personal. Era una universidad pequeña, que poca gente conocía cuando fui allí, pero cuando terminé mi etapa, estábamos entre las ocho mejores del país. Cuando fui drafteada por Nueva York, no era lo suficientemente fuerte mentalmente para luchar en ese mundo. En la universidad todo era familiar y como era una chica muy tímida me ayudaron en todo, pero en la WNBA cada cual buscaba el beneficio propio y machacaba a la otra en la competición por un puesto. Yo no tenía esa mentalidad y fui feliz el día en el que me cortaron. No era para mí.

¿Qué recuerdos tiene de sus primeras experiencias en España?

¡Maravillosos! Mi primer año como profesional lo pasé en Francia y fue muy triste. Decidí dar una oportunidad más al baloncesto profesional, y acabé en Tenerife. Aunque descendimos ese año, con un equipo muy joven, y Paco Apeles como entrenador, allí conocí a mi mejor amiga, que ahora es la madrina de mi hija, Brooke Wyckoff, y a Natacha Rodríguez y Nacho Yánez, que siguen siendo muy buenos amigos. Me quedé enamorada del país y de la cultura y, desde entonces, no quise salir de España.

¿En qué ha cambiado el baloncesto español desde qué usted llegó?

Al principio, cada año la competición iba para arriba. Llegaban más jugadoras de la WNBA, las mejores españolas estaban todas en la Liga Femenina, y seguramente era la competición más fuerte de Europa. En los últimos años, la crisis ha hecho que las españolas se vayan fuera y las americanas que llegan son jóvenes, y pocas disputan la WNBA. El nivel ha bajado bastante. Pero estoy segura de que volverá a estar entre las mejores ligas. Las jóvenes que vienen son todas campeonas de Europa con la Selección, así que hay mucho nivel por detrás.

¿Le queda alguna espina clavada?

Sí, no haber ganado la Copa de la Reina. He estado bastante cerca dos veces. Creo que con Perfu perdimos con Ros en la final por cinco puntos, y al año siguiente, con el Mann Filter caímos en la prórroga después de tener el partido ganado.

En la Selección, es usted un mito. ¿Cree que continuará defendiendo la camiseta de Finlandia durante mucho tiempo?

Llevo en la Selección desde el año 1998 y por ahora mi idea es seguir. Pero cuando lleguen pívots jóvenes que demuestren que son mejores, será mi momento de dejarlo, y lo haré con mucho gusto.

¿Qué objetivos le quedan por cumplir en el mundo del baloncesto?

Jugar un Eurobasket estaría guay. Cada año lo intentamos, y siempre nos quedamos fuera. El del 2015 será probablemente la última vez que podría jugarlo, así que a ver si hay suerte.

¿Y en lo personal?

Ser la mejor madre posible para mi hija y educarla de la mejor manera para que pueda estar superorgullosa de ella, y ella de mi.

La finlandensa ante Rivas Ecópolis | TWC

Taru ante Marija Rezan | TWC

Taru Tuukkanen penetra a canasta | TWC

Lucila Pascua intenta parar a Taru Tuukkanen | TWC

Tuukkanen se recupera de un golpe en la nariz | TWC


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies