Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Una historia por encima de 2,40

Una historia por encima de 2,40
22 Nov 2014 08:11

El salto de altura vive el momento de más esplendor de los últimos años. En una temporada donde el aluvión de marcas por encima de 2,40 ha sido notable, y el nivel medio de la especialidad ha crecido hasta límites insospechados. Mutaz Essa Barshim ha conseguido situarse como el segundo saltador de todos los tiempos tras superar 2,43 m en la Diamond League de Bruselas. También el campeón mundial de Moscú 2013, Bohdan Bondarenko ha conseguido igualar el récord de Europa de 2,42 m, franquendo asiduamente los 2,40 m. Pero no han sido los únicos saltadores que han superado esta mítica barrera durante el año 2014, ya que si contabilizamos la temporada de pista cubierta y aire libre, suman un total de seis atletas los que se han elevado por encima de esta altura. A los dos ya mencionados, hay que sumarles a Ivan Ukhov, actual campeón olímpico de la especialidad, que esta temporada ha saltado 2,42, y con 2,40 a Derek Drouin, Andriy Protsenko y en pista cubierta Aleksey Dimitrik.

Sin embargo, lo que hoy en día se ha convertido en una constante en las colchonetas de las competiciones internacionales más importantes del momento es un hito al que pocos elegidos han llegado a lo largo de la historia, por lo que cobra una gran relevancia lo ocurrido durante el año 2014. Solamente 12 atletas en la temporada de aire libre a lo largo de la historia han conseguido sobrepasar un listón por encima de los 2,40, a los que hay que sumar otros cuatro que lo lograron únicamente en pista cubierta.

El saltador qatarí Mutaz Essa Barshim en los JJOO de Londres 2012 | IOC

El saltador qatarí Mutaz Essa Barshim en los JJOO de Londres 2012 | IOC

Para conocer al primer saltador por encima de esta mítica barrera hay que remontarse al año 1985. Un año antes, el alemán Dietmar Mögenburg había alcanzado la gloria olímpica en Los Ángeles 84, por delante de un joven Patrik Sjöberg y el plusmarquista mundial del momento con 2,39, el chino Jianhua Zhu. Sin embargo, ninguno de los tres fue el primer hombre en superar los 2,40. Un atleta soviético, Rudolf Povarnitsyn, contra todo pronóstico el 11 de agosto de 1985, superó el récord mundial de la especialidad. El muro había sido superado por primera vez, y el récord mundial no tardó en empezar a subir.

Ni siquiera un mes después de que Povarnitsyn sorprendiera al mundo, otro soviético, Igor Paklin, alcanzaba la gloria el 4 de septiembre de 1985. En la Universiada de Kobe, Japón, sobrevolaba por encima de 2,41. El récord del mundo volvía a ser batido. Dos veces en apenas un mes. Sin embargo, habría que esperar dos años para ver superado el récord de Paklin.

En el año 1987, el joven saltador sueco que maravilló en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles tres años antes se hizo mayor. Si con 18 años consiguió colgarse una medalla de plata olímpica, el 1 de febrero de 1987, Patrik Sjöberg igualó el récord de Igor Paklin. Con su salto de 2,41 batía el récord mundial de pista cubierta y ponía cerco al de aire libre. Finalmente lo consiguió el 30 de junio de 1987 en Estocolmo. Con una grada totalmente entregada a su compatriota, el saltador sueco franqueaba el listón situado en 2,42 m. A día de hoy esta marca todavía sigue vigente como récord de Europa de la especialidad, igualada con otros atletas.

Por aquel entonces ya se empezaba a hablar de un joven saltador cubano que venía revolucionando las categorías inferiores. En el año 1984, en edad juvenil, había batido el récord del mundo de la categoría con 2,33, y en 1986, saltaba 2,36 batiendo el récord del mundo júnior. No es otro que Javier Sotomayor, llamado a dominar la especialidad durante los próximos años.

El saltador cubano Javier Sotomayor, vigente recordman mundial

El saltador cubano Javier Sotomayor, vigente recordman mundial

Fue en una ciudad española que ha grabado su nombre dentro de la historia del salto de altura mundial en dos ocasiones, Salamanca. El 8 de septiembre de 1988, Javier Sotomayor batía su primer récord mundial con un salto de 2,43. Desde entonces, el récord no ha cambiado de nombre. Ese mismo año, el alemán Carlo Thränhardt, saltaba 2,42 en pista cubierta, barriendo a Sjöberg de la lista de récords. Sin embargo, el apetito de Sotomayor no tenía límites. En la temporada de 1989 superaba al alemán con 2,43 en pista cubierta. A ello añadía un nuevo récord al aire libre. El 29 de julio de 1989 saltaba 2,44. Primer hombre que superaba la barrera anglosajona de los 8 pies de altura.

Empezaba una etapa donde el récord del mundo no sufrió cambios. Otros saltadores lograron superar los 2,40, sin embargo ninguno de ellos pudo acercarse al récord de Sotomayor. Ni siquiera el propio saltador cubano, que vivió en sus carnes el mal trago de las lesiones. Sorin Matei en 1990, Hollis Conway en 1991 o Charles Austin en el mismo año, alcanzaron la meta del 2,40. Nuevos nombres que se unían a la lista de ilustres de la especialidad que gobernaban el ranking mundial de todos los tiempos.

Sin embargo, todavía estaba por escribir la que es, hasta la fecha, la página más dorada del libro de la historia del salto de altura mundial. El idilio que había supuesto el binomio Sotomayor-Salamanca en 1988, volvió a repetirse en 1993. El 27 de julio, el saltador cubano volvía a superar el récord mundial en las pistas de El Helmántico. Su salto de 2,45 sigue manteniéndose hasta la fecha como el listón más alto superado por un atleta en la historia de la especialidad.

Desde entonces, y sin contar al propio Sotomayor, pocos han sido los saltadores que han logrado un salto por encima de 2,40. Tras la retirada del cubano se vivieron años de travesía en el desierto con pocos oasis dentro de la especialidad. Desde que Sotomayor lo hiciera por última vez en 1995 hasta que el ruso Vyacheslav Voronin volviera a saltar 2,40 pasaron 5 años. El campeón del mundo de Sevilla 99, lo logró el Londres, el 5 de agosto de 2000. Otros cinco años tuvieron que pasar para que Stefan Holm volviera a lograrlo. El saltador sueco se convirtió, midiendo solamente 1,81 m, en el saltador que mayor diferencia lograba entre su marca y su estatura con 59 cm, igualando al americano Franklin Jacobs, que logró saltar 2,32 midiendo 1,73. El salto de Holm en el Europeo de pista cubierta de Madrid en el año 2005 rompía una sequía que volvió a prolongarse hasta el año 2009 cuando Ivan Ukhov superó los 2,40 en Atenas.

Bohdan Bondarenko en acción en los Mundiales de Moscú 2013 | IAAF

Bohdan Bondarenko en acción en los Mundiales de Moscú 2013 | IAAF

Con este panorama se llegó al año 2013. La irrupción de Bondarenko y Barshim en la elite mundial alteró el devenir de los acontecimientos. Ese año saltaron 2,41 y 2,40 respectivamente. El ucraniano fue campeón del mundo. El qatarí apuntaba bien alto con su estilo elegante que hace que parezca fácil lo difícil. Se empezaba a volver a ver más de cerca el récord de Sotomayor, sin embargo todavía quedaban los centímetros más difíciles de superar, los que convierten una buena marca en una marca excepcional, y una marca excepcional en un récord del mundo.

El 2014 ha supuesto un paso más en la difícil escalada a la consecución del récord del mundo. La irrupción de un grupo de saltadores por encima de 2,40, tan raro a lo largo de la historia del salto de altura, a pesar de la normalidad que parece que se ha instaurado dentro de la especialidad debido a las grandes actuaciones continuadas de estos saltadores, hacen que se afronte la temporada 2015 con la posibilidad de que el récord de Sotomayor esté en peligro. Una opción muy real de un récord que ha estado vigente durante más de 20 años.


Etiqueta asignada a este artículo
Saltos

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies