Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Un fantástico Alberto Contador se exhibe en la Tirreno-Adriático

Un fantástico Alberto Contador se exhibe en la Tirreno-Adriático
20 Mar 2014 10:03

Alberto Contador con el maillot azul

Alberto Contador en el podio de la Tirreno Adriático

Alberto Contador en el podio de la Tirreno Adriático | Tirreno Adriatico

La 49 edición de la Tirreno-Adriático aparecía como gran atractivo del calendario frente a la París Niza. Al contrario que  otros años, la “Carrera de los dos mares”, contaba con un recorrido atractivo y apto para velocistas y escaladores.

Primera etapa:

La primera etapa conformaba una crontrarreloj por equipos de 18,5 kilómetros entre Donoratico y Vincenzo, donde el Omega Pharma-Quick Step se reafirmaba como auténtico especialista y colocaba a Mark Cavendish como primer líder de la prueba transalpina. En segundo lugar quedó el Orica-GreenEDGE, y tercero Movistar, a 11 y 18 segundos respectivamente. Quinto fue el Tinkoff-Saxo de Alberto Contador, que tan sólo cedió 24 segundos. Sky fue sexto a 27 segundos.

El Omega Pharma partía como claro favorito por la presencia de Tony Martin, así como Cavendish, Renshaw, Petachi o Trentin. Además, sus dos jefes de fila, Urán y Kwiatkowski colaboraron al esfuerzo grupal. La suma de todo esto fue la victoria de etapa y el liderato de la prueba.

Segunda etapa:

La segunda etapa estaba formada por un recorrido de 166 kilómetros entre San Vincenzo y Cascina, siendo propicia a la llegada al sprint y señalada en el libro de ruta por los velocistas.

En la fuga de la jornada estuvo un español, David de la Cruz (NetApp Endura), junto a Alex Dowsett (Movistar), Teklehaymanot (MTN – Qhubeka), Malacarne (Europcar) y Canola (Bardiani CSF). Los fugados fueron neutralizados a excepción de Dowsett que intentó la aventura en solitario, aunque no tuvo las fuerzas necesarias para ello. Al final, la victoria se jugó al sprint y el italiano Pelucchi consiguió la victoria de etapa por delante de Demare (FDJ.fr) y Greipel (Lotto-Belisol). El líder de la etapa mantuvo el maillot de líder sin disputar el sprint, llegando en el puesto 17. Pelucchi, desconocido para muchos, dejó el ciclismo cuando fue atropellado mientras entrenaba con su novia. Ella quedó paralizada de cintura para abajo, y él lo dejó todo. Volvió al ciclismo gracias al IAM Cycling, y al empeño de su pareja. Además, en línea de meta declaraba que dedicaba su victoria al ciclista fallecido Kristof. El destino, muchas veces, guarda sorpresas más que agradables. Bonita victoria.

Tercera etapa:

La tercera etapa contaba con un recorrido de 210 kilómetros, entre Cascina y Arezzo, y fue Peter Sagan quien logró imponerse al sprint. Así, el eslovaco consiguió su segunda victoria de la temporada, por delante de Kwiatkoski, y Clarke (Orica GreenEDGE). Así, Kwiatkowski consiguió el maillot de líder y se destapaba como un candidato real a grandes objetivos en este año en general, y la Tirreno en particular. La etapa estuvo marcada por cuatro corredores que formaron la fuga hasta que Lotto y Omega se encararon de neutralizarlos. No contaron con el posible ataque de Sagan, como ocurrió, demostrando que va cogiendo su estado óptimo de forma.

Cuarta etapa:

La cuarta etapa contaba con un recorrido de 244 kilómetros entre Arreze  y Cittarele Selvarotonda, con varias ascensiones sin apenas descanso para recuperar las piernas. En la llegada a la cima de Selvarotonda, se impuso el pinteño Contador demostrando que está muy cerca de su estado óptimo de forma, y de tener sus mejores piernas tras un año más que convulso. Tras el ciclista madrileño entró en la metra el colombiano Quintana (Movistar) y Dani Moreno (Katusha) junto a Kreuziger. Kwiatkowski logró mantener el maillot de líder.
La etapa contó con una fuga de cinco corredores, pero no pudieron hacer frente al empeño e impulso de dos escaladores puros frente a frente, como son Contador y Quintana, un duelo más que esperado. El resto, se limitó a conservar fuerzas y a reducir al mínimo las diferencias.

Quinta etapa:

La quinta etapa parecía marcada en el libro de ruta de Alberto Contador, en rojo. Durante muchos kilómetros hizo de puente entre el pelotón y la fuga. El pinteño se escapó a 40 kilómetros para la meta sin que ningún otro candidato a la general lo remediase.

La etapa comenzaba con la extraña noticia del abandono de Richie Porte y Thibaut Pinot, ambos líderes tanto del Sky como de FDJ, respectivamente. La llegada al “muro” de Guardiagrece, con rampas de hasta el 30%, formaba un auténtico espectáculo.

La escapada de la jornada llegó a ser muy peligrosa, por el buen entendimiento que tenían, y que contaba con ocho corredores. Ante el ataque de Contador, tan sólo respondió Quintana, aunque sin pegarse a la rueda del pinteño. Contador iba a gran velocidad, enfurecido, quién sabe si por acariciar la victoria en la Vuelta al Algarve, o por episodios pasados, pero ni King ni Geschke, los supervivientes de la fuga, pudieron hacerle sombra. Así, Contador no sólo se llevaba la victoria de etapa, sino que lograba enfundarse también el maillot de líder, a lo grande, como el campeón que nunca dejó de ser.

En línea de meta, el pinteño declaraba “Habíamos hablado si debía ser Kreuziger o yo quien atacase en la parte final de la etapa. Me encontré fuerte y con ganas y por ello mi ataque en la subida para irme solo. A veces estos tirones salen bien y otras no. Hay que arriesgar. Es una inyección de motivación especial este triunfo. Es el resultado de entrenamientos duros este invierno».

Sexta etapa:

La sexta etapa contaba con un abandono importante, Chris Horner no tomaba la salida debido a una tendinitis en el tendón de Aquiles izquierdo.  El recorrido contaba con 189 kilómetros entre Bucchianico y Porto Sant ´Elpidio, y terminó disputándose al sprint con la victoria de Mark Cavendish, el velocista de la “Isla de Man”, del Omega Pharma-Quick Step. La segunda plaza, quedó dentro también del equipo Omega, con Alessando Petacchi, y tercero, el eslovaco Peter Sagan, del Cannondale.

La etapa contaba con la supresión de otros años de la ascensión al “muro”, que cuenta con tramos de hasta el 27% de desnivel, restándole aliciente. La etapa quedaba por tanto, apta para velocistas, y así fue como tras la neutralización de la escapada, larguísima, y con Morabito, y Kennaugh como principales figuras, el Cannondale se encargó de subir el ritmo. Estaban convencidos de repetir triunfo, pues Sagan, ganó esta etapa en la pasada edición. Además, habían descolgado a Kittel que acusó los esfuerzos de días pasados. A falta de escasos 6 kilómetros, Gilbert intentó marcharse en solitario aprovechando su punta de velocidad, pero a falta de 4 kilómetros fue cazado. El sprint, se vio manchado por una caída en la penúltima curva, cortando al grupo, siendo Cavendish el gran beneficiado consiguiendo la victoria.

Contador entró con el mismo tiempo que el grupo principal, por lo que mantuvo el maillot de líder, y se afianzaba en el liderato tan sólo teniéndose que disputar la última contrarreloj, una disciplina que defiende a las mil maravillas.

Séptima y última etapa:

La séptima y última etapa contaba con una contrarreloj de 9,1 kilómetros por la localidad italiana de San Benedetto del Tronto que terminó adjudicándose el ciclista de Movistar, Adriano Malori, con una media de velocidad cerca a los 54km/h. Un ritmo al alcance de muy pocos. Malori declaraba en línea de meta, que sin duda, era la victoria más bonita de toda su carrera. Segundo fue Cancellara, y tercero Bradley Wiggins, que empieza a coger ritmo en su especialidad. El ciclista italiano de Movistar se adjudicó la victoria con un tiempo de 10 minutos y 13 segundos, aventajando en 6 segundos a Cancellara, y 11 a Wiggins. Tony Martin paró el crono 15 segundos después, y Contador fue vigésimo octavo a 41 segundos, tres segundos más que Nairo Quintana, su principal adversario. Quedó claro así, que ambos salieron pensando en asegurar puestos, pues había más que perder, que ganar.

El pinteño es el cuarto ciclista nacional que conquista la Tirreno Adriático, después de Diaz Zabala, Olano y Oscar Freire. Suma así, su primera Tirreno – Adriático a su espectacular palmarés. Además, el tridente que se lleva como trofeo es realmente espectacular.


Etiqueta asignada a este artículo
PintoAlberto Contador ciclistaItalia

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies